sábado, 15 de junio de 2024

Los peligros del Darién

Panamá atraviesa su mayor crisis migratoria desde 2015…

Laydis Soler Milanés en Exclusivo 23/09/2019
0 comentarios
Migrantes en el Darién
Los migrantes en lo campamentos panameños tienen un acceso muy básico a atención médica y alimentos

En la frontera entre Panamá y Colombia se extiende el Tapón del Darién, 575 mil hectáreas de intrincados bosques tropicales. Es una de las regiones más biodiversas del planeta, con un cúmulo de especies peligrosas como serpientes venenosas, jaguares y águilas harpía.

 Allí en medio de la selva, donde la carretera Panamericana se interrumpe y solo habitan pueblos indígenas alejados de la sociedad; migrantes irregulares de diversas naciones aprovechan la densa foresta para cruzar a Panamá. Su destino final: Estados Unidos o Canadá.

Pero los migrantes no están solos, los narcotraficantes comparten la misma ruta hacia el norte.  También las guerrillas ubicadas en la región son un peligro para estos.

 Según testimonios y reportes de las autoridades panameñas, son comunes los casos de robo y asalto sexual en el Darién.

 Aun así son miles las personas, incluidas mujeres y niños, que se arriesgan a emprender la larga travesía. Este año la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) señalaba que Panamá atraviesa una mayor crisis migratoria que la ocurrida entre 2015-2016.

  En los primeros seis meses del año,  se estima que más de 17.600 personas (casi el doble de la cantidad recibida el pasado año en igual período), entre ellos más de 2.000 menores, hayan atravesado el Darién , según datos del Servicio Nacional de Migración de Panamá brindados a la agencia española EFE.

 Aunque el jefe de misión de la OIM en Panamá, Santiago Paz, aseguró a EFE que este mes se ha apreciado una disminución del flujo de migrantes, debido a las condiciones climáticas y el exceso de lluvia, que dificultan la ruta.

¿POR QUÉ ATRAVESAR EL DARIÉN?

Al Darién llegan suramericanos, caribeños, africanos y personas de la lejana Asia con el objetivo de seguir su camino hasta los Estados Unidos o Canadá, este último más receptivo con los refugiados y migrantes, dadas las últimas políticas de Donald Trump.

Algunos migrantes llegan hasta Brasil u otros países de Sudamérica en barco o avión y luego avanzan hasta la frontera entre Panamá y Colombia.

Otros ya estaban asentados en países de la región, pero por cambios de políticas migratorias o crisis económicas decidieron abandonar sus casas y emprender la travesía.

También hay entre ellos refugiados que huyen de la guerra en sus naciones, como es el caso de los yemeníes, que vivían en un país en conflicto desde 2015.

 La OIM ha reportado que este año ha aumentado el número de migrantes que viajan en familia, con menores.

 Según la organización las personas atraviesan el Darién mayormente en grupo y no se ayudan de coyotes y traficantes, aunque como estos utilizan el mismo recorrido pueden encontrarse.

El viaje se realiza a pie o en barco, en tierras pantanosas, una vegetación tupida  que apenas permite ver el cielo y con un clima húmedo de una temperatura de más de 30 °C. Para la travesía los migrantes cuentan con pocos recursos, escasa agua potable y comida, y por supuesto, pocos medicamentos.

NO TODOS LLEGAN…

  No todos llegan a su destino. El infierno del Darién ha engullido a miles de personas. La cifra exacta se desconoce, las autoridades forenses de Panamá tienen un estimado: casi medio centenar de migrantes, aunque reconocen que podría aumentar, pues los reportes de fallecimientos no son exactos y lo tupido del terreno dificulta encontrar los cuerpos.  

  Muchos de los que se adentran en la selva no consiguen salir. La ruta es difícil, requiere una condición física formidable y en todo momento está el peligro de los animales venenosos, narcotraficantes, guerrilleros y de los propios coyotes (traficantes de migrantes) que los pueden dejar abandonados a su suerte.

 América Central en general es una región peligrosa para los migrantes y en lo que va de año la cifra de vidas perdidas es 83. Entre las causas de muerte identificadas por la OIM están ahogamiento, deshidratación, asesinato, enfermedad y falta de acceso a los medicamentos, accidentes de tren o asociados a otros vehículos.

¿DÓNDE SON RECIBIDOS EN PANAMÁ?

Los que consiguen llegar a territorio panameño son hospedados en campamentos de ayuda humanitaria y en casas de los pobladores de las comunidades de Canan Membrillo, Bajo Chiquito y Puerto Peñita en Darién y en Los Planes de Gualaca en Chiriquí, pueblos indígenas con poca población y bajos recursos.

"Esto es un campo de concentración. Hace varios días que estamos aquí, no nos dejan salir y vivimos en las peores condiciones", explicaba Mohamed Nasser Al Humaikani, migrante de yemení a BBC Mundo.

Los migrantes que logran atravesar la selva son recibidos en campamentos de ayuda humanitaria (Foto: OIM)

 Tanto los campamentos como las comunidades no están preparados para un gran flujo de migrantes. Por lo tanto, esto repercute en condiciones de insalubridad y afectaciones a los derechos humanos de pobladores y migrantes, tal como explica la Organización Panamericana de Salud (OPS) en un reporte sobre la situación de salud de migrantes irregulares en Panamá.

  La OPS en este reporte evidenció la situación de fragilidad que existe en la provincia de Darién, con pocos recursos materiales y humanos para brindar  la atención médica necesaria.

Los campamentos y poblados no tienen los recursos necesarios para acoger a los migrantes (Foto: OIM)

 La organización explica que se trabaja con el Ministerio de Salud de Panamá,  el Servicio Nacional de Fronteras de Panamá (SENAFRONT)  y otras instancias de Naciones Unidas para mejorar la situación de los migrantes. Sin embargo, resalta los problemas que aún permanecen: oferta de atención en salud muy reducida, esporádica y centrada en la morbilidad; la falta de coordinación interinstitucional; el hacinamiento, entre otros.

Esta imagen tomada el 10 de mayo de 2019 muestra un grupo  migrantes en el poblado de Peñitas, en Darién, mientras espera para subir a un autobús que los lleve en su viaje al norte (Foto: Arnulfo Franco AP)

Destaca que los migrantes están expuestos a  cambios culturales, económicos y sociales que pueden resultar en problemas relacionados con la salud física y emocional, y causar un desequilibrio en su bienestar biopsicosocial.

La situación en el Darién es reflejo de contexto mundial actual de inestabilidad y desigualdad, que influye en que las personas migren hacia otros países. Mientras se trabaja en políticas migratorias regionales que ayuden al desplazamiento y atención de los migrantes, muchos aún se adentran en la selva del Darién, en busca de un sueño que no saben si conseguirán.


Compartir

Laydis Soler Milanés

Periodista, amante de la literatura y de la buena música.


Deja tu comentario

Condición de protección de datos