miércoles, 22 de mayo de 2024

¿Retornará Cuba a la Serie del Caribe?

Otra vez la manipulada MLB agrede a la pelota cubana. Experiencias anteriores de similares agresiones obligan a pensar con pesimismo...

Helio Ángel Menéndez García en Exclusivo 24/08/2013
6 comentarios
Logo Serie del Caribe - Margarita 2014
¿Es raro que a Cuba se le impida ir a la Serie del Caribe?

La anunciada reaparición de Cuba en la próxima Serie del Caribe de Béisbol, programada para efectuarse en Islas Margarita el año venidero, no solo despertó justificada expectativa entre los cubanos, también entre aficionados de otros países del área y fuera de ella. ¿Razones? Ansiedad por comprobar cómo anda la salud de la otrora invencible maquinaria cubana, por estos días un tanto deprimida.

Ahora bien, al parecer tal propósito (¡no debe causar asombro a los cubanos!) amenaza con convertirse “en foul a las mallas” por obra y gracia de los dirigentes máximos de la MLB —Major League Baseball— que siguiendo órdenes provenientes de Washington arremeten nuevamente contra la pelota cubana.

El chantaje de la MLB para mantener a Cuba fuera de la Serie del Caribe consiste en que las ligas de Venezuela, República Dominicana, Puerto Rico y México tendrían que jugar sin peloteros pertenecientes a la MLB, que es la surtidora fundamental de los mejores jugadores.

Antecedentes sobran. Lo hicieron en 1960 cuando esgrimiendo cínicos pretextos robaron a Cuba la sede de los Cuban Sugar Kings para trasladarla a Nueva Jersey y lo hicieron poco después al prohibir que los peloteros estadounidenses jugaran en la liga profesional nuestra.

Un año más tarde, en 1961, el campeonato cubano se jugó solo con peloteros nativos. Tocaba a La Habana ser anfitriona de la Serie del Caribe, pero ese derecho le fue arrebatado caprichosamente otorgándosele a Venezuela, la que renunció por temor a un fracaso económico al no asistir Cuba. ¿Por qué entonces extrañarnos de esta nueva agresión que amenaza con la exclusión de Cuba de la Serie del Caribe?

UN POCO DE HISTORIA

La Serie del Caribe se gestó en reunión convocada por el Comisionado General del Béisbol de Ligas Menores, George Trauttman, con la presencia de los delegados de Cuba, Venezuela, Puerto Rico y Panamá.  La misma se efectuó en Miami, EE.UU. y con posterioridad se convocó a una segunda sesión en La Habana, la cual tuvo lugar en el Roof Garden del Hotel Sevilla.

En ella se establecieron las reglas que regirían las Series del Caribe así como el calendario de juego de ese primer campeonato, en 1948. Los equipos se enfrentarían todos contra todos a dos vueltas y los participantes para el juego inaugural de esa primera versión serían, por Cuba, el Almendares y por Venezuela, Cervecería Caracas.

Al igual que se ha programado para las actuales Series, los países eran representados por los equipos campeones en sus respectivas Ligas. En aquella primera ocasión tocó a los azules del Almendares, dirigidos por Fermín Guerra, ganar el primero de los siete títulos obtenidos por Cuba entre 1949 y 1960. La nota relevante de esta Serie inicial resultó el cubano Agapito Mayor, un lanzador zurdo de mucha flema y control, que ganó tres juegos sin perder ninguno. 

Las siete victorias cubanas se repartieron así: Almendares en 1949 y 1959 con Clemente “Sungo” Carreras de timonel; Habana, 1952, (Miguel Ángel González); Cienfuegos 1956 (Oscar Rodríguez) y 1960 (Tony Castaño); Marianao, 1957 y 1958 con Napoleón Reyes de manager en ambas ocasiones. Los cinco restantes campeonatos correspondieron cuatro a Puerto Rico y uno a Panamá. Venezuela se fue en blanco.

Al ser separada Cuba de la Serie del Caribe, la misma colapsó y no fue hasta 1970 que volvió a la vida en la que algunos medios llamaron su segunda mitad. Esa vez ganó Venezuela bajo las órdenes del cubano Carlos “Patato” Pascual. A partir de entonces República Dominicana resultó el país más ganador con 16 títulos a su favor. Puerto Rico le siguió con 10, Venezuela 6 y México cinco.

¿Participará Cuba en la próxima edición de la Serie del Caribe prevista para Isla Margarita? El plazo convenido por la MLB con los federativos caribeños para otorgar el “permiso” ha finalizado sin que hasta el momento se haya anunciado acuerdo alguno. Sólo queda pues, esperar; no obstante, experiencias anteriores obligan a pensar con pesimismo sobre el retorno de Cuba a la Serie de la cual fue fundadora.


Compartir

Helio Ángel Menéndez García

Se han publicado 6 comentarios


abel
 29/8/13 22:35

Excelente articulo de mi maestro Elio Menéndez.Es un privilegio para los jóvenes que incursionamos en el periodismo deportivo contar con un mentor de su talla,que ha obtenido los premios más relevantes que entrega la Upec y la Aips.Este tipo de trabajo periodístico debe tener más espacio en la prensa cubana.

armando
 27/8/13 9:58

Saludos: Mi mayor respeto al periodista que escribio este articulo, UN EJEMPLO DE PERSONA Y PROFESIONAL DE LA PRENSA. hay que tener 2 dedos de frente para no perder tiempo en esa competicion. 1. El dinero que hay que abonar para competir puede usarse en comprar implementos deportivos o reparar las instalaciones deportivaso crear otras. 2. Se sabe que el Dpto del tesoro de EEUU , esta detras de cualquier operacion economica de Cuba para embargarla, (o es que se olvido el PREMIO DEL CLASICO). El organismo deportivo de Cuba no debe caer en esas perdidas de tiempo enesos eventos que solo constituyen "NOTICIAS y DINERO PARA LAS AGENCIAS DE PRENSA CAPITALISTAS QUE LAS TRANSMITEN "

javier
 25/8/13 16:14

creo que deben dejar jugar a los cubanos pues la serie es del caribe y no de la mlb

Miguel Alejandro Capote desde Fb
 25/8/13 10:18

muy bien lograda esa noticias pq no dan la version con esa misma calidad de lo q paso con el inicialista Yozzen Cuesta q paso ?? pq no influyen y dejan jugar a nuestros peloteros legalmente en la "manipuladora" MLB yo creo q de ser asi le podriamos llamar tambien manipulador "INDER" , disculpen mi franqueza

Andrés Hernández Rivero desde Fb
 25/8/13 10:17

Agreden a la pelota cubana de nuevo!!!

Alejandro
 24/8/13 10:09

Algunos enfoques erróneos: Primero: “los dirigentes máximos de la MLB —Major League Baseball— que siguiendo órdenes provenientes de Washington arremeten nuevamente contra la pelota cubana”. Este aspecto no debe manejarse así. La MLB quiere que Cuba esté en la Serie del Caribe, el problema es que tiene que cumplir con las leyes del bloqueo económico impuesto por Estados Unidos a la Isla y del que no está exento ninguna empresa norteamericana. No es lógico arremeter contra las Grandes Ligas cuando solo se ciñen a una política entre Gobiernos. (Regulaciones de Control de Activos Cubanos (CACR: Cuban Assets Control Regulations, que establecen que “a ninguna organización de béisbol de Estados Unidos se le permite involucrarse en transacción de ningún tipo con Cuba, a menos que se pida una licencia específica”). Eso es relaciones de Estado no cumplimiento de órdenes de la organización beisbolera. Segundo: “El chantaje de la MLB para mantener a Cuba fuera de la Serie del Caribe consiste en que las ligas de Venezuela, República Dominicana, Puerto Rico y México tendrían que jugar sin peloteros pertenecientes a la MLB, que es la surtidora fundamental de los mejores jugadores”. La firma del la firma del Winter League Agreement (WLA) no está condicionado por la incorporación de Cuba a la Serie del Caribe, sino por no llegar a un consenso en cuanto al punto de la “fatiga extrema”. http://www.el-nacional.com/deportes/guante_de_oro/ACUERDO-BEISBOL-INVERNAL-MLB_0_248975231.html#.UhUTzse2u68.twitter Tercero: “Antecedentes sobran. Lo hicieron en 1960 cuando esgrimiendo cínicos pretextos robaron a Cuba la sede de los Cuban Sugar Kings para trasladarla a Nueva Jersey y lo hicieron poco después al prohibir que los peloteros estadounidenses jugaran en la liga profesional nuestra. Un año más tarde, en 1961, el campeonato cubano se jugó solo con peloteros nativos. Tocaba a La Habana ser anfitriona de la Serie del Caribe, pero ese derecho le fue arrebatado caprichosamente otorgándosele a Venezuela, la que renunció por temor a un fracaso económico al no asistir Cuba”. Este aspecto merece un análisis mucho más profundo, detrás existe un fenómeno (el triunfo de la Revolución Cubana) de magnitudes impredecibles y radícales en aquel momento. Juzgar a unos y a otros de manera conveniente no aporta un ápice argumento para entender el feómeno. Una sola pregunta desmorona la visión del comentario ¿Permitiría Cuba el béisbol profesional? Un poco más tarde se corroboraría. El país eliminó esta práctica y estableció las Serie Nacionales amateurs. Cuarto: “Al ser separada Cuba de la Serie del Caribe”... Cuba no fue separada de la Serie del Caribe. Cuba eliminó el Béisbol profesional y la organización que rige las Ligas del Caribe se llama Confederación de Béisbol Profesional del Caribe (CBPC). Además, la eliminación del béisbol profesinal en la Isla se hizo con la misma intención que las demás leyes de expropiación de bienes. Entonces Cuba no podía estar en la Serie del Caribe, es algo más que lógico. Pero si esto no resulta suficiente y queremos culpar a la CBPC debíamos hacernos otra pregunta. ¿Tenía el Gobierno Revolucionario alguna intención de asistir a este tipo de evento? NO. Realmente el cometario arremete contra una institución (MLB) que bien o mal cumple con una disposición del Gobierno al cual se debe (como cualquiera en cualquier lugar del mundo) y la que en estos momentos está negociando –como lo hizo para el Clásico Mundial- para lograr que Cuba este en este tipo de evento. Por otra parte nadie ha dicho que los máximos responsables en todo este fenómeno son los dirigentes de la Confederación del Caribe, que conociendo del diferendo Cuba-USA y de todas las regulaciones existentes incorporaron a Cuba a la organización sin tenerlo en cuenta y sin haber solicitado la licencia con tiempo. El bloqueo a Cuba es una gran realidad pero lo que se está haciendo ahora pudo hacerse hace meses. Error del señor Juan Francisco Puello Herrera de pasarlo por alto. Tal vez mañana no sea permitida la incorporación de Cuba a la SC, pero no serán las Grandes Ligas los responsables. Gracias.

Deja tu comentario

Condición de protección de datos