viernes, 2 de diciembre de 2022

Los Beatles “sonaron” en el Wanda Metropolitano (+Video)

El Liverpool se impuso 2-0 al Tottenham y levantó su sexta Copa de Europa...

José Luis López Sado en Exclusivo 02/06/2019
0 comentarios
Tottenham-Liverpool-Final-Champions-League-2019
Liverpool se corona campeón de la Champions League 2019.

Realmente, me quedé con ganas. Las nóminas de cada colectivo, pletóricas de jugadores sumamente talentosos, con dos directores técnicos bien capacitados, colmaban mis expectativas. Pero no fue así. La final de la Champions League 2019, pasará como una más, sin grandes cintillos. El Liverpool, aferrado al diseño de juego de su director técnico Jürgen Klopp, se impuso 2-0 al Tottenham, en el Wanda Metropolitano, de Madrid, para alzarse con su sexto título en estos certámenes.

Klopp venía de perder seis finales, incluida la pasada Champions como timonel del club de la ciudad de Los Beatles, frente al Real Madrid. Y enfrente, tenía al bien llamado “rival de los Milagros”, porque el Tottenham acumuló demasiadas quimeras en esta temporada para estrenarse en una final de Champions.

Pero apenas a los 27 segundos de escucharse el silbatazo del árbitro esloveno Damis Skomina, se acabó el partido. Sí, como usted lo lee. Por los alumnos de Klopp, que siempre conjugan el verbo atacar –por cualquiera de las zonas de la cancha-, el extremo izquierdo Mané centró la pelota y su disparo se proyectó contra el brazo extendido de Moussa Sissoko. El árbitro señaló penalti y Mo Salah lo transformó con un potente zurdazo.

De ahí en adelante, el equipo de los Spurs se agrupó e intentó tener la pelota, con su mediocentro Harry Winks, aunque también tenían a Christian Eriksen y Dele Alli. Pero ese trío no pudo conectar con su delantero Harry Kane, sin ritmo de competición –no jugaba desde inicios de abril- ni con el sudcoreano Heung Min Son.

Mientras, el Liverpool, con la tranquilidad que le dio ese gol de camerino, abrió un poco más sus bandas con el talento de Alexander-Arnold y Andrew Robertson; pero tampoco aparecía la conexión con Mané o Salah. Y el primer tiempo, realmente, fue para el olvido: poco arte, mucho músculo, balones mal entregados y escasas llegadas al área rival, aunque se debe mencionar, primero, la total entrega de ambos cuadros y, segundo, la buena defensa de los Reds, comandada por el central holandés Virgil Van Dijk. Y así se fueron al descanso.

En la segunda mitad mejoró algo el tránsito del balón, porque el Tottenham tenía que ir en busca de la portería rival, y el Liverpool se veía preparado para buscar el otro gol que les diera tranquilidad.

Pochettino, el timonel de los Spurs, le dio entrada a Lucas Moura, el héroe de Ámsterdam al marcar los tres goles de la histórica remontada contra el Ajax. Así, ya tenía cuatro atacantes. Y minuto a minuto, crecía su acoso a la valla de Alisson Becker. Pero el brasileño dista mucho de ser Karius, el calamitoso cancerbero que tan mal estuvo en la final del año pasado contra el Madrid. ¿Lo recuerdan verdad?

Dele Alli, en buena posición, fue infructífero con un remate que Alisson tapó sin contratiempos. Luego disparó Son en el borde del área, y Lucas Moura, y Eriksen con un potente tiro, e incluso Llorente, que también entró en escena.

Pero Alisson les ahogó el grito de gol con sus espectacilares manotazos y despejes. Y cuando más atacaba el Tottenham, llegó el belga Divock Origi y, aprovechando un córner mal defendido, marcó el definitivo 2-0 en el minuto 87.


Divock Origi marcó el segundo gol en el minuto 87 (Foto: Sergio Pérez/Reuters).

Y para finalizar, los dejo con una pregunta: tras este título de Champions y el excelente año que ha tenido con el Liverpool y con su selección de Holanda en la Liga de Naciones, ¿podrá el espectacular zaguero Van Dijk ganarse la nominación de Balón de Oro?


José Luis López Sado

Periodista


Deja tu comentario

Condición de protección de datos