miércoles, 22 de mayo de 2024

Una carrera entre Alazanes y Águilas

La selección cubana terminó de líder en la etapa clasificatoria y aseguró un puesto en el podio de premiaciones, pero hoy tendrá de rival al representativo dominicano por el pase a la final...

Norland Rosendo González en Exclusivo 07/02/2018
0 comentarios
FRANK CAMILO MOREJON FOTO TOMADA DE TUITER
Hace un año, los Alazanes iban por el mismo camino que ahora, tres y uno en la ronda preliminar, pero cayeron en el cruce. Ahora van por cambiar la historia

Lo que parecía menos probable fue lo que al final sucedió: Tomateros de Culiacán, ya eliminado, pero con el estadio casi lleno de fieles, derrotó anoche a las Águilas Cibaeñas y las mandó a jugar contra Alazanes de Granma en la semifinal de este miércoles.

Los Tomateros no habían ganado ni un juego en la Serie del Caribe y desde el lunes estaban fuera de la muerte súbita, sin embargo, no quisieron despedirse en blanco del torneo, y lograron un éxito por 8-1 que provocó un triple empate entre las Águilas, los Caribes de Anzoátegui y los Criollos de Caguas, todos con dos y dos, a la escolta de los cubanos (3-1).

Esa situación obligó aplicar la fórmula de desempate TQB, por la cual el menos beneficiado fue el elenco de Quisqueya, que tendrá que medirse con los Alazanes de Carlos Martí por el pase a la gran final del jueves.

Águilas fue el único equipo que derrotó a los cubanos en la ronda clasificatoria, apoyados en un lanzador estadounidense, Brayn Evans, que los mareó con un cambio de velocidad letal y una curva en la zona baja que los hizo batear muchos roletazos por el cuadro, además de 11 ponche recetados.

Los últimos reportes de prensa indican que se dará un duelo entre cubanos. De un lado, Lázaro Blanco por los dirigidos por Carlos Martí, y del otro Yuniesky Maya, uno de los tres pitchers de las Águilas que nacieron en Cuba, pero que pidieron no lanzarles a sus compatriotas en la ronda preliminar.

Hace un año, los Alazanes iban por el mismo camino que ahora, tres y uno en la ronda preliminar, pero cayeron en el cruce. Ahora van por cambiar la historia, con el mismo abridor de entonces. Solo que el adversario no es el mismo, pero con el nombre parecido: Aquel fue Águilas de Mexicali. ¿Qué les parece?, ¿será que los nuestros tienen dificultades para cortarles el vuelo a esas aves, sean de donde sean?

Para el juego del todo o nada, Carlos Martí contará con Alfredo Despaigne de bateador designado y mantendrá a Frank Camilo Morejón como receptor, después que se vistiera de slugger frente a los boricuas con jonrón y tubey. De su maestría con los arreos puestos huelga hablar.

Aunque no lo ha dicho, el alto mando cubano podría hacer algunos ajustes en el line up, pues el noveno en la tanda es de los que mejor está produciendo, con seis incogibles en 12 turnos, incluido uno de los tres vuelacercas que tiene su equipo.

Él y el hombre proa, Roel Santos, conforman una dupla con un alto porcentaje de embasamiento por contacto más que por boletos, lo que le otorga circularidad a la alineación cubana y más variantes tácticas para fabricar carreras, lo mismo en el juego chiquito que con batazos siderales.

Hoy los Alazanes deben enfocarse en producir carreras rápido y que Blanco contenga a la tanda de las Águilas Cibaeñas. El pitcheo se presenta como la clave del triunfo. Si Blanco no tiene una apertura de calidad, será remplazado por Alaín Sánchez, pero si camina más allá del quinto, entonces el protagonismo monticular le corresponderá a Miguel Lahera y Raidel Martínez.

Martí confía en sus muchachos; en que exhiban lo mejor de sus capacidades, un juego armónico, sin desequilibrios y con dominio de los fundamentos. Solo en el partido frente a los dominicanos lucieron demasiadas flaquezas, que el mentor espera no se repitan ahora.

Hay un buen estado de ánimo en el grupo, y el manejo del bull pen ha sido acorde a las posibilidades, pues solo cuentan con 11 lanzadores, la mayoría con experiencia como abridor.

La otra semifinal será entre Puerto Rico y Venezuela. Los Criollos de Caguas buscan reeditar la corona de 2017, y los Caribes de Anzoátegui van por ratificar su favoritismo.

Entre las notas curiosas de esta edición figura el vuelacercas del dominicano Junior Lake, el número mil en los clásicos Caribeños.

Mientras sigue en el ambiente la misma pregunta de hace varios años, ¿cuándo Cuba organizará una Serie del Caribe nuevamente? Por lo pronto se supo que hasta que no sea miembro pleno de la Confederación de Béisbol Profesional del Caribe; y ya se otorgaron las sedes hasta 2022: Venezuela, Puerto Rico, México y República Dominicana, por ese orden. No queda más que seguir siendo invitados y ganar en patio ajeno.


Compartir

Norland Rosendo González

Vivo de aprender todos los días a contar historias. Ya voy por el prescolar en la escuela de la vida. Me escapo del mundo para ver un juego de béisbol.


Deja tu comentario

Condición de protección de datos