martes, 29 de noviembre de 2022

Clásico Mundial de Beisbol: ¿Qué pasará en Asia?

El Clásico Mundial de Béisbol en su cuarta versión toca a las puertas. En Asia iniciará el torneo este 6 de marzo. Un análisis de los grupos A y B permite avizorar qué pudiera suceder allí...

Alexander García Milián en Exclusivo 01/03/2017
0 comentarios
Ching Ming Wang

La cuarta edición del Clásico Mundial de Béisbol toca a las puertas. El próximo 6 de marzo Israel y Corea del Sur inaugurarán el evento con el partido inicial previsto para celebrarse en Seúl.

En ese instante el grupo A abrirá las cortinas de la competencia y millones de fanáticos en todo el orbe podrán deleitarse con lo mejor del deporte de las bolas y los strikes.

La impaciencia aflora y muchos contamos ansiosos los segundos para que “rompan las hostilidades”.

¿Qué sucederá en el Clásico?, la respuesta se vuelve impredecible. Disímiles sensaciones invaden al cubano cuando la pelota suena como tema de conversación. Los argumentos están plasmados en anteriores comentarios, todos versan acerca de la baja calidad de nuestro béisbol. No obstante, las esperanzas brotan como manantial y aunque el discutir medallas no surge como opción, siempre “el jugar lo mejor posible” deja el beneficio de la duda para los fieles.

Pero el análisis no será exclusivamente de Cuba y lo que puede hacer en el Clásico, pues en anteriores artículos expuse mis criterios al respecto. El aclarar el destino de los distintos grupos en el certamen es el objetivo de este trabajo. También, por ende, pronosticar, “tirarse al agua” con modestos criterios y la pasión propia de un aficionado.

EN ASIA LA PRIMERA FASE NO DEPARA COMPLICACIONES

Los grupos en el continente asiático, dígase A y B parecen definidos con antelación, amén de alguna inesperada disputa por la clasificación. En este caso australianos y taipeanos pudieran dársela de “entrometidos”, pues los canguros, con peloteros de nivel como Bradley Hartman y el lanzador Ryan Rolland Smith, tal vez quisieran negarse a secundar a japoneses y cubanos en la llave de Tokio. Así mismo, los de Taiwán se tornan con más fuerza “baches incómodos” en el camino de holandeses y sudcoreanos en el apartado de Seúl. Aunque en la versión anterior, la de 2013, Taipéi eliminó a Corea en primera ronda, los fantasmas de la frustración parecen quedar relegados al olvido y la localía debe imponerse.

La maestría de Ching Ming Wang, otrora astro de los Yankees de New York, no le será suficiente a los chinos insulares. Si bien es cierto que la experiencia del citado estelar puede aportar experiencia a un cuerpo de picheo de calidad, no basta frente a la potente batería holandesa, donde los nombres de Xander Bogaerts, Didi Gregorius, Jurickson Profaar y Jonathan Schoop hablan por sí solos. Todos juegan como regulares en sus respectivos equipos de Grandes Ligas.

Si a lo anterior sumamos el excelente pitcheo de Corea junto a su bateo oportuno, con el veterano Tae Kiu Kim como referente, todo está dicho, Corea y Holanda avanzan con solidez a segunda ronda.

En Tokio como ya comentaba, nipones y antillanos tienen las papeletas para continuar en la lid. Los locales tendrán al Tokio Dome como su templo sagrado y aunque no cuentan con sus estrellas de las mayores, se aprestan a pugnar por el título, con una nómina de su propia liga. Entre sus principales estrellas sobresalen el jardinero Norichika Aoki y el infielder Hayato Sakamoto.

El caso de Cuba, por ser tratado en repetidas ocasiones, puede tender a lo manido, no obstante destacan algunas cuestiones. Los criollos cuentan con la plata de 2006 como mejor aval. El roster actual luce como el más débil de los presentados en Clásicos Mundiales. Solo Frederich Cepeda y Alfredo Despaigne descollan como las principales luminarias.

Al final, la selección debe pasar a segunda ronda. No antes de entablar una dura pelea con los oceánicos.

Esto es lo que debe deparar la primera fase en Asia. En sucesivos trabajos seguiremos con los grupos de América. Además de continuar con lo que pueda deparar la segunda fase, las semifinales y la final. La idea es mantener la expectativa y conversar un poco sobre algo que nos gusta: la pelota.


Alexander García Milián


Deja tu comentario

Condición de protección de datos