sábado, 20 de abril de 2024

Me enamoro de todos mis personajes

La actriz cubana Yerlín Pérez conversa sobre su controvertido personaje, Aracely, en la telenovela cubana La sal del Paraíso...

Ana María Domínguez Cruz en Exclusivo 06/07/2016
2 comentarios

“Aunque parezca increíble yo puedo defender a Aracely con una teoría completamente fundamentada. Yo me enamoro de todos mis personajes, incluso de uno como este, que tanto trabajo me costó entenderlo para luego interpretarlo”.

Hablo con la actriz cubana Yerlín Pérez, a quien muchos todavía llaman Juanita Alcantarilla o Urbinita, por sus incursiones en el humor, y no pocos identifican con nombres de personajes de otras telenovelas. Sin embargo, por estos días es reconocida en la calle como Aracely, ese personaje controvertido de la telenovela actual La sal del paraíso, miembro de una pareja abierta.

-En principio, Aracely no era el personaje que interpretarías en la telenovela…

-Es cierto. El director me propuso asumir a Yoselyn, y después de tenerlo estudiado y haber ensayado algunas escenas, me comenta que Blanca Rosa Blanco no podía comenzar a rodar la novela. Él y yo somos amigos desde que éramos estudiantes, y no pude negarme porque entonces no podía comenzarse a filmar. Se lo agradezco mucho porque siempre he trabajado personajes muy temperamentales, que tienen mucho más que ver con mi forma de ser.

-Es fácil percatarse de que Aracely y Yerlín no se parecen mucho.

-No, qué va. Con Aracely siempre me sentí como si tuviera unos zapatos apretados puestos porque no tenemos nada que ver, me costó mucho entender al personaje y me interesó marcar la diferencia. Ella es fría, plástica. Aracely tendrá un giro grande y cambiará para bien cuando el amor toque su puerta. Afortunadamente el personaje se salvará desde el punto de vista humano, se volverá más cálida, aunque desde ahora se muestra como buena trabajadora y buena amiga.

“Me costó mucho trabajo entender a Aracely y la historia de vida que tiene. Ahora estoy alarmada por la reacción del público pues no son pocos, incluso hombres, los que lamentan verme en escena así, avasallada por mi esposo, y es que realmente no han entendido.

“Quizás existan muchas personas con una vida similar a la de Aracely aunque siempre hay un componente de ficción. Quizás lo más difícil es encontrar que una pareja al cabo de 20 años hable con sinceridad total sobre sus problemas de desamor y coincidan en ganar espacios individuales y vivir experiencias extramatrimoniales, sin que ello implique perder la relación que los une. Eso pasó con Aracely y su esposo, quien es el que más ama de los dos, aunque el público no se haya percatado aún de eso.

“Cada uno tiene amantes  pero se mantiene el respeto. Él rompió la barrera cuando llevó a su casa a una de ellas, y lo hizo con el objetivo de que Aracely reaccionara. Ella lo quiere y lo necesita mucho, construyeron un mundo materialmente muy cómodo que de alguna manera trata de reflejarse en la novela, aunque no se contó con muchos recursos para ello. El amor mutó y queda ese cariño al cabo del tiempo.

-La telenovela terminó de rodarse hace un año. ¿Qué hiciste después y qué tienes entre manos?

-Después de la novela acepté trabajos de corta duración. Estuve en Tras la huella, en el teleteatro La muerte del viajante, dirigido por Elena Palacios, donde asumí un personaje de casi 60 años.

“Con Elena Palacios estaré en un telefilme con un personaje diferente, inspirada en cuentos de Ángeles Mastreta y en un  teleteatro titulado Pareja abierta, de Darío Fo, una obra que recuerdo desde la escuela. Tal vez me llegue otra propuesta de la que me hablaron ya pero de la que todavía no quiero anunciar nada.

“No quiero terminar la entrevista, ahora que me preguntas por mis proyectos del futuro, sin dejar de decir que es necesario que alguien se tome muy en serio las producciones de las novelas cubanas. Son muy necesarias para el público cubano que es muy exigente y que sabe reconocer una buena actuación como mismo no deja de criticar los pocos recursos en escena, la baja factura de la realización en general. Los actores somos los que nos encontramos con los criterios en la calle, y no es justo que tampoco la crítica especializada se tome el trabajo de indagar más allá en el porqué de todo esto”.


Compartir

Ana María Domínguez Cruz

"Una periodista cubana en mi tercera década de vida, dispuesta a deslizar mis dedos por el teclado".

Se han publicado 2 comentarios


Pablo
 17/4/18 0:56

Me gusta como trabaja es interesante su personalidad

riselia
 13/7/16 11:01

eres una artista fenomenal se te quiere mucho

Deja tu comentario

Condición de protección de datos