martes, 28 de mayo de 2024

El juego cubano de Cuatro Esquinas (I)

Se trata de un juego inspirado en el béisbol, nuestro deporte nacional, y de una sana opción recreativa que potencia el desarrollo de capacidades físicas, habilidades técnico-tácticas y la formación en valores...

Luis Locadio Valdés Ors en Radio Angulo 23/12/2019
1 comentarios
Juego Cubano Cuatro Esquinas
La población cubana reconoce la modalidad (pelota a la mano) como patrimonio de la nación, dado su arraigo y práctica masiva en las edades infantiles, escolares, juveniles y sociales.

La práctica masiva del juego tradicional Cuatro Esquinas se extiende por el territorio nacional, desde las localidades más céntricas hasta las más lejanas y de difícil acceso.

Se presenta de manera espontánea, en diversos escenarios, formas, variantes, aplicaciones y con diferentes reglamentaciones. Se juega por temporadas, rasgo distintivo de los juegos tradicionales.

La población cubana reconoce la modalidad (pelota a la mano) como patrimonio de la nación, dado su arraigo y práctica masiva en las edades infantiles, escolares, juveniles y sociales.

Se trata de un juego inspirado en el béisbol, nuestro deporte nacional, y de una sana opción recreativa que potencia el desarrollo de capacidades físicas, habilidades técnico-tácticas y la formación en valores.

Sus antecedentes se remontan a la introducción y desarrollo del béisbol en nuestro país. Y su existencia data de muchos años atrás, con aplicaciones y reglamentaciones distintas que sintetizan el ingenio y creatividad de nuestra población infantil y juvenil.

Al intentar describir el juego debemos remitirnos a su lugar originario… las calles, los barrios de ciudades y pueblos. Su nombre sintetiza el escenario por excelencia para la práctica: las cuatro esquinas en que se concretan muchas de las expresiones culturales del pueblo cubano.

Las cuatro esquinas se marcan con piedras, tizas y otros medios. El home play se coloca a partir de analizar la zona de mejores condiciones para realizar las acciones ofensivas y defensivas.

Seguidamente se marcan, de derecha a izquierda, la primera, segunda y tercera bases, cerrando un cuadro similar al del béisbol tradicional.

También se traza una línea un metro por delante de la imaginaria “existente” entre primera y segunda bases. Lo mismo ocurre entre la intermedia y la antesala. Esto para indicar que la pelota debe picar más allá para ser válida. Además se traza un metro cuadrado para definir la zona de bateo.  

En la variante original se batea para todas las bandas y pueden actuar hasta siete jugadores, incluyendo un receptor encargado de las asistencias, las jugadas defensivas y de velar porque no existan violaciones en la ofensiva rival.

Una vez colocados los jugadores a la defensa, el equipo rival se coloca detrás de home, a cada lado. El jugador en turno puede tomar impulso, siempre y cuando no sobrepase la zona de bateo.

A la pelota de goma se le golpea sólidamente con la mano cerrada o abierta, dirigiéndola a la dirección deseada. Esa es una de las principales adaptaciones devenidas del béisbol.

Si la pelota logra picar en la zona válida, comprendida por debajo de las aceras y posterior a las líneas trazadas en ambas bandas, la conexión será válida y el bateador podrá dirigirse hacia la inicial caminado con paso acelerado.

Esa es otra de las acciones distintivas del juego, ya que la distancia entre las esquinas cubanas oscila entre 9 y 10 metros, demasiado corta para correr.  

Los implementos y medios se concentran en uno indispensable: la pelota de goma o tenis. Sin embargo, ante su carencia los practicantes buscan opciones de plástico, papel, tela y otros materiales.

Las iniciativas incluyen juegos en espacios reducidos como pasillos, corredores, patios, placeres, locales pequeños y callejuelas.

El marcaje de bases y líneas se hace con tizas, piedras, pintura u otros objetos que sirvan de marcadores. Las superficies pueden ser de asfalto, concreto, césped o tierra, y el entorno más común es la calle.


Compartir

Luis Locadio Valdés Ors

Ms.C. Metodólogo en Instituto Nacional de Deportes, Educación Física y Recreación

Se han publicado 1 comentarios


Sergio Arturo Pérez Echevarría
 23/1/21 20:24

Estimado Luis Leocadio, ante todo buenas noches. Mi nombre es Sergio, soy profesor de Béisbol y Béisbol5 de la UCCFD Manuel Fajardo. He leído su artículo y desearía compartir una inquietud con usted, si nos lo permite, claro. Resulta que estamos inmersos en una investigación sobre los orígenes del "Cuatro Esquinas", y realmente no encontramos mucha información fidedigna al respecto. Si usted pudiera abundar sobre alguna evidencia tangible que nos pueda servir, nos sería de gran ayuda. Saludos y respetos para usted.

Deja tu comentario

Condición de protección de datos