viernes, 9 de diciembre de 2022

Everton hizo de Neymar y el Maracaná enloqueció (+Fotos)

Brasil derrotó 3-1 a Perú y se alzó con el título. Argentina terminó tercera...

José Luis López Sado en Exclusivo 08/07/2019
0 comentarios
Brasil campeón Copa América-2019
Brasil ganador de la Copa América 2019.

Realmente, no hay mucha tela por donde cortar, y se concretó el vaticinio. Brasil, encauzado por su extremo izquierdo Everton, y con la velocidad y buen regate de sus hombres de punta, le dio un baile de fútbol al siempre combativo elenco de Perú, para vencer por 3-1 y poder alzar la Copa América, de la cual fueron anfitriones. 

Para este certamen, la escuadra “canarinha” no pudo contar con su crack Neymar, que se lesionó en un juego amistoso contra Qatar. Y su entrenador Tite, que le ha devuelto ese jogo-bonito de otrora, abrió la fase de grupos ubicando por esa área a David Neres, el jugador del Ájax holandés. Desde la banca, Everton se lo tenía muy claro: si me dan una oportunidad, me quedo como regular. Y así fue.

A lo Neymar, el joven de 23 años y plantilla del Gremio de Porto Alegre –después de esta actuación, le queda muy poco tiempo en Brasil-, no solo se entregó a fondo en todos los juegos que disputó, sino que también exhibió su fino regate, velocidad, disparos a puertas, y goles que son amores. Con tres dianas, Everton quedó como líder perforador del torneo, empatado con el peruano Paolo Guerrero. Pero tuvo menos minutos de juego y se mereció el premio que tanto añoran los delanteros… como es el caso de Ney.  

Ante un abarrotado estadio Maracaná, el pequeño jugador de 23 años se mostró descarado, seguro, y supo ganar la difícil batalla que tuvo por su entorno al fornido lateral derecho Luis Advíncula, en este duelo que se repetía de la fase de grupos, y que había signado goleada brasileña de 5-0. 

Ciertamente, el elenco inca entrenado por el argentino Ricardo Gareca no cometió los mismos errores de aquel día. Pero la joven escuadra de Tite volvió a ser letal en ataque, incluso, jugando con un hombre menos durante los últimos 20 minutos por la injusta segunda tarjeta amarilla que le mostró el árbitro chileno Roberto Tobar al delantero del Mánchester City, Gabriel Jesús.

Perú, con una tropa que presenta jugadores bien entrados en años, no se escondió nunca y siempre dio la cara, presionó arriba y, en los comienzos del partido, tuvo más la pelota.  Los anfitriones no respondían y apenas se acercaban al arco de Gallese, especialmente por el buen trabajo en el mediocampo de sus volantes de contención Ranato Tapia y Yoshimar Yotún.

Pero los incas mostraron, una vez más, las dificultades de su defensa por lo laterales. Y así llegó el primer gol brasileño en el minuto 16, cuando a pura gambeta, Gabriel Jesús superó a Trauco por la izquierda, y su centro al segundo palo fue convertido en gol por Everton, su tercero del torneo, ante la pasividad de Advíncula.


Everton se convirtió en la figura ante la ausencia de Neymar. (Foto: Tomada de AFP)

Y eso era lo que necesitaba la “canarinha” para hacer levantar al graderío del Maracaná, que acogió a 69.986 espectadores… y adueñarse de la pelota.

La cuenta la pudo ampliar el delantero Roberto Firmino en el minuto 36, pero su cabezazo se fue ligeramente por fuera. Brasil tenía la pelota, y Perú ese afán de victoria que siempre le ha caracterizado sobre una cancha. No se amedrentó. Más que con fútbol, buscó siempre a puro corazón la cabaña del imbatible arquero Alisson Becker, que no conocía de goles en sus cinco partidos anteriores.

A tanta insistencia, un centro de Christian Cueva pegó en la mano del zaguero central Thiago Silva y el árbitro marcó el penal, apoyado por la lectura del VAR, en el minuto 41. El ariete Paolo Guerrero cobró a la perfección, quebró la imbatibilidad de Alisson, e igualó con Everton al marcar su tercera diana.

Ese gol de Guerrero hizo que, en las mentes de los más ancianos y de aquellos a quienes ellos les hayan contado, rondara el “fantasma del Maracanazo”, aquel partido de Copa Mundial de 1950 que Brasil ganaba 1-0 ante Uruguay y luego perdió 2-1.     

Pero duró muy poco la fiesta peruana. En el minuto 45+2, una bella jugada de equipo volvió a darle la ventaja al elenco de Tite. Firmino recuperó un balón, se lo cedió a Arthur, quien lo centra y Jesús lo manda a guardar. En este primer tiempo, ambos equipos hicieron cuatro disparos a puerta, pero Brasil tuvo un abrumador 63 % de posesión del balón. Y así se fueron al descanso

Ya en el complementario, Gabriel Jesús es penalizado con segunda amarilla en el minuto 70. Entonces, con uno menos, Tite tenía que defender esa ventaja. Le dijo adiós al jogo-bonito, quitó a Coutinho e hizo debutar al nuevo central madridista Eder Militao.

Entretanto, en busca del empate, Gareca llevó al gramado a todos los jugadores de ataque que tenía en el banquillo: Raúl Ruidíaz, Christofer González y Andy Polo). Pero se quedó sin un hombre creativo en el centro del campo.

Y para cerrar por todo lo alto su actuación en la Copa, y para el agrado seguro de su ídolo Neymar, una nueva internada a pura velocidad de Everton, fue obstaculizada dentro del área por Carlos Zambrano. Y el colegiado chileno marcó el penal, en el minuto 90.

Yo pensé que el capitán Dani Alves, o el técnico Tite, o los propios compañeros, escogerían a Everton para que ejecutara ese cobro y así poder quedarse solo con cuatro goles. Pero de eso, nada. El penalti lo anotó Richarlison, para dar a Brasil su novena Copa América y devolverle a la cima del continente, pues no ganaba desde la edición de Venezuela 2007. Everton fue declarado Mejor Jugador del partido final. ¿Qué me dicen?

Por la discusión del tercer lugar, Argentina se impuso 2-1 al hasta ese momento monarca exponente Chile, partido en el cual hubo tarjeta roja para ambos capitanes: Lionel Messi y Gary Medel.


Argentina se impuso 2-1 ante Chile y se quedó con el bronce de la Copa América de Brasil 201. (Foto: depor.com).


José Luis López Sado

Periodista


Deja tu comentario

Condición de protección de datos