miércoles, 22 de mayo de 2024

Zaida Miranda, el internacionalismo y su visión del amor a la Patria

La historia de una mujer cubana que participó en la Operación Carlota, guiada por un ejemplo familiar…

Claudia Yilén Paz, Laydis Soler Milanés en Exclusivo 05/11/2020
2 comentarios
Hermandad Cuba-Angola
Del país africano se regresó, como los espartanos de la antigüedad, con el escudo y sobre el escudo

Esta vez se equivocó, como pocas veces se equivocan los padres con los hijos. Zaida, su hija menor siguió sus pasos, y de cierta forma, fue igual que él.

Para José Miranda, Cuba y Fidel lo eran todo. A sus hijos les enseñó que todo lo que se hacía por la Revolución estaba bien hecho, sin mirar tanto el trabajo y las dificultades para alcanzarlo. Por eso no titubeó cuando en 1971 hicieron el primer llamado para ofrecer ayuda internacionalista en Angola. Eran los inicios de la Operación Carlota.

Por aquel entonces Zaida era una niña, pero recuerda mucho haber visto a su abuela Isabel rezar por sus dos hijos, y a su mamá esperar con ansias las cartas que llegaban desde el otro lado del mar. “Al cabo de dos años llegaron los primeros compañeros que salieron con él, pero el tiempo de mi papá fue más prolongado. Regresó a los dos años y medio, casi tres, con la medalla de Primer Grado de Internacionalista al Servicio de las FAR”, contó a Cubahora, con un orgullo que a veces dejó ver unas lágrimas.

Justo cuando regresó el padre fue el turno del único hermano varón por dos años más, sin mucho tiempo para que la madre se aliviara las preocupaciones.

***

Nacida en la provincia de Guantánamo, Zaida Miranda y sus hermanos vivieron en el antiguo central Costa Rica, hoy Ermita, un pueblo que de valientes tiene para contar de sobra. Inspirada por sus coterráneos, a esta mujer siempre la ha movido la historia local y el ejemplo de su padre.

Integró el Servicio Militar Voluntario en el regimiento femenino de la oriental provincia cubana, donde ejerció como telemetrista.

“Yo estaba en una competencia a nivel de ejército cuando nos preguntaron si teníamos la disposición de cumplir misión en Angola. Tenía 22 años en ese entonces y ninguna de nosotras vaciló en decir que no. Imagínate, mi hermano había llegado hacía poco, mi mamá no tuvo tiempo de reaccionar entre una salida y otra”, añadió.

Sus padres conocieron primero que ella de esta proposición. Cuando fueron a la casa a pedir el consentimiento, su papá con total seguridad respondió: a mí no tienen que preguntarme, yo sé que ella está dispuesta. Para cuando Zaida les trajo “la noticia”, ellos sabían qué determinación había tomado: “hija, no esperábamos menos de ti”, le dijeron.

En Lubango, al sur de Angola, estuvo alrededor de un año. Un periodo marcado por experiencias de todo tipo de las que recuerda, por sobre todas, las más bonitas. Mientras habla lo hace con emoción, principalmente cuando menciona el nombre de Victoria, la Jefa de Regimiento Femenino. “El dolor de una era el dolor de todas. Éramos una familia”.

— ¿Sentiste miedo alguna vez?

Claro, sobre todo cuando nunca has salido de tu casa ni de tu país. Más, que sabías que ibas a arriesgar tu vida, era una incertidumbre si regresabas o no, y dejabas atrás a tu familia. Pero siempre me guio el ejemplo de mi papá. Una vez yo le dije que iba a seguir sus pasos, pero nunca imaginé que sería verdad.

Pero si algo ha sentido que la marcó para siempre, fue haber conocido a Fidel y a Raúl tras su regreso. Aunque confiesa que no existe una Zaida antes y después de Angola, asegura que ser internacionalista te crea otra visión del amor hacia la Patria.


Compartir

Claudia Yilén Paz

Periodista. Santiaguera de nacimiento e hija adoptiva de Matanzas, siempre cubana. Fan del chocolate y las golosinas. Recolectora de libros y canciones de Buena Fe.

Laydis Soler Milanés

Periodista, amante de la literatura y de la buena música.

Se han publicado 2 comentarios


Anita
 25/5/21 11:50

Gracias Cubahora, siempre nos sorprendes! Qué orgullo conocer a Zaida y su hermosa familia!!!

Mari
 7/11/20 10:36

Que lindo trabajo. Felicidades!!, uno siente mucha emoción y orgullo cuando te toca de cerca la historia contada. Mis felicitaciones nuevamente para el Equipo Cubahora.

Deja tu comentario

Condición de protección de datos