sábado, 25 de mayo de 2024

Maykel Herrera: ¿un pintor que lucha?

El reconocido artista plástico es un enamorado de la lucha. Incluso visita el colchón, y practica junto a los mejores gladiadores cubanos...

Duanys Hernandez Torres en Exclusivo 25/06/2022
0 comentarios
Maykel Herrera-pintor-lucha
Maykel Herrera ama a la lucha, un deporte que resulta una de sus grandes pasiones. (Duanys Hernandez Torres / Cubahora)

La visita al Torneo Todos Estrellas de la lucha cubana nos dejó una grata sorpresa. Escondido en la sombras, y en la última fila de asientos del Coliseo de la Ciudad Deportiva se encontraba el reconocido pintor Maykel Herrera.

Silencioso observaba cada pelea en los colchones. Quería pasar inadvertido, pero para un filólogo amante de la cultura cubana sería imperdonable no reconocerlo. Me acerqué, y le pregunté si era él, el reconocido pintor. Su sonrisa me confirmó que lo habíamos cazado in fraganti. No quería acercarse, ni que lo reconocieran. Desde el anonimato de su butaca estudiaba los combates. Maykel Herrera ama a la lucha. ¿Quién lo diría?

Pero, ¿Cómo es posible que un pintor con tanta sensibilidad disfrute un deporte de combate? ¿Qué tiene la lucha que Maykel Herrera la necesita como ese otro complemento? ¿Por qué es una de sus grandes pasiones? ¿A qué se debe ese idilio? Camagüey, como tantas veces en el arte y el deporte, tiene muchas de estas respuestas.

El pintor tuvo que salir de las sombras, y crear un lienzo a bases de respuestas donde el colchón sería el gran protagonista.

«Desde muy pequeño entrené este deporte, la lucha libre, aunque igual la greco son modalidades que desde el punto de vista físico y mental le aportan mucho a mi vida. Y dije le aportan, porque todavía que tengo 43 años me divierte muchísimo, y siento que me da salud entrenar algunas veces a la semana.

Voy con estos muchachos al Cerro Pelado, me subo en el colchón, entreno, corro un poco y hacemos lucha. Es algo que me apasiona muchísimo. Todo el mundo por lo general tiene un deporte que le gusta como el futbol, el béisbol, a mí también me gustan, pero la lucha es algo que me corre por las venas desde muy pequeño.


El reconocido pintor ha compartido sesiones sobre el colchón con Mijaín López. (Cortesía del entrevistado)

Sé que es algo muy singular ver un artista que entrene un deporte como este, pero a mí me llena mucho. Sencillamente lo veo como un empleo físico que es bien importante. Pero, a la misma vez desde el punto de vista mental es como un juego de ajedrez. Aquí  se desarrollan mucho las ideas, la creatividad. Es algo que me ha ayudado mucho a llevar mi vida, incluso como artista.

- Y ha estado en un colchón hasta luchando con Mijaín López

- Todos estos atletas son mis amigos de verdad. Desde Mijaín López, Yasmani Lugo, Reinier Monteagudo, Luis Orta y Daniel Gregorich en la parte de la greco. Igual en la libre tengo muchos amigos como Yuniesky Torreblanca. Para mí es un juego especial.

Hemos grabado documentales. Yo llevo casi treinta años de carrera como artista plástico. Siempre es muy singular como un artista entrena lucha. Varias veces me han llevado, incluso de revistas extranjeras, al colchón a verme entrenando con Mijaín, o a grabarnos documentales porque sé  que es algo atractivo y diferente, por sobre todas las cosas Tenemos una amistad de años, y subo todavía a ese colchón, y me siento como si tuviera quince años recordando mis viejos tiempos.

Es algo que me saca de mi círculo de todos los días. Mi carrera es muy solitaria. Un pintor tiene que pintar solo en su cuatro. No es como un cantante que hace su trabajo con un grupo musical. Un artista de la plástica trabaja generalmente solo en su taller.

Es para mí muy gratificante y mágico soltar esos pinceles, con la vista cansada, ponerme mi ropa de lucha e irme a un colchón. Eso a mí me complementa el día, y es lo que verdaderamente me hace un día completo. Después de esas dos cosas regreso a mi casa con mi esposa y mi hijo, y no se puede pedir más. Me completa mucho la vida. Soy un hombre feliz cuando puedo unir esas dos profesiones, y lo llevaré siempre con muchísima pasión.

- ¿Llegarán obras vinculadas con la lucha?

- He hecho varias obras. Hace unos meses terminé el primer cuadro que le hice a mi hijo, un cuadro bastante grande, casi de dos metros, con mis zapatillas de lucha que están rotas del entrenamiento.

Justamente en ese momento estaban sudadas de entrenar, y la obra se llama Zapatos de lucha, que también evoca la lucha que le espera a mi hijo en el futuro. O sea, un poco que se juega con el concepto de cada una de las cosas para poder armar una idea más conceptual y que llegue al público que es lo más importante.


Compartir

Duanys Hernandez Torres

Periodista


Deja tu comentario

Condición de protección de datos