lunes, 27 de mayo de 2024

¡Y mandamos en casa!

La selección masculina de voleibol sub 21 accedió a la cima del torneo hemisférico en calidad de invicto y viajará al mundial de 2019...

Abelardo Gregorio Oviedo Duquesne en Exclusivo 02/09/2018
0 comentarios
Voleibol Final sub 21
Los cubanos ganaron el derecho de asistir al certamen mundialista de la categoría en 2019.

Un desafío de grandes proporciones retó a los colectivos técnicos de voleibol sub 21, clasificados para el torneo Norceca. Porque solo una visa otorgó el encuentro bienal para caballeros, instaurado en 1998, y escenificado esta vez en la Ciudad Deportiva capitalina.

Y entre los elencos y estrategas autorizados para intervenir en el evento, prevalecieron la formación de Cuba y Jesús Cruz, porque accedieron al primer lugar y ganaron el derecho de asistir al certamen mundialista de la categoría en 2019.

Los paisanos conquistaron por quinta ocasión la medalla de oro al imponerse a República Dominicana 3X0 (25X16, 25X15, 25X20). No fue cuestión de coser y cantar el asunto. Necesitaron acudir a un comportamiento estable porque el rival expuso, a cada momento, su interés de minimizarlos. Y por esa determinación  ya posee dos espacios del podio de la cita. El primero fue en 1998, justo en el estreno de la competencia.

Los cubanos fueron mejores que los quisqueyanos en la ofensiva (38-28) y servicio (9-3) y menos brillantes en bloqueo (5-8). La noticia más agradable fue el comportamiento en cuanto a errores no forzados. Con 12 de ellos (23 los vecinos) se puede soñar con la victoria en cualquier duela.

El opuesto José Carlos Romero resultó el máximo anotador del partido con 16. Le siguió el punta Julio Cárdenas con 12. Mientras, por los dominicanos replicó Bayron Valdés con 15 unidades.

A propósito, la controversia deja plusmarcas. Entre ellas debe mencionarse la conseguida por el técnico debutante Jesús Cruz. Por primera vez, él asumió toda la responsabilidad de un colectivo de cara a un alto compromiso. Los jovencitos pasaron invictos la ronda preliminar. En ese espacio relegaron a los dominicanos en cinco parciales. Y, en medio del camino más agudo, fueron capaces y vencieron a Canadá, medalla de bronce en 2016, y líder ahora del certamen por sobrepasar a Estados Unidos 3X1 sets.

Antes de llegar a la cima con sus alumnos ofreció declaraciones que, a mi modo de ver, robustecen su dossier. Y, tal vez, nunca desaparezcan de su memoria.

Tras el debate frente a los vecinos más próximos sentenció: “Nuestros estilos de juego son parecidos debido al temperamento caribeño. Nadie debe sorprenderse que siempre sean juegos muy calientes”. 

Luego de estropear las intenciones del contrincante cuyo uniforme expone la hoja de Maple aseveró: “Los canadienses vinieron a hacer su mejor partido, trataron de buscar sus puntos fuertes y hacernos mella en nuestras debilidades, sobre todo en el primer parcial, en el cual no nos funcionó el recibo. Atacaron con el saque y les funcionó mejor dada nuestra ineficacia.

"Cuando apretamos y tuvimos más calidad en la recepción empezaron a fallar; y como el bloqueo y el ataque nuestro son más fuertes, los forzamos a cometer errores. Sin dudas, fue un partido tenso, muy peleado desde el principio, excepto al final del último set que dominamos y logramos el objetivo. Sin embargo, no hemos acabado, hay que prepararse para el juego de la despedida".

Luego del triunfo ante los dominicanos confesó: “No hubo ninguna laguna. Solo algunos momentos malos, normal en los jugadores de esta edad. Pero nunca soltamos el cordel del partido. Desde que empezó, lo llevamos de la mano y mantuvimos la intensidad, que no fue así frente a ellos en la primera oportunidad. Pero esta vez sucedió todo lo contrario, porque sabíamos que nos jugábamos la clasificación al Mundial”. 

“La generación actual del equipo nacional es muy buena y esperamos que esta se le sume, pues también tiene talento. A medida que eso se haga realidad, podremos aspirar a insertarnos en el nivel mundial. Al pueblo que nos sigue le pedimos que tengan confianza en la juventud que existe en la Escuela Cubana de Voleibol, que ha tenido momentos difíciles pero que nunca ha desaparecido", aseguró.

Por su parte, el joven atacador Romero manifestó: “El entrenador nos recalcó que por haberle ganado a los dominicanos en el grupo no podíamos confiarnos porque ellos venían con ánimo y deseos de seguir triunfando, que hiciéramos todo fuerte, el juego de nosotros y así salió, y nos sentimos felices porque es el resultado de tanto entrenamiento y sacrificios".

José Dante Mañón, técnico dominicano, expresó emocionado: “Esta es una medalla de plata que nos sabe a oro. En la historia nunca le habíamos ganado a Estados Unidos en un Norceca. Mis muchachos tienen que esforzarse doblemente cuando se miden a ellos y a los muchachos de Cuba. Bayron, el mejor atacador del torneo, ya hoy se observaba agotado como los estadounidenses frente a Canadá.

“Este fue un torneo con muchos juegos y muy corto, solo descansan los que avanzan directos a semifinales, y en realidad hoy la fatiga ha sido el factor principal en contra del desempeño de mi equipo”, agregó.

Laureados

El cubano José Carlos Romero terminó como el mejor opuesto y nominado el Jugador Más Valioso (MVP). Julio Cárdenas y el dominicano Bayron Valdez resultaron los más destacados en el ataque en ese orden, mientras en bloqueo se distinguieron Akeil Williams (Barbados) y Fynnian McCarthy, de Canadá.

El dominicano Erick B. Villar se adueñó de los premios por su trabajo como líbero y en el recibo; los estadounidenses Jaylen Jasper (servicio) y Blake Crisp (pase), y el nicaragüense Jordan Carcache en la defensa.

Bayron redondeó su gran faena al liderar a los máximos anotadores con 113 puntos (95 ataques, 3 bloqueos y 15 servicios). Fue el único competidor que sobrepasó el centenar de unidades.


Compartir

Abelardo Gregorio Oviedo Duquesne


Deja tu comentario

Condición de protección de datos