viernes, 12 de abril de 2024

Cinco preguntas sobre la Protesta de los Trece (+Infografía)

La Protesta de los Trece ha sido considerada como la expresión política fundacional de los intelectuales cubanos contra la situación por la que atravesaba la nación...

Ariel Eusebio Pazos Ortiz en Exclusivo 18/03/2022
1 comentarios
Protesta de los trece
Trece de los 15 participantes en la Protesta firmaron, al día siguiente, una proclama en la que reiteraban sus denuncias contra la corrupción gubernamental. (Tomada de Contraloría General de la República))

El domingo 18 de marzo de 1923 tuvo lugar en La Habana el hecho conocido como la Protesta de los Trece, una acción contra el gobierno de Alfredo Zayas Alfonso (1921-1925). Protagonizada por Rubén Martínez Villena, ha sido considerada como la expresión política fundacional de los intelectuales cubanos contra la situación por la que atravesaba la nación.

¿Dónde fue la Protesta de los Trece?

La llamada Protesta de los Trece ocurrió en la Academia de Ciencias. Allí el Club Femenino de Cuba había preparado un homenaje a la escritora uruguaya Paulina Luissi.

El discurso de saludo debía ser pronunciado por Erasmo Regüeiferos, secretario de Justicia del gobierno de Zayas y uno de los implicados en la cuestionada compra-venta del Convento de Santa Clara. Quince jóvenes del Grupo Minorista, conocedores del evento, se presentaron en el lugar para denunciar la inmoralidad gubernamental.   

¿Quiénes eran los Minorista?

 Villena y otros jóvenes intelectuales como Juan Marinello, Emilio Roig de Leuchsenring, Alejo Carpentier y José Zacarías Tallet, sostenían tertulias nocturnas, donde debatían temas culturales y políticos. Estos encuentros informales eran efectuados en un café y, posteriormente, en la redacción de la revista El Fígaro.

A ello se añadió la celebración de almuerzos los fines de semana a los cuales asistían otros amigos y servían para festejar a intelectuales extranjeros o del interior del país, de visita en la capital. Este fue el origen del Grupo Minorista. Su denominación no implicó la condición de una élite ajena a los asuntos de interés colectivo para Cuba e internacionales.

¿Por qué la compra del Convento de Santa Clara se consideraba fraudulenta?

El 10 de marzo de ese año Zayas dictó un decreto autorizando la compra del antiguo Convento. El documento estaba refrendado, además de por el mandatario, por el secretario de Justicia y no por el de Hacienda, quien se negó.

El Estado pagó $2 300 000 por el inmueble; pero, en plena “danza de los millones”, había sido vendido por sus propietarios a una empresa particular en menos de un millón. No era lógico que en una época de depauperación de la economía nacional, en la que supuestamente el gobierno hacía esfuerzos por reducir los gastos, se pagara mucho más de lo que la propiedad valía.

El negocio tuvo la repulsa popular. Incluso algunos miembros del gabinete negaron que la transacción se hubiera autorizado por el Consejo de Secretarios.

¿Qué ocurrió en el evento de la Academia de Ciencias?

Apenas el secretario de Justicia había pronunciado las primeras palabras, fue interrumpido por Villena, quien le negaba autoridad moral para hablar ante aquella concurrencia. El joven intelectual y sus amigos se retiraron del salón tras lo que defendieron como acto de rebeldía y civismo.

Poco después, Rubén redactaba un texto en que ratificaba las acusaciones contra la deshonestidad estatal. El documento trascendió como Protesta de los Trece porque de los 15 asistentes dos no quisieron firmar. Sobre los autores del hecho se levantó acusación por delito de injurias.

¿Qué repercusiones tuvo la Protesta de los Trece?

Dos días después del incidente el protagonista dirigió una carta pública para explicar al Club Femenino las excusas que en el mismo acto le había ofrecido por interrumpir el homenaje a una mujer que lo merecía.

Una de las consecuencias inmediatas de la Protesta fue la fundación de la Falange de Acción Cubana, el 1ro de abril de 1923. Esta, bajo la dirección de Villena, significó un paso superior en la participación política nacional de la joven intelectualidad. Su acta de constitución declaraba adoptar como lema el pensamiento martiano: “Juntarse: esta es la palabra del mundo”.

***

Para la realización de este texto fueron consultados los libros Historia de Cuba. La neocolonia. Organización y crisis desde 1899 hasta 1940, del Instituto de Historia de Cuba; y Documentos para la Historia de Cuba III, de Hortensia Pichardo.


Compartir

Ariel Eusebio Pazos Ortiz

Periodista en Cubahoy

Se han publicado 1 comentarios


Tania Fernández Cortés
 20/3/22 15:24

Fabuloso contenido con relación a la repercusión y consecuencias inmediatas con la Falange de la Acción Cubana bajo la dirección del joven Villena siendo un paso en su desarrollo político. Gracias Ariel

Deja tu comentario

Condición de protección de datos