lunes, 27 de mayo de 2024

Volviendo a las chispas en los tatamis

Apuntes cuando bajó el telón del Campeonato Panamericano de Judo, disputado este fin de semana en Ciudad de Panamá...

Rafael Norberto Pérez Valdés en Exclusivo 02/05/2017
1 comentarios
Judo Panamá
La nomina masculina de Cuba obtuvo oro en el torneo por equipos para cerrar su excelente actuación en el finalizado Campeonato Panamericano de Judo en Ciudad de Panamá.

Habíamos pronosticado aquí en Cubahora, ajustados a la historia, que los judocas brasileños y los cubanos quizás se sacarían chispas sobre los tatamis este fin de semana, en el Campeonato Panamericano, disputado en Panamá.
¿Ocurrió así en realidad? Vayamos de forma cronológica, jornada por jornada, para entender mejor lo que fue sucediendo en esos tres días de competencias entre representantes de 23 países…

PRIMER DÍA: ORO SIN DEMORA

La primera alegría llegó en la misma jornada de apertura. ¿Y quizás con ribetes sorpresivos? Osniel Solís (división de los 66 kilogramos) se olvidó de tres elementos importantes: su quinto lugar en la edición de Costa Rica 2015; la presencia de competidores de mayor alcurnia; entrar a la competencia apenas como el decimotercer clasificado… ¡Resultó invencible!

Y lo fue tanto que anduvo al ritmo impresionante de wazaris en sus cuatro salidas a los tatamis montados en el Centro de Convenciones Megapolis. En la final le aplicó dos de ellos a Daniel Cargnin, medallista de bronce en el mundial juvenil de Abu Dabi 2015. Sí, aunque muy joven, es… un brasileño
La primera de sus víctimas resultó ser el canadiense Antoine Bouchard, quinto en los Juegos Olímpicos de Río 2016 (es decir: cerca de las medallas), a quien tampoco pudo vengar su compatriota Gueorgui Poklitar. En las semifinales se le volvió más difícil el peruano Juan Postigos, bronce en la justa anterior, pues la decisión tuvo que alargarse a Regla de Oro.

Solís terminó entonces la jornada inicial con varias alegrías que es bueno mencionar o repetir: salir airoso ante rivales con mayor carretera recorrida, subir a lo más alto del podio, mejorar su quinto lugar de 2015, sumar 700 puntos para el ranking mundial...
Hubo algo más en todo ello para Osniel Solís: empezar a mirar con mayores posibilidades a los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Barranquilla 2018.

La jornada del estreno les permitió a los cubanos conquistar tres medallas de bronce. Un par de ellas resultaron aportadas por los varones: Yandry Torres (60) y Magdiel Estrada (73), quien cedió en semifinales contra el brasileño Eduardo Barbosa, campeón del Abierto Europeo de Glasgow 2016. Entre las chicas la consiguió Aliuska Ojeda (57).

El bronce de Estrada, ¿por qué?, me dispara un recuerdo. Lo vi ganar a pocos metros del escenario la medalla de oro en los Juegos Panamericanos de Toronto 2015. Era inmensa su alegría y la de su entonces entrenador, Justo Noda, quien dijo algo así: “Esta medalla es para los que tenían dudas con él”. Me pareció una celebración un poquito excesiva. La vida ha dado la razón.
No quiero detenerme con tono crítico, pues no cabe, en el Magdiel Estrada de los Juegos Olímpicos de Río 2016. En ellos ganó su primer combate; luego tuvo la mala suerte de enfrentarse al georgiano Lasha Shavdatuashvili, campeón olímpico en Londres 2012, medallista de bronce allí en los de la Ciudad Maravillosa. Nadie lo duda, tiene calidad para más. Pero, ese momento no ha llegado. Lo esperamos más alto en el podio.
Un apunte: Ojeda se impuso discutiendo el bronce a la también cubana Anailys Dorvigni, quien… ¡había derrotado a una brasileña muy laureada! Sí, Rafaela Silva, campeona de lujo dos veces en Río: mundial de 2013 y olímpica de 2016.
Hubo quintos lugares para Vanessa Godínez (48), Melissa Hurtado (52) y Maricet Espinosa (63), de quien se hubiera podido esperar incluso que llegara hasta la medalla de oro. No se olvida, por ejemplo, que ganó este tipo de campeonato en 2013 y 2014, y que fue merecedora de la plata en el de 2016.
La tabla de medallas del primer día quedó así: 1.-Brasil (3-2-1), 2.-Canadá (1-1-1), 3.-Ecuador (1-1-0), 4.-Cuba (1-0-3) y 5.-Argentina (1-0-0).
¿Quería decir ello que hacía falta apretar el acelerador para cumplir el objetivo de mantener el segundo lugar continental?

SEGUNDO DÍA: EMPUJÓN DECISIVO

El estribillo de la canción dice “sábado triste, domingo feliz”. Pero, en el caso de los cubanos el sábado disparó la felicidad. Es que conquistaron ese día… ¡tres medallas de oro!

En el punto más empinado del podio se observó a Iván Silva (90), José Armenteros (100) y Alex García (más de 100).
Una precisión imprescindible: esas tres coronas, más la ganada el día anterior por Osniel Solís dejó nuestro total en cuatro, buenas de paso para quedar en primer lugar el masculino, desplazando a Brasil, que siempre, más allá de alguna que otra ausencia o no, siempre es un rival muy difícil de desplazar.

El reverso de la medalla corrió por las chicas: ninguna de oro, en su peor actuación en más de 20 años, según se recordó en Jit.
La racha sabatina la abrió Silva, ahora compitiendo en la división superior, quien se impuso por superioridad de Wazari al estadounidense Colton Brown.
Hubo un duelo entre cubanos en la final de los 100: Armenteros, apuntalado siempre por su medalla de bronce en el Campeonato Mundial de Chelíabinsk 2014, se impuso a Andy Granda.

¿Y en cuánto a García? En la final se impuso por Wazari al argentino Héctor Campos. Pero queremos detenernos en sus anteriores éxitos. Antes lo hizo contra el mexicano David Gómez, y el brasileño Ruan Isquierdo (sí, lo reseñamos por ser brasileño).
Ah… Jorge Martínez (81) terminó con bronce, y así se cumplió uno de los objetivos de la escuadra varonil: que sus ocho judocas subieran al siempre ambicionado podio de premiaciones.

La mejor entre las chicas resultó Kaliema Antomarchi (78): plata… derrotada en solo 1:50 minutos por la la brasileña Samanta Soares. Hubo bronce para Olga Masferrer (70). No llegó a medalla Daile Ojeda (más de 78).
Todo lo contado antes dejó de forma definitiva así la tabla de medallas: 1.-Brasil (6-2-4=12), 2.-Cuba (4-2-5=11), 3.-Canadá (1-2-2=5), 4.-Argentina (1-2-0=3), 5.-Ecuador (1-1-1=3), 6.-Colombia (1-0-0=1), 7.-México (0-4-3=7) y 8.-Estados Unidos (0-1-7=8).

Buen momento para resumir. Antes de los combates solo conocíamos en parte los objetivos de esta embajada del judo. Y, más allá de los lunares, se cumplieron dos: mantener el segundo lugar por países, y que todos los varones ganaran una medalla.
Los judoguis cubanos, como se recuerda, quedaron algo estrujados en los Juegos Olímpicos de Río 2016. ¿Y descubrimos el agua tibia si escribimos que hace falta seguir planchándolos?


Compartir

Rafael Norberto Pérez Valdés

Se han publicado 1 comentarios


francisco
 2/5/17 14:07

Siempre el equipo Cuba de judo ha obtenido buenos resultados en este depoprte de alto rendimiento,es un deber de esos atletas de mantener en alto este estandarte y conquistar las preseas de oro para nuestro pais,Felicidades y exitos futuros

Deja tu comentario

Condición de protección de datos