martes, 29 de noviembre de 2022

Fidel y los 1.o de Mayo (+ Video)

Muchas de las decisiones estratégicas de la Revolución fueron adoptadas en los actos del Día Internacional de los Trabajadores...

Narciso Amador Fernández Ramírez en Exclusivo 01/05/2017
2 comentarios
Fidel Castro Plaza de la Revolucion

Fidel Castro fue un educador por excelencia. No hubo minuto de su vida que no lo dedicara a elevar la conciencia del pueblo. Dueño de una oratoria magnética, era capaz de mantener en vilo a millones de personas durante horas en aquellos largos y maratónicos discursos suyos.

Los actos del 1.o de mayo, Día Internacional de los Trabajadores, no fueron la excepción. Al contrario, muchos de ellos le sirvieron para adoptar decisiones estratégicas para el país o para dar a conocer cuestiones vitales para los cubanos.

No todos los días 1.o de mayo hubo concentraciones en la Plaza de la Revolución José Martí de La Habana, e incluso hubo algunos de esos días en que el líder de la Revolución estuvo fuera de Cuba, como sucedió en 1959, cuando anduvo de recorrido por Buenos Aires, Argentina.

Pero siempre que pudo, y las condiciones del país lo permitieron, pues en los años difíciles de la década de los 60 o los duros del Período Especial no siempre hubo actos proletarios masivos, postergó otros asuntos para, en su elemento natural, la tribuna, dialogar y conspirar con el pueblo.

Así lo hizo el 1ro de mayo de 1972 cuando esperó para celebrarlo en Cuba, con su pueblo: “Habíamos esperado precisamente al Primero de Mayo, no adelantar un día la visita para poder participar con ustedes en esta fiesta del trabajo. Para nosotros será un viaje largo y de trabajo, cumplimentando los programas confeccionados”.

En realidad, todos los 1.o de mayo con Fidel en la Plaza fueron trascendentes, pero hubo algunos que marcaron hitos por una razón u otra. Entre esos se incluye, necesariamente, por su vigencia permanente, el discurso del 1.o de mayo del 2000. Un discurso que no solo fue el inicio de un nuevo milenio, sino significó un vuelco en el trabajo ideológico, pues allí Fidel dio a conocer su histórico concepto de Revolución.

Entonces se libraba desde hacía cinco meses la lucha por el regreso de Elián González y Cuba estaba enfrascada en su Batalla de Ideas. En ese contexto, apenas empezado el discurso Fidel delineó el concepto, el que luego Raúl Castro considerara la quintaesencia del trabajo político-ideológico del Partido.

Dijo Fidel: “Revolución es sentido del momento histórico; es cambiar todo lo que debe ser cambiado; es igualdad y libertad plenas; es ser tratado y tratar a los demás como seres humanos; es emanciparnos por nosotros mismos y con nuestros propios esfuerzos; es desafiar poderosas fuerzas dominantes dentro y fuera del ámbito social y nacional; es defender valores en los que se cree al precio de cualquier sacrificio; es modestia, desinterés, altruismo, solidaridad y heroísmo; es luchar con audacia, inteligencia y realismo; es no mentir jamás ni violar principios éticos; es convicción profunda de que no existe fuerza en el mundo capaz de aplastar la fuerza de la verdad y las ideas. Revolución es unidad, es independencia, es luchar por nuestros sueños de justicia para Cuba y para el mundo, que es la base de nuestro patriotismo, nuestro socialismo y nuestro internacionalismo”.

Asimismo hubo otras decisiones tomadas esos días 1.o de mayo entre Fidel y los millones de cubanos asistentes a las enormes y coloridas marchas. En 1980, en medio de la crisis de los balseros y la hostilidad manifiesta de la administración norteamericana de Ronald Reagan, el Comandante en Jefe dio a conocer la creación de las Milicias de Tropas Territoriales:

“Por tanto, el Partido ha dado instrucciones a las Fuerzas Armadas de formar las Milicias de Tropas Territoriales, como una fuerza más (aplausos), que estarán integradas por hombres y mujeres, obreros, campesinos, estudiantes, todo el que sea capaz de combatir, para organizarlas y articularlas, a fin de que puedan defender cada pedazo del territorio nacional (aplausos). Todos aquellos que sean capaces de combatir y no estén encuadrados en la reserva de las tropas regulares, podrán pertenecer a las Milicias de Tropas Territoriales”.

A la incorporación de la mujer al trabajo, y a romper prejuicios y rezagos machistas, dedicó Fidel una parte de su discurso del 1.o de mayo de 1966: “Si algo llama realmente la atención en estos desfiles de los primero de mayo, y muy en especial en este primero de mayo, es ver ese proceso de incorporación de la mujer al trabajo.

”Por eso, un día como hoy, este fenómeno de que les estoy hablando se puede percibir directamente al ver la composición de nuestra fuerza de trabajo. Pero hay algo más: no solo se están incorporando en masa a la producción las mujeres en nuestro país, sino que están resultando ser trabajadoras de gran eficiencia, y nosotros hemos escuchado muchos comentarios elogiosos acerca del trabajo de las mujeres, de su sentido de la responsabilidad, de su falta de ausentismo”.

Mientras, en el discurso del 1.o de mayo de 1965, al tiempo que hacía un recuento de cuanto había avanzado el pueblo y la Revolución en esos cinco años, ponía de ejemplo la valiosa experiencia entonces naciente de la incorporación de los jóvenes mayores de 16 años a la defensa de la Patria:

“Y por último, realmente impresionante fue el desfile del batallón de madres e hijos en representación de los primeros hombres llamados al Servicio Militar Obligatorio, esa ley que tantos beneficios traerá a nuestro país y, sobre todo, a nuestra juventud (…). Y viene esa institución precisamente a poner esa nota de disciplina, de hábitos de disciplina, tan necesarios a los pueblos, tan necesarios a los jóvenes. Y así se puede ver, un día como hoy, lo que hemos andado”.

Su último 1.o de mayo en la tribuna con su pueblo fue en el año 2006, y ponderó la formidable actuación del equipo cubano de pelota en el I Clásico Mundial.

Al año siguiente, en una de sus Reflexiones, publicada el 30 de abril de 2007, hizo alusión a lo que sucedería al siguiente día, 1.o de mayo de 2007: “Mañana Primero de Mayo es un buen día para hacer llegar estas reflexiones a los trabajadores y a todos los pobres del mundo, junto a la protesta contra algo también increíble y humillante que ha ocurrido: la liberación de un monstruo del terrorismo (se refería a Luis Posada Carriles), precisamente al cumplirse el 46 Aniversario de la Victoria Revolucionaria de Playa Girón”.

Este desfile del 2017 será el primero sin su presencia física, y el aniversario 17 del concepto suyo de Revolución, el mismo que convertido en compromiso de combate hemos jurado defender.

El propio Fidel, al recibir los restos del Che en la Plaza de la Revolución de Santa Clara, hace casi 20 años, calificó al Guerrillero de América como un gigante moral. Así lo sentimos nosotros a él.

No estará físicamente, pero, como dice la canción de Raúl Torres, otra vez lo veremos cabalgar por la Plaza, y delante de la caravana, lentamente sin jinete, un caballo para ti.


Narciso Amador Fernández Ramírez

Periodista que prefiere escribir de historia como si estuviera reportando el acontecer de hoy

Se han publicado 2 comentarios


tato
 2/5/17 14:37

tremendo 1ero de mayo rrepleta todas las plasas del pais

Narciso
 2/5/17 20:08

Este 1ro de mayo se reafirmó la firmeza de la Revolución Cubana y el apego a Fidel y sus ideas.

66

Deja tu comentario

Condición de protección de datos