domingo, 3 de marzo de 2024

En crucial senda habaneros y avileños

El play off final de la Liga Superior tendrá de nuevo a sus dos grandes protagonistas desde la pasada década...

Abelardo Gregorio Oviedo Duquesne en Exclusivo 01/04/2016
0 comentarios

“Sí, Ciego de Ávila podría estar en la subserie de la despedida. Es el mejor equipo del país desde 2004. Quien diga lo contrario sabe muy poco, casi nada, de baloncesto”. Ese parecer del estratega de los giraldi-llos, Rainier Panfet, lo confirmaron los sublíderes de la Liga Superior de Baloncesto (LSB) en 2015 en el centro deportivo avileño Giraldo Córdova Cardín, tras batir en la semifinal al Villa Clara.

Por la ausencia de varios de sus astros los búfalos, como suelen llamarle sus seguidores, estaban mal pa-rados en la edición de la justa inaugurada el pasado 15 de enero. Pero ya con la plantilla completa minimi-zaron las amenazas de los naranjas en las postrime-rías de la fase preliminar; y en la cuarta pugna de la semifinal borraron del certamen a un equipo crecido desde la inauguración de la justa.

Ciego de Ávila abrió el encuentro en la ciudad de Santa Clara con revés de 80-91, pero luego forjó tres triunfos seguidos. Como visitantes igualaron la serie al dominar el segundo choque 97-84 puntos. Y en ca-sa fueron delante con un abultado 97-58.

En el cuarto y último tope convencieron a sus aficio-nados y a sus críticos más encarnizados. La pizarra fue de 83X58 unidades. De esa forma diseñaron el camino hacia la cúspide de la campaña del país correspon-diente al más dinámico y creativo de los deportes de equipo. Y contrajeron la obligación de afrontar olas similares a las que evitan los surfistas experimenta-dos.
Capitalinos espera

Contrario a lo que esperaba Rainier Panfet,  sus alum-nos superaron a Guantánamo en tres jornadas: 63X51, 74X71, 81X48. Y se convirtieron en los primeros in-quilinos de la pugna por el máximo galardón de la versión liguera.

Algunos observadores consideran que les espera un dinámico compromiso y exhiben menos potencia que en 2015 para solventarlo. Pero esa apreciación es dis-cutida. Un conjunto que haya jugado bien, con gla-mour, no obstante las importantes ausencias, tiene el crédito requerido para intimidar a un rival como el Ciego de Ávila que, a mi juicio, solo lo aventaja uno o dos puntos debido a la asidua comparecencia a los momentos cruciales del clásico instaurado en 1990.

Por supuesto sobre la duela de la Ciudad Deportiva capitalina y del centro Giraldo Córdova Cardín se ma-nifestarán dos tendencias de hacer baloncesto. Los campeones defensores, Capitalinos, acudirán a sus variantes defensivas para confundir, y asfixiar, a sus adversarios mientras, los de la tierra de la piña se es-cudarán, fundamentalmente, en ese quehacer ofensivo atronador, capaz de quebrar voluntades.

La disputa por los rechaces mostrará cierto equilibrio. Ambos colectivos tienen hombres capaces para desempeñar esa tarea. Ofrecerán buenos matices, en-tre otros, los encontronazos a base de  Arlen Alorda y Vanier Reyes. Y la disputa entre los defensas organi-zadores Dechapelle y Rodríguez por imponer su estilo y, así, fortalecer la eficacia de sus coequiperos en las  mortales interrelaciones ofensivas.

Constantemente aparece la misma pregunta sobre la postemporada de cualquier deporte: ¿Cuándo termina?  Y al instante surge la respuesta habitual: “Cuando termine”. Ese ambiente, sospecho, nunca variará, por-que los analistas saben que desvanecen pronto las predicciones acerca de los tramos competitivos de esa naturaleza. Además, han presenciado la caída de grandes favoritos. Y eso también los invita a ser un tanto conservadores.

Como es usual las enérgicas discusiones invadirán el entorno del foro tempranamente. Bienvenidas si per-tenecen al rango de las permisibles, pues jugar balon-cesto no es como hacer ballet. Pero tampoco es un cir-co romano.  

Los primeros intercambios de la finalísima ocurrirán el  4 y 5 de abril, en la Ciudad Deportiva en horario vespertino. Luego se trasladará para Ciego de Ávila  (8, 9 y 11), siempre a partir de las 8:00 pm. Y de ser necesario extender el debate, el  sexto y séptimo cote-jo será en La Habana los días 14 y el 15 de abril. ¡Que les vaya bonito!


Compartir

Abelardo Gregorio Oviedo Duquesne


Deja tu comentario

Condición de protección de datos