domingo, 25 de febrero de 2024

Bloqueo vs cultura: pruebas del hostigamiento (+Infografía)

Diversos y cuantiosos son los ejemplos de daños producidos por el bloqueo al desarrollo y expansión de la cultura cubana...

Aymara Massiel Matos Gil en Exclusivo 12/09/2016
0 comentarios

A casi dos años del restablecimiento de las relaciones entre Cuba y los Estados Unidos pudiera decirse que, en materia de bloqueo, “el cuartico está igualito”. Cada sector del país se ve directa o indirectamente afectado por esa política de restricción impuesta a la isla hace más de cinco décadas; la cultura es uno de ellos.

En el período comprendido entre abril de 2015 y marzo de 2016, las afectaciones económicas en esta esfera se cuantifican en un total de 29 484 000 (veintinueve millones cuatrocientos ochenta y cuatro mil) USD, según indicó el Ministerio de Cultura de Cuba (Mincult) en un informe publicado recientemente.

Los mayores daños se producen a causa de los ingresos no percibidos por exportaciones de bienes y servicios, con una pérdida de 26 505 000 (veintiséis millones quinientos cinco mil) USD.

Recordemos que para que músicos cubanos puedan realizar presentaciones en vivo en territorio estadounidense, estas deben efectuarse bajo el concepto de intercambio cultural, lo que no permite la firma de contratos comerciales. Debido a ello, empresas como la EGREM, Musicalia, el Instituto Cubano de la Música y otras no obtienen beneficios económicos por estas actuaciones.

Según expone el documento presentado por el Mincult sobre el impacto del bloqueo económico, comercial y financiero de Estados Unidos de América contra Cuba en la esfera de la cultura, “la extraterritorialidad del bloqueo impide la promoción, difusión y comercialización de nuestros talentos, y ha limitado el disfrute de nuestra música por las amplias masas poblacionales de todos los continentes del planeta. Este mercado es dominado por grandes transnacionales, controladas en lo fundamental por capital estadounidense y en el caso particular de la llamada música latina, por mafias dirigidas por sectores miamenses, que controlan los circuitos de promoción y exhibición de los artistas de nuestro continente”.

 Si bien luego del “deshielo diplomático” entre ambos gobiernos se ha hecho notable el incremento de artistas estadounidenses que visitan la isla, las restricciones impuestas por el bloqueoen tal sentido continúan vigentes. A pesar de ello, Cuba nunca ha cerrado las puertas ni ha impedido que artistas de ese país norteamericano visiten la isla e intercambien.

En abril del presente año arribó a La Habana una delegación cultural compuesta por más de 70 reconocidos artistas, integrantes del Comité Presidencial para las Artes y la Humanidades de los Estados Unidos (un ente asesor de la Casa Blanca en estos asuntos), con el objetivo de estrechar los lazos entre ambas naciones; durante su estancia visitaron centros como el Instituto Superior de Arte, los estudios Areíto de la EGREM y el Museo Nacional de Bellas Artes, entre otras instituciones artísticas.

A partir de esta visita se anunciaron proyectos de intercambio cultural entre ambas naciones que potencian las áreas de artes escénicas y la conservación patrimonial fundamentalmente. En tal sentido se establecieron acuerdos entre instituciones cubanas y estadounidenses, como es el caso de la declaración firmada entre el Smithsonian Institution y el Consejo Nacional de Patrimonio de Cuba, mediante la cual se comprometen a desarrollar futuras colaboraciones.

De igual modo se acordaron programas de intercambio para que exponentes estadounidenses de las artes escénicas puedan actuar en Cuba y otro que promueve la inclusión de Cuba en el plan Southern Exposure, que posibilita la actuación de artistas latinoamericanos en Estados Unidos.

 Otro importante acontecimiento que permitirá estrechar los nexos culturales es el festival Harlem/Havana Music &Cultural Festival, que se realizaría este año en Nueva York y previsto a efectuarse en Cuba a inicios de 2017, donde manifestaciones como las artes visuales, musicales e interpretativas, así como el ballet, la moda y la gastronomía serán protagonistas.

Las visitas de reconocidas estrellas de Estados Unidos como Beyoncé, Rihanna, Katy Perry, Usher o más recientemente, Madonna, evidencian el interés que existe por conocer y compartir con un pueblo tan rico culturalmente.

A pesar de estos avances, para los artistas estadounidenses aún resulta muy difícil realizar actuaciones en Cuba, debido a las limitaciones para que agrupaciones musicales puedan viajar a la nación antillana, pues si bien existe la posibilidad de hacerlo, resulta difícil y costoso lograr los permisos, lo que limita estos intercambios y, por consiguiente, los ingresos en USD que se podrían percibir. “El Instituto Cubano de la Música estima que las afectaciones por este concepto a partir de las experiencias adquiridas con diferentes tipos de agrupaciones de EE. UU.en visita a Cuba puede estimarse en 300 000 CUC al año, con cálculos muy conservadores”, precisa el informe del Ministerio de Cultura.

Pero no es la música el único sector afectado, la literatura cubana también ha experimentado severas restricciones debido a las dificultades que enfrenta para su distribución. Señala el documento que hasta diciembre del año 2006 “las Universidades e Instituciones norteamericanas se ajustaban a las regulaciones existentes desde hace muchos años, relativas a posibilitar la compra de publicaciones cubanas para sus bibliotecas, sin incurrir en distribuciones masivas por parte de un Agente o Distribuidor. A partir de esta fecha, por ser más rígidos los trámites de pago a cualquier agente de suscripciones que tuviera relación directa con Cuba, esta posibilidad fue eliminada por completo y esto ha motivado que se dejende percibir ingresos anuales por un monto superior a los 35 mil USD”.

La enseñanza artística es otra de las esferas que sufre los daños producidos por el bloqueo. Según se informó, se dificulta la adquisición de insumos y materiales necesarios para el estudio de las diferentes disciplinas, como los instrumentos para música; óleos, acrílicos y pinceles para las artes plásticas; y zapatillas y vestuarios de los estudiantes de ballet y danza.

Instrumentos y materiales que pudieran ser adquiridos en el mercado norteamericano a mejores precios, mayor calidad y con menores costos de transportación, deben aquirirse enotros mercados a precios más elevados.

Los ejemplos de daños producidos por el bloqueo al desarrollo y expansión de la cultura cubana son tan diversos como cuantiosos, y el hecho de que la cifra total de afectaciones económicas supere en 5 000 000 (cinco millones) a las registradas en igual período del año anterior, indica que esta política, a pesar del repudio mundial, continúa vigente y en algunos casos recrudecida.


Compartir

Aymara Massiel Matos Gil

Optimista, comprometida con mi profesión y, sobre todo, orgullosa de ser cubana.


Deja tu comentario

Condición de protección de datos