jueves, 1 de diciembre de 2022

La 56: una Serie Nacional con pobres augurios

Poco aportaron los recientes topes. No suben a la mata pero cogen cocos. Subseries iniciales...

Helio Ángel Menéndez García en Exclusivo 03/08/2016
0 comentarios

En tanto la afición deportiva del país aguarda ansiosa por el inicio de los Juegos Olímpicos, con sede en Río de Janeiro, los equipos que participarán en la 56ta. Serie Nacional de Béisbol a iniciarse el próximo día 7, dan los toques finales a su preparación para el magno evento cubano de la bola y los strikes.

Será una serie nacional de augurios poco halagüeños, lastrada no solo por el descenso cualitativo que hoy experimenta nuestra pelota, sino además por la sensible ausencia en su etapa clasificatoria de figuras relevantes que hoy juegan bajo contrato en otras ligas foráneas.

Los resultados obtenidos en el torneo CANAM y el más reciente tope con la selección universitaria de Estados Unidos constituyen muestra palpable de que aún falta un buen trecho por recorrer para retornar al lugar cimero que por méritos propios llegó a ocupar Cuba en el béisbol internacional.

Bastante se ha dicho y escrito acerca de la selección universitaria estadounidense que acaba de visitarnos. Discrepamos de quienes, tal vez por minimizar nuestra pelota, pregonan que se trataba de colegiales, sin tomar en cuenta que precisamente es universitaria la fuente de la cual se nutren hoy los equipos de grandes ligas.

No obstante, discrepamos igualmente de quienes tratan de magnificar el tope, adverso a Cuba, comparando a estos universitarios con aquellos otros que años atrás hubimos de enfrentar en topes similares y en campeonatos oficiales como juegos panamericanos y series mundiales.

Este equipo de ahora demostró lo que todos conocemos: saben jugar a la pelota, poseen tacto y buen pitcheo, acrecentado por la sequía productiva de nuestros bateadores, pero estuvieron muy lejos de aquellos otros en los que conocimos a pitchers del calibre de Burt Hooton, Bob Carpenter, Greg Olson, Jim Abbott y otros que no demoraron en establecerse en la Gran Carpa.

No estuvieron en esta selección universitaria bateadores del linaje de los McGwire, Barry Bonds, Robin Ventura, Jim Carter (llamado por los cubanos el presidente) Ty Griffith y muchos más que dejaron gratísima impresión frente a un pitcheo cubano de anjá. Eran los tiempos de Vinent, Pedro L. Lazo, Jorge L. Valdés, y tantísimos otros tiradores de primera línea.

Este equipo estadounidense al que nos enfrentamos apenas pudo batear frente a nuestro debilitado pitcheo, sin que enseñaran cañoneros de largo alcance.

Por demás, salvo algunas excepciones, en el campeonato nacional Sub 23 recién finalizado tampoco se vislumbraron figuras con desarrollo como para hacernos sentir optimistas y en sentido general se palparon los mismos errores garrafales que hoy minan a la pelota cubana.

Se habla de respetar la territorialidad y en nombre de esa territorialidad nos obstinamos en mantener 16 equipos, permitiendo, sin embargo, que jugadores estelares emigren de la provincia que lo formó a otra con mayores recursos en beneficio de esta “que no subió a la mata pero cogió los cocos” parafraseando a ese magnífico trovador llamado Tony Ávila, cronista de la realidad cubana.

Las subseries que darán inicio a esta 56ta. Serie Nacional de Béisbol serán las siguientes:

HOME CLUB   VISITADOR

Pinar del Río         Matanzas

Industriales            Mayabeque

Isla de la Juventud Artemisa

Cienfuegos             Villa Clara

Ciego de Ávila       Sancti Spíritus

Camagüey              Las Tunas

Granma                  Holguín

Guantánamo          Santiago de Cuba.

Todos los desafíos en la etapa clasificatoria se jugarán en horas de la tarde.


Helio Ángel Menéndez García


Deja tu comentario

Condición de protección de datos