viernes, 2 de diciembre de 2022

Las baloncestistas, ¿suscribirán otra historia?

El quehacer de las muchachas en este ciclo despierta algunas suspicacias en cuanto a lograr el cetro en los Juegos Deportivos Centroamericanos y del Caribe ...

Abelardo Gregorio Oviedo Duquesne en Exclusivo 05/07/2018
0 comentarios
Basquet
Nuestro representativo de muchachas necesita suscribir una nueva historia (Foto:fiba.basketball.com).

Parece que ya es una  costumbre que las federaciones de baloncesto del orbe ofrezcan un bajo perfil en sus vaticinios, cuando sus representativos acumulan una opaca demostración en la campaña. El seleccionado de baloncesto, clasificación femenina, del país es uno de los causantes de esa conducta por parte de los dirigentes deportivos, porque han cosechado una discreta actuación en estas primeras campañas del ciclo, no obstante juegan en ligas foráneas la mayoría de sus integrantes.

Sin dudas, para muchos la altura competitiva de las alumnas de Alberto Zabala hoy es insuficiente como para lograr faenas similares a las rubricadas en aquellos eventos eliminatorios del pasado siglo y que les proporcionaron comparecer a varios campeonatos mundiales; y a varias lides de esa naturaleza escenificadas en la actual centuria.

Y para otros la preocupación es aún mayor, pues consideran que las muchachas ahora carecen de la fortaleza necesaria para arrollar, como sucedía antes, a las formaciones de México, Puerto Rico, y otras, en los Juegos Deportivos Centroamericanos y del Caribe (CAC) que esta vez organiza la urbe colombiana de Barranquilla. Porque mientras aquellas formaciones crecían la nuestra ha perdido, inexplicablemente, los atributos que les permitieron obtener una inusitada preponderancia tanto en el entorno hemisférico como universal.

El estratega está sentado sobre un volcán. La afición duda del quehacer de sus discípulas en el torneo de la multidisciplinaria liza regional que acogerá del 20 de julio al 3 de agosto el Coliseo Elías Chewing y la Plaza de la Paz.

Y tampoco los seguidores de la disciplina en el archipiélago confían plenamente en nuestras jugadoras, porque en estos momentos aparece como favorita la formación de Puerto Rico para dominar la clasificación general de la añeja cita multideportiva cita que se extenderá entre el 19 de julio y el 3 de agosto.

Es una incógnita saber cómo jugará Cuba en esta ocasión, porque los tiempos cambian; y es preciso marchar al compás de las nuevas exigencias, renovarse. A mi modo de ver, la ausencia de una jugadora alta, dominante debajo de los tableros, afecta aún más claramente las pretensiones del combinado y obliga a estructurar formaciones ofensivas más precisas con vistas a compensar el déficit en la lucha por los rechaces.

Asimismo, la oportunidad requiere de mayor nivel de intimidación por intermedio de la defensa. En otros cuatrienios la defensiva de las muchachas desarmaba, y desalmaban, al contrario a poco de empezar el segundo parcial del juego. Las razones destructivas de entonces poco valen en esta centuria, pues los contrincantes seguramente las estudiaron. Las estrategias planteadas ahora en esa vertiente deben causar un pronto disgusto en las filas de los oponentes. Y una las vías para lograr ese objetivo es mediante el sostenido asedio acompañado por el consecuente robo del balón.

Empero la tricolor seguirá bajo riesgo, y quizás ceda, si el adversario replica con la táctica de mover bastante la esférica antes de tirar a la cesta. Y sus integrantes demoran en identificar esa mortal táctica que provoca dejar brechas por malgastar el nivel de concentración.

Una vieja frase del deporte de las canastas sentencia que un seleccionado lidera un clásico si enseña voluntad para insistir a la defensa. Y acreditar la correlación adecuada para salvaguardar la cesta y realizar la ofensiva para liderar el tercer cuarto porque, según los analistas, el colectivo que domina ese segmento del cotejo casi siempre lidera el marcador final.

Por naturaleza, el baloncesto es un deporte que conquista en cualquier latitud del planeta. Y ahora también acontecerá lo mismo en las salas destinadas para el ejercicio de los expositores de cada sexo radicados en los dos apartados. Ojalá que nuestro representativo de muchachas sea uno de los protagonistas en ese gran espectáculo. Y con su look sobre la duela enamoren a todos los amigos de esa especialidad en esta parte del hemisferio occidental. Porque necesitan suscribir una nueva historia.


Abelardo Gregorio Oviedo Duquesne


Deja tu comentario

Condición de protección de datos