domingo, 27 de noviembre de 2022

Tragedia enluta al fútbol brasileño

El avión que trasladaba al club Chapecoense hacia Colombia cayó a tierra poco antes de llegar a su destino, y la confraternidad futbolística se ha hecho sentir...

José Luis López Sado en Exclusivo 30/11/2016
0 comentarios
Accidente de Avión-Club Brasileño Chapecoense

En el deporte, muchas veces hacen historia los llamados “equipos pequeños”, esos con los que ningún especialista cuenta para alzar un trofeo en determinado evento, ya sea nacional o allende los mares. Pero la tristeza se hace leyenda hoy en el mundo del fútbol, y no en el ámbito deportivo propiamente dicho.

El (casi) desconocido club brasileño Chapecoense, con jugadores muy jóvenes, y que había cobrado notoriedad con su sorpresiva llegada a la final de la Copa Sudamericana de fútbol, ya no podrá ver realidad ese sueño de alcanzar el primer título internacional de su corta historia.

Este lunes, el avión que lo trasladaba hacia Colombia, donde se debía enfrentar al favorito Atlético Nacional de Medellín, se precipitó a tierra a pocos kilómetros de su destino. El saldo tras el accidente de la nave de fabricación inglesa y perteneciente a la aerolínea boliviana Lamia, anda por los 71 fallecidos, 69 cuerpos encontrados, dos avistados y seis sobrevivientes. Estos últimos son los jugadores Jackson Follmann (portero suplente), los zagueros Alan Ruschel y Helio Neto, así como los tripulantes Ximena Suárez (azafata) y Erwin Tumiri (técnico) y uno de los 22 periodistas que le iban a dar cobertura al match: Rafael Valmorbida Henzel. El arquero Danilo Padilha, héroe de la clasificación ante San Lorenzo, de Argentina, por sus atajadas en la tanda de penales, fue hallado con vida, pero falleció camino al hospital.

UN POCO DE HISTORIA

El Chapecoense es un club fundado en 1973. Hasta el año 2009 apenas militaba en la Serie D del reconocido fútbol del gigante sudamericano, pero la llegada de algunos jugadores con cierta experiencia internacional les posibilitó llegar en 2014 a primera división.

Entre ellos aparecían el capitán Cleber Santana, ex futbolista del Atlético de Madrid y el Mallorca, Ananias y el arquero Danilo. El equipo solo contaba con un extranjero, el argentino Hernán Martinuccio, quien apenas entraba a la grama como jugador de cambio, y que se salvó de la tragedia por encontrarse lesionado.

Para poder incluirse en la gran final de la Copa Sudamericana, el club del técnico Caio Junior dejó primero en el camino al Cuiabá, también brasileño. En lo adelante se avecinaban equipos más poderosos, pero sus jugadores no se amilanaron. Y como estaban soñando en grande, el equipo se deshizo más tarde del argentino Independiente, después venció al colombiano Junior de Barranquilla, y en semifinales sentenció al favorito San Lorenzo, también argentino.

El último escollo era un hueso duro de roer: Atlético Nacional de Medellín, campeón de la Copa Libertadores. El partido de ida estaba previsto para el miércoles en esa ciudad colombiana, y el de vuelta, el 7 de diciembre en Curitiba, ya que el Arena Condá, estadio del equipo brasileño, no posee capacidad suficiente para albergar un juego de este tipo.

Como siempre —o casi siempre— sucede, los jugadores del Chapecoense sabían que la presión era para su rival, que salía como favorito para alzarse con el trofeo. Por eso, no es de extrañar las últimas imágenes de ellos, vistas a través de un video en el aeropuerto boliviano de Santa Cruz de la Sierra, antes de la salida hacia Colombia. La alegría los contagiaba. Y no era para menos. La búsqueda de un cetro importante no dejaba espacio para más.

LA MANO AMIGA

El fútbol tiene muchos valores. Y uno de esos es la confraternidad y el apoyo ante situaciones difíciles, ya sea dentro o fuera de la cancha.

A través de un comunicado, el conjunto colombiano le pidió expresamente a la Conmebol (Confederación Sudamericana de Fútbol) que le otorgue al club brasileño el trofeo continental. “De nuestra parte, y para siempre, Chapecoense campeón de la Copa Sudamericana 2016”, dice parte de la carta publicada por el Atlético Nacional de Medellín.

En tanto, los restantes conjuntos brasileños se comprometieron a cederle futbolistas sin cargo al Chapecoense para que pueda afrontar los futuros campeonatos y pidieron a la Confederación brasileña que permita que ese club no descienda a la segunda división en las próximas tres temporadas.


José Luis López Sado

Periodista


Deja tu comentario

Condición de protección de datos