martes, 28 de mayo de 2024

¿República independiente o neocolonia?

A través de los años nuestra historia ha sido falseada, en interés de los gobiernos de turno y de sus amos imperiales...

Raquel Marrero Yanes en Exclusivo 20/05/2012
2 comentarios
Nace una Neocolonia
El 20 de mayo de 1902 Cuba pasó a ser neocolonia de los Estados Unidos.

A través de los años nuestra historia ha sido falseada, en interés de los gobiernos de turno y de sus amos imperiales. Muestra de ello es que antes de 1959 en Cuba se celebraba el 20 de mayo como día de la independencia. Se decía que ese día había nacido la República independiente, que había cesado el dominio español y desde entonces éramos libres gracias a la “ayuda generosa” de Estados Unidos, a quien debíamos eterno agradecimiento.

La verdad es que el 20 de mayo de 1902 Cuba dejó de ser colonia de España para convertirse en neocolonia de los Estados Unidos de América. Ambición que se concretó el primero de enero de 1899, cuando quedó oficialmente constituido el primer gobierno de ocupación estadounidense en Cuba, que se extendería hasta esa fecha en la cual se establecía la República Neocolonial.

En los primeros 40 años de República Neocolonial ocurren importantes cambios en el orden político, económico y social, en primer lugar. Por otra parte, ese período se caracterizó por la dependencia económica y la subordinación política.

En 1898, después de 30 años de heroica lucha, el ejército libertador cubano tenía virtualmente derrotado al ejército colonial español. Ya España no podía sostener la guerra ni en lo militar, ni en lo económico, ni en lo político. La moral colonial se había desplomado ante el empuje del independentismo.

Fue entonces cunado el gobierno de los Estados Unidos tomó como pretexto la explosión del vapor El Maine, para satisfacer sus viejos deseos de intervenir en Cuba y materializar sus sueños de anexión. Sólo con el apoyo del ejército mambí pudieron lograr el objetivo de desembarcar y vencer en los postreros combates al ejército colonial.

Esa guerra, llamada hispano-cubano-norteamericana, fue al decir del líder del proletariado mundial Vladimir Ilich Lenin la primera guerra imperialista en la historia de la humanidad.

Pero valdría la pena preguntarse: terminada la contienda bélica, ¿fue Cuba verdaderamente libre? ¿Fue altruista o infame el gesto del gobierno de los Estados Unidos? Una breve ojeada histórica demuestra todo lo contrario a lo que se oía decir, porque solo pocos patriotas se esforzaban por desentrañar la mentira.

El 10 de diciembre del mismo 1898 tiene lugar el Tratado de Paris, que ponía fin oficialmente al colonialismo español en Cuba. La primera gran injusticia y ofensa a la dignidad de los cubanos fue su exclusión de esa negociación, en la que Estados Unidos negoció una libertad que no había ganado y España renunció a un derecho que había perdido frente a los cubanos.

Estados Unidos no estaba dispuesto a desarrollar una guerra armada contra el ejército revolucionario y preparó las condiciones para apropiarse de la Isla por una vía menos costosa, en la cual debía ganar, además, el crédito de libertador.

Concluida la guerra, el ejército norteamericano mantuvo su ocupación y en sus manos y las del gobierno de ese país quedaban maniatadas la libertad y la independencia del pueblo cubano.

Luego, se realizaron elecciones cuyos resultados no fueron los esperados para la potencia imperial. Pero al llegar las presidenciales de 1901, los atropellos a la nación cubana fueron mucho más allá, aunque eso no bastaba a los intereses norteamericanos en Cuba.

Se necesitaba algo más seguro y eficaz. Y surgió de esa forma la Enmienda Platt, la cual ataba a Cuba en lo militar, lo político y lo económico al designio de los Estados Unidos.

El Ejército Libertador se había disuelto. Entonces, ¿cuál independencia y cuál libertad, les quedaba a los cubanos cuando el 20 de mayo de 1902 fue proclamada la República?

Después de 30 largos años de lucha, ¿república independiente o neocolonia norteamericana? El mismísimo gobernador militar estadounidense en Cuba durante la ocupación, Leonard Wood, dejó claros los resultados y las proyecciones a raíz de la aplicación de la Enmienda Platt.

La verdadera independencia, libertad, soberanía y libre autodeterminación tendría que esperar 60 años más, hasta que, el primero de enero de 1959, fue proclamado por el Comandante en Jefe Fidel Castro el triunfo de la Revolución Cubana.
En esa verdad histórica reside el odio visceral de los gobiernos norteamericanos y los reaccionarios de origen cubano a nuestro proceso revolucionario. Por eso, para esa jauría, el 20 de mayo continúa siendo una “fecha patriótica”, utilizada para reverdecer su rabia y sus histéricos aullidos contra Cuba.


Compartir

Raquel Marrero Yanes

Se han publicado 2 comentarios


elmenda
 3/9/23 13:46

Cuba desde 1869 dejo de ser colonia para ser provincia. Por cierto dices que cuba hasta 1902 dejo de ser colonia española, creo que necesitas volver a colegio. Por cierto en 1898, el ejército español estaba derrotado por los americanos pero no por los cubanos. Con Weyler, los independentistas estaban aniquilados

pjmelián
 20/5/12 15:59

Tanta culpa tienen los cubanos como los gringos. Exiliados en Gringolandia por décadas, bien conocían las entrañas del imperialismo del Norte revuelto y brutal como decía nuestro gran prócer José Martí. El primer cínico y caretudo fue el ciudadano norteamericano Estrada Palma que, desfachatadamente siempre se ocultó su ciudadanía, en los libros de texto de la segunda colonia. Nuestra verdadera independencia se obtiene en enero de 1959. Fidel ES EL MÁS GRANDE DE TODOS LOS MAMBISES. Él siempre ha sabido las entrañas corruptas del Norte revuelto y brutal, EE.UU., que ha devenido en un vierte Reich, sobrepasando a los nazis. pjmelián

Deja tu comentario

Condición de protección de datos