miércoles, 22 de mayo de 2024

La prensa: un soldado más

En la historia de Cuba, la prensa revolucionaria ha jugado un rol importante como formadora de conciencia...

Narciso Amador Fernández Ramírez en Exclusivo 27/02/2018
0 comentarios
Periódico Patria-José Martí
El periódico Patria, fundado por José Martí en 1892, es un ejemplo de periodismo revolucionario en Cuba.

El 25 de febrero de 1853 moría en San Agustín de la Florida el presbítero Félix Varela y Morales, de quien con justeza se ha dicho que fuera el primero que nos enseñó a pensar. El cubano fue precursor del independentismo y fundador del periódico El Habanero, iniciador de una senda gloriosa de periodismo revolucionario que tendría en Patria, de José Martí,  El Cubano Libre —en sus tres momentos fundacionales— y Radio Rebelde —voz libre de América en la Sierra Maestra—, entre sus más ilustres continuadores, unidos a toda una pléyade de otros diarios y periódicos que ayudaron a hacer Revolución.

Tuvo Varela la condición de iniciador con El Habanero, fundado en Filadelfia en 1824 y que durante dos años y siete números se dedicó a crear conciencia sobre la necesidad de luchar por la independencia de Cuba del yugo colonial español.

En su prédica revolucionaria, el hombre que fuera calificado por José Martí de “patriota entero”, afirmó: “Los americanos nacen con el amor a la independencia. He aquí una verdad evidente. Aún los que por intereses personales se envilecen con una baja adulación al poder, en un momento de descuido abren el pecho y se lee: INDEPENDENCIA. ¿Y a qué hombre no le inspira la naturaleza este sentimiento? ¿Quién desea ver a su país dominado y sirviendo sólo para las utilidades de otro pueblo?”.

Al tiempo que defendiendo el derecho a la soberanía de la isla y oponiéndose a todo tipo de anexión, quien fuera diputado a Cortes en 1823 y presentara un proyecto antiesclavista, escribiría en el número III de El Habanero, lo siguiente: “No hay que alucinarse. Yo soy el primero que estoy contra la unión de la Isla a ningún gobierno, y desearía verla tan Isla en política como lo es en la naturaleza; pero no puedo persuadirme de que si llegase a efectuarse la unión con Colombia, no fuese por la voluntad del pueblo, sino por una conquista”.

Con el estallido de la Guerra de los Diez Años surgió El Cubano Libre, periódico fundado a iniciativa del Padre de la Patria, Carlos Manuel de Céspedes, cuyo primer número fue publicado el 17 de octubre de 1868 y bautizado con ese nombre por el poeta y periodista José Joaquín Palma, cuando dijo: “¿No vamos a libertar al cubano? El periódico; pues, debe llamarse El Cubano Libre”.

Durante dos meses y medio, El Cubano Libre publicó diariamente noticias sobre hechos de armas, artículos de fondo, disposiciones oficiales y una sección poética donde aparecen, entre otros trabajos, las dos estrofas iniciales de La Bayamesa, nuestro Himno Nacional.

Desde sus inicios se dispuso la lectura en alta voz de sus páginas para que todos los patriotas conociesen del curso de la guerra. Y al proclamarse la Constitución de Guáimaro, el 10 de abril de 1869, recibió la condición de “Periódico Oficial de la República de Cuba”.

Años más tarde, el general Antonio Maceo lo haría renacer al estallar la Guerra de 1895. Reaparecería exactamente el 13 de agosto de 1895, bajo la dirección de Mariano Corona Ferrer y serían publicadas cerca de 100 ediciones, incluyendo los suplementos.

Maceo lo calificó de artillería pesada de la Revolución, y en carta a Corona, su director, le recalcó su interés por el vocero mambí de la independencia con las palabras siguientes: “Bien, muy bien; siga usted así. -El Cubano Libre es un cuerpo de ejército compuesto de doce columnas, que se bate, se bate bien, diariamente por la causa de Cuba; y los españoles darían algo por darle una carga. Mucho ojo... y aprieten”.

Tendría El Cubano Libre una tercera reaparición en la última gesta libertaria bajo la guía del Comandante Ernesto Che Guevara. Fue en octubre de 1957, en el sitio conocido como El Hombrito, en la Sierra Maestra, y en esa primera edición significaba:

“Cuando nuestra Patria estaba en los albores de su existencia como nación independiente, surgió de la manigua la voz magnífica del periódico mambí. Su título era una profesión de fe en el futuro: EL CUBANO LIBRE. ¿Y qué mejor lema para este momento angustiado de nuestra historia? Por eso cuadra una vez más el nombre elegido y desde la manigua redentora se oye la voz que llama a vencer o morir: EL CUBANO LIBRE”.

Intermedio glorioso de esa tercera reaparición de El Cubano Libre lo fue sin duda el periódico Patria, de José Martí, nacido el 14 de marzo de 1892 en Nueva York, con el objetivo de “juntar y amar, y para vivir en la pasión de la verdad”.

En ese artículo fundacional titulado “Nuestras ideas”, definía Martí el rol que le tocaría desempeñar al periódico que recién surgía. Así escribió el Apóstol: “Lo que el enemigo ha de oír no es más que la propia voz de ataque. Eso es Patria. Es un soldado”.

Y el 10 de abril de 1895, apenas unas horas antes de pisar suelo cubano por Playitas de Cajobabo, le escribiría a sus dos más cercanos colaboradores: “De pensamiento es la guerra que se nos hace, ganémosla a pensamiento. Por eso, Gonzalo y Benjamín, Patria ha de ser ahora un periódico alto y hermoso”.

De toda esa savia gloriosa también bebería la emisora Radio Rebelde, nacida el 24 de febrero de 1958 en la Sierra Maestra, hace ahora exactamente 60 años. Fidel Castro, junto al Che, entre sus principales impulsores, al evaluar el papel desempeñado por la emisora radial en la lucha contra la dictadura de Fulgencio Batista, afirmó:

“…la estación se convierte no solo en un medio de información de lo que estaba ocurriendo, sino en un instrumento de guerra, en el principal medio de comunicación nuestro con el resto del país, con las demás columnas, en el centro de comunicación internacional con el Movimiento, en un arma sicológica, porque demostraba la incapacidad del enemigo para tomarla; en un medio de consignas revolucionarias para las tropas y para todo el pueblo. Radio Rebelde se convierte en la principal arma política de la revolución”.

Todos fueron soldados de la patria. Todos formaron conciencia, y de todos es heredera la prensa revolucionaria cubana actual.

Vale entonces tener presente las ideas del Maestro cuando afirmaba: “…el periodismo es tribuna, confesionario y trinchera de ideas”. La prensa es, en síntesis, “proposición, estudio, examen y consejo”.


El Cubano Libre publicó diariamente noticias sobre hechos de armas, artículos de fondo, disposiciones oficiales y una sección poética donde aparecen, entre otros trabajos, las dos estrofas iniciales de La Bayamesa, nuestro Himno Nacional.


Compartir

Narciso Amador Fernández Ramírez

Periodista que prefiere escribir de historia como si estuviera reportando el acontecer de hoy


Deja tu comentario

Condición de protección de datos