martes, 29 de noviembre de 2022

Rogelio Fundora, guajiro, pintor y ecologista (+Fotos)

En la finca La Esperanza, ubicada en el municipio de Madruga, un mayabequense siente orgullo de su origen campesino...

Maya Ivonne Quiroga Paneque en Exclusivo 20/07/2012
0 comentarios
Rogelio Fundora, un guajiro que pinta

En la finca La Esperanza, ubicada en el municipio de Madruga, que pertenece a la nueva provincia de Mayabeque, encontramos a un personaje singular. 

El mayabequense Rogelio Fundora Ybarra siente orgullo de su origen campesino. Fiel a la tradición de sus ancestros, respondió al llamado de la Revolución Cubana de hacer producir terrenos ociosos. 

“Comencé muy pequeño a labrar la tierra junto a mi padre y mi abuelo. Cuando cumplí 17 años me incorporé a la Cooperativa de Créditos y Servicios (CCS) Nelson Fernández, en las tierras que poseíamos por herencia familiar. Con el Decreto Ley 259 solicité terrenos en usufructo y me otorgaron nueve hectáreas que tengo sembradas de frutales.

“Estoy llevando la agricultura de la forma que nuestro país necesita. Tratando cada día de dar un poquito más de mí y haciendo producir estas tierras”.

Hace dos años le llegó la inspiración. Se convirtió en pintor autodidacta y, desde entonces, se le puede ver indistintamente con una guataca o un pincel en las manos. En una casita aledaña a la finca radica su pequeño taller. Allí se pueden apreciar varios óleos en los cuales se respira alma y poesía campesina.

“Vi la necesidad de plasmar en un lienzo mis vivencias, mis raíces, las costumbres del guajiro cubano, pequeñas escenas del trabajo agotador, cotidiano, de sol a sol en el campo para lograr alimentos. Mi padre es mi fuente de inspiración. 

“Un buen día comencé a indagar cómo lograr ese sueño. Y empecé a pintar mis primeras obras, siempre relacionadas con el quehacer del campo, con las siembras, con las cosechas. En mis cuadros utilizo fundamentalmente colores vivos, los colores de nuestra patria”.

Rogelio Fundora ha realizado varias exposiciones personales y recientemente expuso su obra en la edición 45 de la Jornada Cucalambeana, dedicada al aniversario 183 del natalicio de Juan Cristóbal Nápoles Fajardo y al cumpleaños 90 del Indio Naborí.

“A los campesinos les ha tomado un poco de sorpresa mi desempeño como pintor. Al principio no lo creían. Cuando vieron que estaba pintando decían: ‘No, no puede ser’. 

“No es común ver a un campesino que coja un pincel y se ponga a pintar un lienzo. Poco a poco lo han ido aceptando. En mi municipio, Madruga, me han apoyado mucho. La dirección municipal de cultura ha seguido mi labor artística.

“He mostrado mis cuadros en diferentes lugares de Mayabeque, en La Habana y en una exposición organizada por el rapero Osmel Francis, bajo el nombre de Guayaberas de un cubano ecologista. El día de la tierra, junto al proyecto Cubanos en la Red, emplazamos un mural colectivo en el Parque Lenin”.

En la finca La Esperanza también se protege el Medio Ambiente, pues Rogelio defiende la agricultura agroecológica. El guajiro pintor no teme revelar sus secretos de cómo lograr unos girasoles bien grandes o de la utilidad del árbol del Ning como barrera contra las plagas.

“Entre mis planes está tratar de que esta Finca también sea parte de un proyecto donde puedan venir los niños a interrelacionarse con la naturaleza, con el trabajo del campo, con la siembra y aprecien el arte en esa labor diaria.

“Desde que estoy aquí he aprendido que todos los cultivos hay que cuidarlos. A la naturaleza hay que dedicarle todo el tiempo para evitar la contaminación ambiental. Por eso me he dedicado a la agricultura sostenible, con proyectos ecológicos y utilizando métodos que no sean agresivos para los terrenos”.

Hoy en La Esperanza se cosechan más de 200 quintales de frijoles negros, junto a otros cultivos como plátanos, piña, guayaba y fruta bomba.

“Soy agricultor y pintor. Ambas profesiones estarán en mí hasta que me muera. Ahora tengo el reto de lograr una pincelada más suelta. Además del óleo sobre lienzo, quiero utilizar otros materiales como el acrílico”, asegura quien avanza por los caminos de las artes plásticas hacia la búsqueda de un perfeccionamiento.

Una pequeña incursión en otras técnicas fue el homenaje a José Martí, el Héroe Nacional Cubano, mediante el performance Perdura lo que un pueblo quiere, donde trabajó con acrílico, tierra, arena y su propia sangre.


Maya Ivonne Quiroga Paneque

Periodista, locutora, guionista y directora de radio y televisión


Deja tu comentario

Condición de protección de datos