viernes, 2 de diciembre de 2022

Crónica de un subtítulo no anunciado (+Fotos)

Cuba terminó segunda en la recién finalizada justa regional de Barranquilla y perdió el invicto que ostentaba desde Panamá 1970...

José Luis López Sado en Exclusivo 04/08/2018
0 comentarios
Barranquilla Cuba
Cuba obtuvo el segundo lugar por países en los recientemente finalizados XXIII Juegos Centroamericanos y del Caribe.

Emplazo por esta vía a quien hubiese vaticinado que Cuba caería al segundo lugar por países en los recientemente finalizados XXIII Juegos Centroamericanos y del Caribe, que se disputaron en la ciudad colombiana de Barranquilla, en los cuales México se alzó con el metal de oro.

No hay margen a dudas: el aval técnico-táctico de la mayoría de los deportistas cubanos, le da dos vueltas y muchas más al de los contrarios de los países del área. Pero hay que ponerlo en el ruedo y demostrarlo, con entrega y sacrificio que, me consta, le sobra al atleta de este país.  

La realidad, antes de la cita, era bien transparente: los directivos de Colombia y México eran conscientes de que sus equipos debían trabajar casi perfectos para bajar a Cuba del sitial de honor que poseía desde hace 48 años. Y la escuadra azteca, que se presentó con lo mejor que posee en la actualidad en sus escuelas y clubes deportivos, así lo hizo, al firmar 132 medallas de oro, en tanto Cuba se quedó en 102, cuando su pronóstico precontienda era de 115.  

El presidente del Inder Antonio Becali, declaró que el deporte de hoy no se parece al de 10 años atrás. Ahora hay muy buenos entrenadores cubanos, preparados en las escuelas cubanas, que brindan colaboración en varios países, y puso como ejemplo al cienfueguero Julio González, que consiguió dos medallas de oro con el boxeo de Guatemala.

Esto fue algo que, sin dudas, repercutió en la loable faena de México, aunque es válido destacar que Colombia y Venezuela no estuvieron a la altura esperada y cedieron muchos espacios al cuadro azteca en deportes en que salían favoritos, como el ciclismo y el patinaje, por solo citar dos ejemplos.  

Ciertamente, la cita que expiró exhibió un alto nivel competitivo: se presentaron deportistas de talla mundial, lo cual no sucedía desde hacía mucho rato. Eso fue muy positivo porque prestigiaron estos Juegos, pero incidió en el resultado de la delegación de la Mayor de las Antillas.

Los mexicanos trajeron un grupo de figuras prominentes, pero a eso se debe sumar que por Cuba fueron eliminados individualidades y colectivos que salían con etiqueta de favoritos, como eran el remo, atletismo y el judo, que no pudo mostrar sus mejores halones de solapa. 

Medallistas mundiales y olímpicos, como el pugilista Arlen López, el judoca José Armenteros o el luchador grecorromano Yasmany Lugo, no pueden darse el lujo de perder contra rivales de esta área, cuando ellos han vencido a figuras destacadas a nivel mundial.  

No obstante, pienso que la actuación cubana fue aceptable y no debe ser reprochada. Baste signar que también pesó el hecho de que, de toda la delegación, el 66,6 % debutaba en estas citas; y eso influye mucho en el nivel de preparación táctica.

Las palmas para deportes como la esgrima, que obtuvo siete medallas de oro, ciclismo, boxeo, hockey, polo acuático, voleibol de playa y balonmano masculino, que presenta jugadores de muy buen somatotipo para encarar eventos de mayor magnitud.     

Ahora debemos prepararnos para los Juegos Panamericanos de Lima 2019, donde queremos recuperar el segundo lugar por países que siempre habíamos tenido y que perdimos en Toronto 2015.


José Luis López Sado

Periodista


Deja tu comentario

Condición de protección de datos