sábado, 20 de abril de 2024

Trump venció en las primarias de Carolina del Sur ¿y ahora qué?

Por si no quedó claro cuando ganó la nominación en 2016, se convirtió en presidente, echó a todos menos a unos pocos críticos republicanos del cargo o del partido, y luego irrumpió en la contienda de 2024 a pesar de enfrentarse a múltiples acusaciones, el Partido Republicano pertenece al expresidente

Haroldo Miguel Luis Castro en Exclusivo 27/02/2024
0 comentarios
Donald Trump
La siguiente parada en el calendario de nominaciones del Partido Republicano es Michigan, donde los republicanos votarán el martes (Flirck).

El expresidente de los Estados Unidos, Donald J.Trump, ganó las primarias presidenciales republicanas de Carolina del Sur, fortaleciendo aún más su control sobre la nominación y dejando a su última rival importante, Nikki Haley, considerando opciones cada vez más limitadas.

Trump ha arrasado en todas las contiendas de cara a la candidatura del Partido Republicano hasta la fecha, primero superando por amplios márgenes en Iowa y New Hampshire, antes de arrasar en Nevada, donde Haley no apareció en la boleta, y en las Islas Vírgenes de Estados Unidos.

Pero su triunfo en Carolina del Sur, que eligió dos veces a Haley como gobernadora, podría ser el más impresionante de esta campaña.

Flanqueado en el escenario por los líderes políticos de Palmetto State, incluidos el gobernador Henry McMaster y el senador Tim Scott, Trump declaró: "Nunca había visto al Partido Republicano tan unificado como lo está ahora".

La nueva victoria de Trump pone la responsabilidad en Haley, la exgobernadora de Carolina del Sur que redobló sus esfuerzos a principios de esta semana en un discurso al declarar: "No me voy a ir a ninguna parte".

La siguiente parada en el calendario de nominaciones del Partido Republicano es Michigan, donde los republicanos votarán el martes. Después de algunas contiendas más dispersas, el 5 de marzo llegará el Súper Martes; una nueva oportunidad para que el otrora inquilino de la Casa Blanca se acerque aún más a conseguir su tercera candidatura consecutiva en el partido.

Mientras, derrotada en su propio territorio, la campaña de Haley, que ya está en dificultades, probablemente se verá bajo una renovada presión de los republicanos que quieren que abandone para permitir que Trump se concentre exclusivamente en su probable revancha con el presidente Joe Biden, quien ganó las primarias demócratas del estado de Palmetto a principios de este mes con más del 96% de los votos.

Aun así, el equipo de Haley insiste en que el espectáculo continuará. Planean invertir recursos en los estados del Súper Martes, según la directora de campaña Betsy Ankney, quien dijo a los periodistas antes del cierre de las urnas que Haley continuará sin importar el resultado.

Por si no quedó claro cuando ganó la nominación en 2016, se convirtió en presidente, echó a todos menos a unos pocos críticos republicanos del cargo o del partido, y luego irrumpió en la contienda de 2024 a pesar de enfrentarse a múltiples acusaciones, el Partido Republicano pertenece a Donald Trump.

Sin embargo, su éxito en el estado natal de Haley, subraya lo mucho que ha cambiado en menos de una década. Tampoco ha sido una toma de poder hostil, por muy hostil que pueda ser Trump con sus rivales. La mayoría de los votantes republicanos están totalmente de acuerdo con Trump —como demuestra la mayoría que afirma creer en sus mentiras sobre las elecciones de 2020— y las partes de su personalidad que hacen que los republicanos del establishment se acobarden son, como hemos visto, en realidad una gran parte de su atractivo para la mayoría de los votantes.

La campaña de Haley lleva tiempo promocionando encuestas para las elecciones generales que la muestran en una posición mucho más fuerte que Trump en un hipotético enfrentamiento contra Biden.Pero no puede saltarse el paso de derrotar primero a Trump en las primarias.

Hace tiempo que existe una coalición teórica para Haley. Empieza por los republicanos moderados y los rechazados por Trump, en particular los votantes suburbanos con estudios universitarios que han huido del partido desde la ascensión de Trump en 2016, e incluye a los independientes a los que se permite votar en las primarias republicanas en algunos estados, como New Hampshire y Carolina del Sur. Sin embargpo, esa coalición no se muestra a favor de Haley, al menos no con la fuerza suficiente para cambiar sustancialmente la composición de un electorado republicano que sigue respaldando firmemente a Trump en general.

Haley dijo que seguirá en la contienda hasta el Supermartes. Con el apoyo de Trump entre la base republicana sin mostrar signos de resquebrajamiento, ella tendrá que de alguna manera sacudir las cosas dramáticamente, y hacerlo en un punto mucho más difícil en la contienda de lo que ha enfrentado hasta ahora.

 

 


Compartir

Haroldo Miguel Luis Castro

Periodista y podcaster


Deja tu comentario

Condición de protección de datos