jueves, 9 de febrero de 2023

Bolivia: Cronología de un golpe de estado

La derecha, con el apoyo de Washington y la manipulación de la secretaría general de la organización de Estados Americanos (OEA), acaba de asestó un mazazo al futuro de la institucionalidad y la democracia

Claudia Yilén Paz en Exclusivo 11/11/2019
0 comentarios
Portada Evo Morales
Portada Evo Morales

20 de octubre de 2019. El pueblo boliviano acudió a las urnas para elegir a su presidente. Evo Morales, primer Jefe de Estado indígena se enfrentó al expresidente de derecha Carlos Mesa.

La noche de la elección, Morales lideró el conteo con 45.28% de los votos frente al 38.16% de Mesa, con el 84% del escrutinio realizado. Morales debía obtener una mayoría absoluta, o al menos el 40% de los votos con una diferencia de 10 puntos porcentuales sobre el segundo candidato.

La oposición y los observadores internacionales comenzaron a presionar, justificando su actuación por un posible fraude electoral. Se iniciaron así las primeras manifestaciones en las calles.

El 21 de octubre, el Tribunal Supremo Electoral (TSE) otorgó el 46.4% de los votos a Morales, contra un 37.07% para Mesa, con el 95.63% del conteo realizado. La brecha se acercó a los 10 puntos necesarios para ganar en primera vuelta. Mesa denunció fraude en su discurso. Se extendieron los incidentes violentos a otras ciudades que incluyeron enfrentamientos con la policía, saqueos, así como la quema de tres oficinas regionales del TSE en Potosí, Sucre y Cobija.

22 de octubre. La situación en Bolivia se complejizó. Organizaciones ciudadanas convocaron a una huelga general por tiempo indeterminado. La OEA, en conferencia de prensa manifestó "su profunda preocupación y sorpresa por el cambio drástico y difícil de justificar" de los resultados preliminares. El gobierno y el TSE propusieron que se realice una auditoría sobre el proceso. Luis Almagro, secretario general de la organización, confirmó que auditarán el proceso electoral para “verificar su integridad”. El canciller Diego Pary le dijo a la Unión Europea que podrá revisar "una a una las actas" si así lo desea. 

23 de octubre. Evo Morales denunció la puesta en marcha de un golpe de Estado por parte de la derecha boliviana, con apoyo internacional. Continuaron las huelgas en todo el país y se multiplicaron los incidentes entre partidarios de ambos bandos.

24 de octubre. Carlos Mesa negó las acusaciones, culpando a Evo de irrespetar la constitución. Convocó a manifestaciones pacíficas, pero en el país se han seguido registrando incidentes violentos. Conteo oficial de votos actualizado: el 99% del escrutinio coloca a Evo como ganador en primera vuelta.

El 25 de octubre se dieron a conocer los resultados finales y Evo Morales es declarado oficialmente como ganador (47.08% de los votos frente a 36.51% de Mesa). La oposición, la OEA, la Unión Europea, Estados Unidos, Colombia y Argentina exigieron un balotaje, aun cuando con estas cifras Evo superó los 10 puntos porcentuales exigidos para evitar una segunda vuelta. Continuaron los enfrentamientos en las calles.

31 de octubre. La OEA comenzó su auditoría sobre el recuento de votos, solicitada por el gobierno y rechazada entonces por la oposición.

1 de noviembre. Renunció Arturo Espinosa, jefe de la misión de la OEA.

2 de noviembre. Luis Fernando Camacho, se erigió como líder de la oposición e hizo llamados al ejército y la policía para que estuviera del lado de la gente. Además, pidió la renuncia del presidente. Por su parte Evo Morales llamó a las fuerzas armadas a “servir al pueblo boliviano” manteniéndose cerca de su gobierno.

6 de noviembre. Continuaron los enfrentamientos fuertes en Cochabamba. En otras regiones del país como Vinto (centro), los manifestantes prendieron fuego al edificio municipal, obligando así a la alcaldesa Patricia Arce Guzmán a caminar descalza por el pueblo, cubierta de pintura roja, bajo insultos y amenazas.

8 de noviembre. Tres unidades policiales se amotinaron en Cochabamba, Sucre y Santa Cruz. La protesta opositora se extendió a varias zonas del país, mientras la policía se mostraba cercana a los manifestantes en La Paz. Evo Morales volvió a denunciar el golpe de estado en curso.

9 de noviembre. Efectivos de la Unidad Táctica de Operaciones Policiales (UTOP) de Cochabamba se amotinaron y llamaronn a nombrar nuevos comandantes. En la medida que avanzó el día se sumaron los regimientos policiales de otros departamentos como Chuquisaca.

10 de noviembre. En la mañana de este domingo, Evo Morales convocó a nuevas elecciones generales y anunció que renovará la totalidad de los miembros del Tribunal Supremo Electoral, con el fin de llegar a la pacificación del país ante la arremetida de la oposición de derecha, que orquestó una campaña contra el mandatario.

Poco antes, al dar a conocer el informe preliminar de su auditoría, la OEA exigió la anulación de las presidenciales de octubre y la realización de nuevos comicios. Dos ministros y el presidente del Congreso renuncian frente a un clima acelerado de violencia. 

Este mismo día, en alocución televisiva, Evo Morales anunció su dimisión tras la oleada violenta perpetrada por grupos opositores desde el 20 de octubre. "Decidí renunciar a mi cargo para que Carlos Mesa y Luis Camacho, dejen de maltratar y perjudicar a miles de hermanos (...) Tengo la obligación de buscar la paz y duele mucho que entre bolivianos nos enfrentemos, por esta razón envío mi carta de renuncia a la Asamblea Plurinacional de Bolivia", indicó el expresidente, acompañado de su vicepresidente Álvaro García Linera, quien también dejó el cargo. 

(Con información de Página 12 y TeleSur)


Compartir

Claudia Yilén Paz

Periodista. Santiaguera de nacimiento e hija adoptiva de Matanzas, siempre cubana. Fan del chocolate y las golosinas. Recolectora de libros y canciones de Buena Fe.


Deja tu comentario

Condición de protección de datos