miércoles, 24 de julio de 2024

El inolvidable Juan Nuiry Sánchez

Uno de los imprescindibles nos ha dicho adiós. Revolucionario incansable, amigo del líder estudiantil José Antonio Echevarría, Juan Nuiry Sánchez vivirá para siempre en el recuerdo…

Walfredo Angulo en Exclusivo 26/10/2013
0 comentarios
Juan Nuiry Sánchez
Fidel junto a Juan Nuiry en la Cumbre Mundial de la FAO, 1996.

Las jóvenes generaciones de universitarios cubanos que tienen en José Antonio Echeverría su líder imperecedero mantendrán en el recuerdo a otro de los inolvidables: Juan Nuiry Sánchez.

En las manifestaciones contra Fulgencio Batista, se forjó su amistad con José Antonio, vínculo que lo llevó a participar en la toma de Radio Reloj, la acción principal del 13 de marzo de 1957, para lanzar al pueblo a la insurrección general luego del ajusticiamiento del tirano.

Un día me dijo: “el gordo, como le decían al líder estudiantil sus más íntimos, era el primero en todo y, por eso, unido a sus convicciones revolucionarias, fuimos grandes amigos. Me invitó a participar y fui, sin decírselo  a nadie, incluida mi familia, igual que cuando fui para la Sierra Maestra”.

Los jóvenes de nuestra época, remarcó, tomamos decisiones propias, como también lo hacen hoy las nuevas generaciones, espíritu de rebeldía que tiene algunos detractores.

Nuiry tuvo el mérito histórico de estar en la firma de la carta de México y  llevar la representación de la Federación Estudiantil Universitaria (FEU) a la Sierra Maestra,  donde alcanzó el grado de capitán de la Columna 1 comandada por Fidel.

También acompañó al Líder Histórico de la Revolución en la Caravana de la Libertad, desde Santiago de Cuba hasta La Habana, con los desplazamientos a la tumba de José Antonio en Cárdenas y Cienfuegos, cuidad que se alzó en armas el  5 de septiembre de 1957.

Al triunfo de la Revolución, formó parte como auditor del Tribunal Superior de Guerra en la Fortaleza de La Cabaña, representante de Cuba ante los organismos del sistema de Naciones Unidas, con sede en Roma, entre otras funciones en las que mantuvo siempre una posición unitaria con las organizaciones que combatieron a la tiranía.

Graduado de Ciencias Sociales y Derecho Público, fue también periodista y escritor. Sus últimos años los dedicó a la creación y puesta en marcha de la Cátedra José Antonio Echevarría  de la Universidad de La Habana. Se le otorgó la condición de profesor de Mérito, labor que desempeñó  con pasión y total entrega.

El también presidente de la FEU histórica, vio muchos de sus sueños convertidos en realidad, aunque le quedaron cosas pendientes, como la colocación de los bustos de José Antonio en la Universidad de La habana y en el Instituto de Morón, en el parque que lleva su nombre.

En sus conferencias y clases magistrales insistía en que la perfección de una obra puede tener pequeñas manchas si se fragmenta y divide lo realizado, las que desaparecen si se ve en su unidad.

En reconocimiento por todo ello, el Aula Magna se colmó el martes último de dirigentes del Partido y Gobierno, combatientes, amigos y decenas de universitarios, que hicieron guardia de honor ante sus cenizas.


Compartir

Walfredo Angulo


Deja tu comentario

Condición de protección de datos