viernes, 9 de diciembre de 2022

Hora cero para judocas

El interés se dirige ya hacia el Campeonato Mundial, que comenzó este lunes en Río de Janeiro, donde en total lidiarán 14 cubanos...

Rafael Norberto Pérez Valdés en Exclusivo 26/08/2013
0 comentarios
María Celia Laborde
María Celia Laborde resultó la cubana mejor ubicada en la jornada inaugural: quinto lugar.

Al judo le llegó desde este lunes su “hora cero” de este año. No importa demasiado lo que haya ocurrido antes. O lo que suceda después. En la balanza lo más importante es el Campeonato Mundial, en la bella ciudad brasileña de Río de Janeiro. Y allí se encuentran, con sus kimonos blancos y azules, un grupo de 14 competidores cubanos. Lo hacen, como es habitual, buscando subir al siempre anhelado podio.

Y ello es válido aunque no se haya podido llegar hasta las preseas, aunque se estuvo cerca, en la primera jornada de la edición 29, en la Arena Maracanazinho, donde nuestro terruño se vio representado por dos exponentes en la división de los 48 kilogramos.

Ellas fueron la guantanamera María Celia Laborde y la espirituana Dayaris Mestre, quienes en los últimos tiempos han mantenido una provechosa rivalidad entre ellas.

¿QUÉ OCURRIÓ?

Laborde, monarca nacional de 2011, empezó venciendo a la italiana, Valentina Moscatt (subcampeona del campeonato europeo del año 2006); luego a la estadounidense, Alexa Liddie, y en muy buen resultado a la húngara, Eva Csernoviczki (bronce en el mundial de París 2011).

Sin embargo, no pudo, definiendo la ganadora de la ronda B, con la mongola Urantsetseg Munkhbat (tercera en el asiático de 2010).

Ello la llevó en el repechage contra la turca Ebru Sahin, a la cual derrotó. Entonces le tocó ante la belga, Charline van Snick, bronce en los Juegos Olímpicos de Londres 2012, Reino Unido de Gran Bretaña, quien la dejó como una de las dos ocupantes del quinto lugar.

LA OTRA COMPETIDORA

Mestre, quien compitió en Londres 2012, tuvo su camino por la ronda C: bye en la primera ronda; éxitos ante la chilena Antonieta Galleguillos (tercera en el mundial juvenil de 2009); la argentina Paula Pareto (bronce en los Juegos Olímpicos de Beijing, China 2008).

Pero entonces, tras esas dos sonrisas, el panorama se le puso feo. Tenía que enfrentarse nada más y nada menos que a una japonesa (el país asiático es el padre del judo): Haruna Asami, monarca en Tokio 2010 y París 2011. La victoria en ese duelo correspondió a la asiática, quien mandó así a nuestra compatriota a la repesca, contra la coreana democrática, Sol Mi Kim, quien cortó así las aspiraciones de Mestre, en definitiva séptima.

Un momento triste para los entusiastas aficionados locales ocurrió cuando en semifinales Munkhbat derrotó a Sarah Menezes, oro en Londres 2012, quien antes doblegó a Kim.

Lo mejor estaba por llegar. Y los pronósticos se fueron a bolina. Munkhbat venció a Asami, quien no pudo llegar así a su tercera corona seguida. Los bronces quedaron en los cuellos de Van Snick y Menezes.

Hubo acción también en la primera jornada de este mundial, que cerrará el día primero con los por equipos, entre los varones de los 60 kilogramos (sin representación cubana), en la cual las cuatro medallas se las repartieron, por orden, el japonés Naohisa Takato (oro mundial en la categoría cadetes en el 2009), el mongol Amartuvshin Dashdavaa (monarca en el nacional de 2010), el georgiano Amiran Papinashvili (campeón nacional 2009) y el sudcoreano Won Jin Kim.

En resumen: Japón y Mongolia se alternaron en esta jornada inaugural los dos mejores puestos en el podio.

CUATRO NOTAS

Nos queda en el disco duro unos datos o informaciones que esperamos sean del interés de los lectores de Cubahora…

Las tres mejores opciones precompetencia de nuestro país ahora en Río de Janeiro deben ser Idalys Ortiz (más de 78), monarca en los Juegos Olímpicos de Londres 2012, donde terminaron con plata Yanet Bermoy (52) y Asley González (90), también anunciados para salir al ruedo.

Otro apunte: en la justa se enrolaron 670 judocas (420 en el masculino y 250 del femenino), en representación de 123 naciones.

Este tipo de certamen suele producir noticias antes del primer combate. Y un ejemplo de ello fue la reelección, por otros cuatro años, del rumano Marius Vizer como presidente de la la Federación Internacional de Judo (IJF por siglas en inglés).

Los especialistas le atribuyen entre sus éxitos cambios en el reglamento con el objetivo de hacer a este deporte más atractivo; el incremento de las competencias del Tour Mundial, para ubicarlo en una mejor posición dentro de los Juegos Olímpicos, así como su apoyo a las naciones de menos recursos económicos.

(Los cambios en el reglamento mencionados en el párrafo anterior han sido resumidos así: hacerlo más vistoso buscando una mayor difusión en los medios de comunicación; diferenciarlo de otros deportes de combate; volver las peleas mucho más dinámicas y activas, pensando especialmente en espectadores que no sean practicantes).

Y una nota más… La jornada de este martes pondrá a una laureada cubana sobre los tatamis: Bermoy. Ella, como muchos recuerdan, ganó plata en la edición mundial de 2007, precisamente en Río, entonces compitiendo en 48.

Esa presea la sumó a la dorada en El Cairo, Egipto 2005. Y luego unió otra de plata en Rótterdam, Holanda 2009.

No es todo: Bermoy posee en sus vitrinas las de plata en los dos últimos Juegos Olímpicos, los de Beijing, China 2008, y la antes citada en los de Londres 2012 (en 48 y 52).

Un incentivo para ella: se quedó con las manos vacías en las dos últimas justas del orbe, las de Tokio 2010 y París 2011.

No se equivoca el lector: este martes debemos encontrarnos al tanto de su desempeño.


Rafael Norberto Pérez Valdés


Deja tu comentario

Condición de protección de datos