jueves, 1 de diciembre de 2022

Y después de Toronto, ¿qué viene?

En medio de la inconformidad por el cuarto lugar en los Juegos Panamericanos de Toronto, el deporte cubano se alista para participar al menos en ocho campeonatos mundiales antes de finalizar el 2015...

Joel García León en Exclusivo 30/07/2015
0 comentarios

Estremecido, inconforme e insatisfecho todavía por el cuarto lugar en la tabla de medallas de los XVII Juegos Panamericanos, el deporte cubano no tiene tiempo para sentarse a esperar mucho, pues varios campeonatos mundiales le tocan a la puerta, lo cual  exigirá otra evaluación al sistema de entrenamiento t a la preparación física de los atletas, muchos de ellos campeones o medallistas en Toronto.

La importancia de estas citas no solo estriba en las tan ansiadas preseas que siempre luchan los protagonistas, sino también en las plazas olímpicas que comienzan a otorgar esos eventos a un año exacto de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, a los que Cuba solo tiene clasificados hasta ahora un grupo de tiradores, tras sus resultados en Copas del Mundo.

Por estos días, la ciudad rusa de Kazán sirve de sede a la a lid universal de deportes acuáticos (nado sincronizado, polo acuático, clavados y natación), pero nuestra comitiva tiene remotas posibilidades de un podio, aunque la dupla monarca panamericana en la plataforma sincronizada, Jeinkler Aguirre-José Antonio Guerra, intentó un puesto entre las finalistas, pero no le dio la puntuación.

Una embajada de kayacistas y canoístas harán el viaje hasta Italia (19 al 23 de agosto) en pos de objetivos bien precisos en su mundial: terminar entre los ochos primeros y obtener la mayor cantidad de botes con plazas olímpicas. Por supuesto, aquí el nivel es mucho más elevado que en Toronto, donde impresionaron con sus seis coronas.

Dos certámenes de lujo y con mucho despliegue mediático coincidirán a finales de agosto: los mundiales de atletismo y judo. El primero está valorado, con toda razón,  como el tercer espectáculo deportivo más seguido por aficionados y periodistas después de las Copas de Fútbol y los Juegos Olímpicos.

Ahora regresará (del 22 al 30) al majestuoso estadio Nido de Pájaros, de la capital china y se espera, entre otros, la presencia del fenómeno jaimacano Usain Bolt, rey indiscutible de la velocidad desde hace varios años.

Las mejores opciones cubanas repetirán con los oros continentales: Pedro Pablo Pichardo (triple salto), Yarisley Silva (salto con pértiga), así como Denia Caballero y  Yaimé Pérez. No obstante, se esperan más ubicaciones en finales.

Muy cerca de allí, en Astaná, capital de Kazajastán, las acciones más encumbradas serán de ippones, wazaris y yukos con posibilidades claras de al menos igualar lo hecho en el 2014, cuando terminamos con balance de  (1-1-2). Idalis Ortiz y Asley González deben comandar el grupo junto a José Armenteros, Magdiel Estrada, Yanet Bermoy, Onix Cortés y Dayaris Mestre.

Septiembre se iniciará con las expectativas centradas en el remo, en especial con Ángel Fournier, quien remará en Francia (31 agosto- 6 septiembre) por su tercera medalla del orbe, tras bronce y plata en ediciones pasadas. Sin levantar falsos pronósticos, el guantanamero lo tiene todo ya para ser monarca.

Una complicada lid universal enfrentarán del 7 al 15 del noveno mes del año  los luchadores de ambos estilos, grecorromanos y libres. Hasta Estados Unidos deberán ir a buscar al menos un oro sempiterno (Mijaín López), así como varios boletos hacia Río de Janeiro

Por espacio de 13 jornadas (5 -18 octubre), Qatar acogerá a boxeadores de todos los credos en un campeonato que espera contar con un mejor arbitraje, tras los deslices en Toronto. En las 10 divisiones Cuba tiene potencialidades mínimas de medallas, pero Lázaro Álvarez, Julio César La Cruz, Erislandi Savón y Yasnier Toledo deben contagiarse de oros.

Finalmente, con individualidades bien claras, la gimnasia artística enfrentará su certamen planetario (24 octubre al 1 de noviembre en Gran Bretaña) con un rostro que hizo historia en los Panamericanos: Manrique Larduet; en tanto  las pesas (20 al 29 noviembre) dependerán en gran medida de lo que haga Yoelmis Hernández, multimedallista en esas justas.

Pueden quedar algunos deportes por reseñar, pero hasta aquí lo más importante de lo que viene después de Toronto. Ojalá y a finales de año estemos hablando de varios campeones mundiales. Más de un aficionado al deporte lo agradecería no por el título en sí, sino por la devolución de esperanza que le daría. Y el deporte también es eso al final: esperanza.


Joel García León


Deja tu comentario

Condición de protección de datos