jueves, 1 de diciembre de 2022

Rolando Acebal: rey por partida doble

El técnico guantanamero no solo recuperó el cetro mundial por países, sino que además, fue seleccionado como Mejor Entrenador de la WSB...

José Luis López Sado en Exclusivo 20/10/2015
0 comentarios

Y el sueño se cumplió. Para bienestar de todos su seguidores, la selección cubana de boxeo se asemejó mucho a las de otrora, esas que apabullaban sin mesura a cuanto rival enfrentaban, y acaba de firmar una sensacional rúbrica en el finalizado Campeonato Mundial de Doha, Catar.
Antes de su partida, crecían las expectativas en la Isla por ver si no era solo un “chispazo” su buen accionar en la IV y V Serie Mundial de Boxeo (WSB, siglas en inglés), en las que los Domadores habían sido implacables con sus oponentes, muchos de quienes se encontrarían sobre el ring catarí.
Pero, tras nueve intensas fechas competitivas, no hubo margen a dudas. Con una cosecha de cuatro medallas de oro, dos de plata y una de bronce, los alumnos del jefe de entrenadores Rolando Acebal reconquistaron un título por países que se les hacía ajeno desde la cita de Mianyang, China 2005.
En el recibimiento al primer grupo de la delegación en el aeropuerto internacional José Martí, Cubahora pudo conversar con Acebal, quien se convirtió en “rey por partida doble”, pues además de recuperar el cetro, en la gala mundial de la AIBA se le entregó el trofeo como Mejor Entrenador de la WSB, pese a que Domadores cedió 4-6 en la final contra Astaná Arlans, de Kazajstán.
El grupo venía de pelear a cinco asaltos en la WSB y ahora debió combatir a solo tres rounds. ¿Cómo se preparó para este cambio?
—Nuestro equipo ya lleva mucho tiempo peleando, tiene una táctica competitiva muy amplia y se han obtenido buenos resultados. Antes, peleamos en el certamen clasificatorio de Venezuela, también a tres rounds. Y como recordarás, nueve de los diez hombres que asistirían al Mundial (solo faltó Erislandy Savón), intervinieron el mes pasado en la Serie Nacional, torneo por equipos en el cual también combatieron a tres asaltos y les sirvió para ponerse en forma con su peso corporal.
¿Cómo vio el torneo catarí?
—Sinceramente, fue un evento muy fuerte. En Catar se reunieron los mejores boxeadores del mundo afiliados a la AIBA, porque hubo clasificaciones en todas las regiones geográficas, además de que participaron púgiles de mucha experiencia en la WSB y en la APB (Asociación Profesional de Boxeo), que también ha sido favorecida con boletos para los venideros Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016.
Cuba recuperó el cetro por naciones. Entonces, ¿conforme con el resultado?
—Me siento bien, pero la cosecha pudo ser mucho mayor. No me gusta justificar las derrotas, pero quienes no pudieron avanzar en busca del oro y los que despojaron en busca del cetro, realmente no perdieron. Los jueces fueron bastante injustos con nuestros muchachos. Como hubo mucha calidad en este Mundial, se esperaban diferencias mínimas en los combates. Y esa la sacaron los nuestros, quienes pelearon bien y sobre el ring cumplieron con todo lo indicado por el colectivo técnico.
“Uno de los ejemplos más claros de este abuso fue la pelea del supercompleto Leinier Peró frente al uzbeco. Dio los mejores golpes, se defendió bien, el rival se amarraba y empujaba y nunca lo penalizaron. Además, vale citar que a muchos de estos jóvenes cubanos les hicieron ofertas de compras de peleas y todos respondieron como atletas que son formados por la Revolución”.
No obstante, ya que citó a Peró, recuerdo que eran él y el minimoscas Joahnys Argilagos, quienes menores posibilidades de éxito tenían en el vaticinio del colectivo técnico…
—Exactamente, pero ya oíste cómo se la quitaron a Peró y lo dejaron sin opciones de continuar peleando, y también pudiste ver la sorpresa que nos dio Argilagos, con esa medalla de oro.
¿Cuál piensa que ha sido la clave del crecimiento alcanzado por el boxeo cubano?
—Sin dudas, se ha mantenido la potencialidad del equipo. Cuba ya venía tocando a las puertas de la reconquista del título mundial por países. En Bakú 2011 y Almaty 2013, nos ubicamos en un rango potencial, porque ser segundo o tercer lugar, implica que se está muy cerca del trono. Y en esas dos citas, habían ganado Lázaro Álvarez y Julio César La Cruz, quienes como se esperaba, repitieron ahora. Nosotros supimos aprovechar la dinámica competitiva que nos dio la inclusión como franquicia en la WSB y eso trajo muy buenos dividendos.
Usted fue catalogado como Mejor Entrenador de la WSB…
—La designación cayó en mí, pero yo soy quien represento a un colectivo muy grande de entrenadores, que se entregan cada día con mucho interés. Este es un trabajo que requiere de mucha unión y nosotros la tenemos.
¿Y Río de Janeiro 2016?
—En los próximos seis meses, tendremos muchas competencias. Unas de tres asaltos y la VI WSB, a cinco. Y sabremos aprovecharlas bien. Este Mundial de Catar, en el año anterior a los Juegos Olímpicos, nos hace pensar en grande. Hay que trabajar cada día más para conseguir los cuatro boletos que nos faltan para ir con equipo completo a esa cita de Río.
    
 


José Luis López Sado

Periodista


Deja tu comentario

Condición de protección de datos