viernes, 9 de diciembre de 2022

Las series extras: una mayor preparación

La paridad surgida en las disciplinas obliga a los dirigentes deportivos a trabajar duro en casa para integrar sólidas representaciones de cara a las citas internacionales...

Abelardo Gregorio Oviedo Duquesne en Exclusivo 02/03/2019
0 comentarios
Voli
A mi modo de ver es insoslayable marchar al compás de la actual tendencia universal, pues resulta beneficiosa para la formación de los jovencitos/as

Claro que sí. Después del atletismo, deporte que celebrará el XVII Campeonato Mundial al Aire Libre en Doha (Catar) del 27 de septiembre al 6 de octubre de 2019, las especialidades de conjunto como el baloncesto, voleibol, fútbol, béisbol, balonmano, hockey sobre césped y ruedas, son imprescindibles en el programa de los Juegos de la Era Moderna y de otros certámenes multideportivos que  también se organizan cada cuatro años.

Conscientes del fracaso que significa la escasa simpatía en los momentos de confeccionarse la lista de invitados a la máxima fiesta deportiva (local o internacional), los federativos acuden a la imaginación en pos de aumentar el encanto de sus certámenes. Los diferentes aderezos al reglamento han provocado que las polémicas muestren signos de la industria del entretenimiento.

Al igual que sus homólogas de otras naciones, también constituye una preocupación para las autoridades deportivas cubanas hacer un guión para certificar una elocuente contienda.  Algunas ya encontraron la solución. Desde hace algunos ciclos algunas federaciones,  como las de baloncesto y fútbol poseen campeonatos de larga duración cuya despedida termina con series extras.

Es decir, el titular brota tras liderar varios play off. Unos autores prefieren un adiós cuya penúltima ronda conste de cinco juegos y la crucial de siete cotejos. Otros escogen trozos de tres y cinco encuentros. Ambos reciben la aprobación de los sabedores.

Esos analistas consideran que las entidades con bajos recursos, como las de Cuba, deben acudir a esa plataforma para el desarrollo de las lides domésticas. Porque la consideran una vía expedita para curtir a los deportistas sin emplear grandes sumas de moneda libremente convertible.

A mi modo de ver es insoslayable marchar al compás de la actual tendencia universal, pues resulta beneficiosa para la formación de los jovencitos/as. En esos tramos competitivos surgen elevadas atmósferas pues, entre otros detalles, resulta estimable la concurrencia en las instalaciones.

Y ese factor propicia a los mozalbetes/as crecer en progresión geométrica. Además, en pleno apogeo esas etapas polarizan las opiniones, los corazones; y despiertan a quienes les interese menos el asunto, o tengan escasa información acerca de su progreso.

Otro lado favorable de esa fórmula competitiva es la responsabilidad del jugador para desempeñarse en jornadas calificadas como de  carácter de cara o cruz.

Pareceres

En su primera visita al consejo de dirección del Instituto Nacional de Deportes, Educación Física y Recreación (INDER), Miguel Díaz Canel Bermúdez, presidente de los Consejos de Estado y Ministros, invitó a los trabajadores de esa esfera a concebir espléndidos eventos nacionales. Y ese pronunciamiento del mandatario cubano podría vincularse, entre otras realidades, con la celebración de una extensa fiesta con una postemporada signada por los play off.

El MsC Argelio Hernández, secretario de la Federación Cubana de Voleibol, es otro de los fervientes defensores del mencionado formato competitivo que se convierte, cada vez más, en una experiencia universal.

Yeyo, como se le conoce en el mundo del voleibol, enfatizó al responder la interrogante cuándo, cómo y dónde se aprende a jugar la serie extra: “Jugar bien un espacio de ese tipo, de cualquier tamaño y riesgo, es sinónimo de cumplir los objetivos, tareas y metas planteadas de antemano. Ese alcance forma parte de una planificación. No es producto de un invento, ni cosa por el estilo. Se inicia desde la primera jornada de entrenamiento. El técnico debe exigir a los jugadores que hagan las acciones previstas para los partidos de ese exigente pedazo de la competencia. Todo ese quehacer, junto con las características físicas, técnicas y volitivas que pauta el voleibol, proporciona un balance equitativo durante todos los rostros del encuentro”.

El ex profesor de la Universidad de Deporte invirtió poco tiempo para revelar su valoración pedagógica sobre el asunto: “Durante el proceso de preparación son esenciales varios tópicos, como la proyección acertada desde la preparación general, la idea de los niveles competitivos, conocimiento de los contrarios, posibilidades de topes, aseguramiento material. Un cierre con muchos relieves diferentes es una necesidad del deporte, para aumentar el nivel cualitativo en cancha propia. A ello se ensambla una tendencia. Se trata de la participación de los mejores voleibolistas de muchos países en diversos escenarios foráneos. Ello provoca un  trabajo extra para los estrategas, porque deben administrar volúmenes de trabajo adecuados para cada alumno”, sentenció el instructor de la Federación Internacional de Voleibol (FIVB).

“Nuestro deporte es proclive a la innovación. Para nada comparto la idea de nominar la joven Liga de las Naciones como un negocio. Ese clásico tiene dos años de instaurado. Es un torneo súper élite, solo asequible a los seis mejores equipos de la disciplina. Lo adecuado es proponerse llegar a ese peldaño”, argumentó.

En breve llegará la muy esperada primavera. De nuevo esa estación proporcionará a la afición disfrutar de encuentros calificados como de máxima envergadura. Empero sufrirán reiteradamente decepciones las naciones cuyas representaciones carezcan de una estimable formación en los parqués, duelas, tatamis toboganes y yudoguis de sus terruños.


Abelardo Gregorio Oviedo Duquesne


Deja tu comentario

Condición de protección de datos