lunes, 22 de abril de 2024

Hora de planchar los Kimonos

Apuntes esperando el ya inminente Campeonato Mundial...

Rafael Norberto Pérez Valdés en Exclusivo 19/08/2018
0 comentarios
Idalys Ortiz
Idalys Ortiz: tres medallas olímpicas

Es posible que el doctor Jigoro Kano (28 de octubre de 1860-4 de mayo de 1938), el maestro japonés fundador del judo, se encuentre en el cielo. Si fuera así desde allá no me dejaría mentir. Le tengo un gran respeto a lo hecho por nuestros compatriotas y confianza en lo que pueden lograr en próximas competencias. Y por eso me permití un título así: “Hora de planchar los judoguis”.

Es hora ya de enfocar la atención hacia el muy cercano XXXVII Campeonato Mundial, a partir del 27 de agosto en Bakú (Azerbaiyán). ¿Se podrá mejorar el discreto desempeño de las dos ediciones anteriores, en las cuales solo se pudo ganar una medalla en cada uno de ellos, incluso de bronce? En el de Astaná 2015 la aportó Idalys Ortiz (división de más de 78 kilogramos). Y en el de Budapest 2017 lo hizo Kaliema Antomarchi (78), en el cual Ortiz fue una de las ilustres ausentes.

Pero a la hora de enfocar los reflectores hacia Bakú es mejor ir paso a paso…

SE ESPERABA MÁS

Y si vamos a ir paso a paso todavía escuchamos con fuerza los ecos de los recientes XXIII Juegos Centroamericanos y del Caribe Barranquilla 2018 (del 19 de julio al 3 de agosto), en los cuales, recordémoslo sin demora, no le fue bien a nuestro judo.

La gran figura actual del equipo femenino cubano, Idalys Ortiz, resumió con pocas palabras, sin paños tibios, a su regreso al aeropuerto habanero, su opinión de lo ocurrido: “En el judo esperábamos muchas más medallas. Pero hay que tener en cuenta la juventud de varios de los integrantes. Todos dieron el cien por ciento”, dijo la tres veces medallista olímpica en la división de más de 78 kilogramos, pues, como se recuerda, ganó bronce en los de Beijing 2008, oro en Londres 2012 y plata en Río 2016.

Ella misma fue una de las que subió ahora a lo más alto del podio en el colegio Marymounth. Ah, y era muy lógico, le fue un poquito más complicado que en otros momentos. Tuvo que hilar muy fino ante la boricua Melissa Mojica, quien la había vencido en junio.

“Llevo reincorporada poco tiempo al equipo. Enfrenté a una atleta fuerte. Nadie pensó que iba a ser fácil. En casos así una sabe que no puede flaquear y, llevada por la experiencia, tratar de aprovechar un error de la contraria”, confesó.

Todavía no he escrito que el combate no tuvo decisión en el tiempo establecido y debieron buscar la definición ya en Regla de Oro…

En otro momento señaló: “Han participado los mejores del área. Me he enfrentado a Melissa en más de 14 oportunidades y perdido en dos. Me preparo a conciencia en lo físico y lo psicológico, porque un error en cualquiera de las fases del evento resulta fatal”.

Una vez más Idalys Ortiz fue una carta de triunfo segura…

REPASO IMPRESCINDIBLE

Recordatorio: En los anteriores juegos, los de Veracruz 2014, el judo cubano había ganado 13 de las 18 medallas de oro posibles. Ello los ubicó terceros a nivel de nuestra delegación en el aporte de medallas, detrás del atletismo (23) y el tiro deportivo (14, solo una más).

Pronóstico para Barranquilla: “Les hemos inculcado a nuestros dos equipos que vamos por todas las de oro”, dijo unos días antes de la partida Rafael Manso, presidente de la Federación Cubana. Es decir, por 16 eventos individuales y dos por equipos. ¿Y quiénes son los de más posibilidades?, se le preguntó. “¡Todos!”.

¿Qué pasó en Barranquilla?: Los cubanos, en un descenso, ganaron ocho medallas de oro (cuatro de los varones en la competencia individual, dos de las chicas, y las dos por equipos). La cuenta es muy sencilla: cinco doradas menos que en Veracruz 2014. En cuanto a coronas, el comportamiento de nuestros compatriotas en los principales deportes resultó así: Tiro: 12 (2 menos en comparación con Veracruz 2014); Atletismo: 10 (-13); Lucha libre: 8 (+3); y judo: 8 (-5).

ENTRETELONES

Los hombres, como acabamos de escribir, salieron mejor parados esta vez, pues lograron cuatro de los seis títulos en las competencias individuales, gracias a los desempeños de Oniel Solís (66 kg), Magdiel Estrada (73 kg), Iván Silva (90 kg), Andy Granda (+100 kg).

Las chicas, desdibujadas, muy lejos de su fuerza tradicional, solo pudieron subir dos veces a lo más alto del ansiado podio, de lo cual se encargaron Kaliema Antomarchi (78), y, como escribimos al principio, Idalys Ortiz. ¡Nadie más...!

Y a esa cosecha limitada, como ya también escribimos, se unieron en el cierre las dos medallas de oro en los por equipos.

En un caso como el que nos ocupa hay que abrir un espacio para ciertos reveses… Uno de los más significativos en nuestra escuadra masculina fue el de José Armenteros (división de los100 kilogramos) ante el dominicano Lewis Medina.

El de la tierra del ritmo musical merengue comentó: “Le había ganado meses atrás, pero sé de la calidad de Armenteros, subcampeón mundial y campeón en Veracruz 2014. Pude cumplir la táctica de pelea que trazamos y salió el éxito, sin dudas, el más alto de mi carrera deportiva”, le dijo en la sede al colega Joel García.

Y entre las damas las de dos figuras muy respetadas como Maylín del Toro (63) y Onix Cortés (70), relegadas por venezolanas hasta las medallas de bronce.

Entre los especialistas empiezan a salir algunas consideraciones: en algunos casos la preparación no fue la adecuada; debemos tratar de pasar a tener un judo de menos fuerza y de más técnica…

NO OLVIDAR

Lo escrito en el párrafo anterior parece muy cierto. Y también, más allá del pronóstico equivocado, que solo teniendo un deporte muy fuerte un federativo puede sentenciar: “Vamos por todas las de oro”. Pero también lo es, a la hora de los análisis, que en el poderoso judo cubano hay pasajes, más o menos recientes, en los cuales han existido buenos momentos y también otros no exitosos que no deben olvidarse. Hoy los dejaré en el tintero. Pero volveré.…

Quizás Kano hubiese escrito todo esto de otra forma. Él, además de traductor de idiomas extranjeros, fue… ¡miembro de la diplomacia japonesa! Vamos, como si fuera ya poco haber fundado el judo.


Compartir

Rafael Norberto Pérez Valdés


Deja tu comentario

Condición de protección de datos