lunes, 27 de mayo de 2024

España: ¿se hunde el barco? (+Fotos) (+Video)

El anuncio de Jurgen Lopetegui como nuevo entrenador del Real Madrid y su destitución como seleccionador nacional, pudiera afectar la actuación de España en la Copa Mundial de Fútbol...

Haroldo Miguel Luis Castro en Exclusivo 14/06/2018
0 comentarios
Lopetegui
Julen Lopetegui aún no ha hecho declaraciones respecto a su destitución como seleccionador del plantel español.

Si por estos días alguien se cuestionaba las cualidades que hacen del fútbol un juego –mejor dicho– una religión seguida por millones de personas alrededor de todo el planeta, espero que en estos últimos días se haya formado, al menos, una idea. Al “deporte más hermoso del mundo”, como lo calificara alguna vez el conocido comentarista chileno Luis Omar Tapia, si algo lo caracteriza, tanto dentro como fuera de las canchas, es la total certeza de no poder avizorar lo que pueda ocurrir mañana.

Un ejemplo de ello lo es la selección española, pues a menos de 72 horas de hacer su debut en la Copa del Mundo, se ha vuelto el equipo más “popular” de todo el torneo al verse obligado a prescindir del director técnico de los últimos dos años por cuestiones de malos procedimientos y, sobre todo, por mucho orgullo.

¿Culpa de Florentino?

El inicio de esta historia la encontramos en la tarde del pasado martes, cuando el sitio oficial de club español Real Madrid acababa con la especulación relacionada con el sustituto de Zinedine Zidane y anunciaba a Julen Lopetegui, hasta el momento DT de España, como el nuevo Comandante de la tripulación vikinga para las próximas tres temporadas. De esta forma, la directiva blanca apostaba nuevamente por un seleccionador local que en sus años mozos había representado a la institución defendiendo los tres palos.

La decisión resultaba bastante coherente: además de contar con un pasado en el Madrid, Lopetegui entraría con el pie derecho al vestuario gracias a su relación con los jugadores internacionales. El presidente de la “Casa Blanca”, Florentino Pérez, como todo un hombre de negocios, mostró la disposición de tributarle a la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) la “insignificante” suma de dos millones de dólares para que, una vez terminado el Mundial, Lopetegui fuera eximido de sus responsabilidades con La Roja, tal y como contemplaba su cláusula de contrato recién renovado.

El anuncio se expandió como pólvora convirtiéndose en la “comidilla” de la prensa deportiva de todo el mundo. Según refirieron diarios como Marca o As –porque hasta el momento Julen no se ha pronunciado- el nacido en la comunidad Autónoma del País Vasco autorizó a los directivos del Real Madrid a hacer público el acuerdo debido a que muchos futbolistas de esa entidad ya se daban por enterados. Al parecer, el “despiste” vino por parte del propio Florentino al confiarle su intención al capitán Sergio Ramos.

Pero si alrededor del orbe miles de aficionados se sorprendieron al conocer la noticia, aún más incrédulos se mostraron los principales funcionarios del RFEF quienes, increíblemente, no estaban enterados de las negociaciones.

Memes como este han desbordado las redes sociales desde que se conociera la destitución de Julen Lopetegui por el presidente de la federación española de Fútbol, Luis Rubiares (Foto: Deportes.yahoo.com).

Un despido anunciado

Esa misma noche, lentes indiscretos de varias televisoras captaron una acalorada conversación en el campo de entrenamiento del equipo ibérico entre Lopetegui y el director deportivo de España, Fernando Hierro.

Hierro, quien también vistió de blanco y portó, incluso, el brazalete de capitán, parecía amonestar una y otra vez a su compañero de muchísimos años. A otro que tampoco le hizo mucha gracia estar ajeno al asunto fue al “Presi” de la Furia Roja. Luis Rubiales, tan pronto conoció lo que sucedía, decidió no estar en el congreso de la FIFA para atender personalmente el asunto. Luego de viajar de Moscú a Krasnodar al ser cuestionado por los medios, si algo dejó claro fue su enfado. “Actuaremos de manera responsable”, dijo el funcionario previendo un futuro nada halagüeño para el todavía entrenador español.

Rubiales ya estaba decidido, la actuación de Lopetegui dejaba muy mal parada a una administración caracterizada "por la disciplina y la transparencia en su trabajo". Según lo veía, la destitución era la única forma de salvar la honra del equipo español.

Otra cosa pensaban los jugadores. Ramos, Iniesta, Silva y otros pesos pesados como Piqué o Busquets trataron de “salvar” al míster alegando que no era momento para rabietas ni explosiones de orgullo que pudieran empañar el desempeño de una competición que podría ser la última para muchos de ellos. Sin embargo, ya el mal estaba hecho y la decisión tomada: para sorpresa de muchos Julen Lopetegui salía por la puerta de atrás cediendo su puesto al mismísimo Fernando Hierro.

¿Ahora qué?

"Gracias a Fernando por haber aceptado este enorme reto, ponemos la selección en sus manos. Siempre hemos dicho que queríamos tocar lo menos posible, tenía que ser una persona que conozca a los jugadores, que lo han recibido encantados, lo han recibido con los brazos abiertos y quieren ayudarle en todo. Fernando, gracias. Te hemos pedido que asumas este reto y lo has hecho”, expresó Rubiales en la presentación del nuevo timonel del equipo.

En la tarde de ayer luego de una breve charla con los jugadores, Fernando Hierro dirigió su primer entrenamiento como Director Técnico de La Roja (Foto: EFE).

En realidad, nada o muy poco podrá transformar Hierro con el tiempo que le queda. Intentar cualquier movimiento brusco a estas horas podría perjudicar todavía más a un equipo lógicamente afectado desde el punto de vista emocional. Ceñirse al libreto previamente pactado parece lo más inteligente para quien a primera vista tiene mucho que ganar y poco que perder.

Es cierto, la calidad y profesionalidad deportiva de la selección española es incuestionable. No obstante, por mucho que se quieran mantener las cosas como están, situaciones como estas siempre mellarán la armonía del grupo. En definitiva, si los acontecimientos narrados afectaron o no, lo sabremos en las próximas jornadas cuando el equipo busque reeditar la hazaña de 2010. No contar con el seleccionado español en las etapas finales del Campeonato Mundial, como ocurrió en la pasada edición, empañaría la grandeza de un evento que se prevé apasionante de principio a fin.


Compartir

Haroldo Miguel Luis Castro

Periodista y podcaster


Deja tu comentario

Condición de protección de datos