viernes, 3 de febrero de 2023

¡Abakuá asere! (+Video)(+ Fotos) (+Audio)

Mitos y prejuicios rodean a una institución surgida en Cuba hace más de 180 años...

Haroldo Miguel Luis Castro en Exclusivo 28/06/2019
13 comentarios
Abakuá
La sociedad abakuá fue reconocida legalmente en el año 2005 (Foto: lajiribilla.cu).

Sumida entre estereotipos y prejuicios se halla el abakuá, agrupación religiosa-mutualista nacida bajo la sombra de la esclavitud al estilo de las sociedades nigeriano-cameruneses ekpe. Casi tan antigua como nuestra nacionalidad, a lo largo del tiempo a esta institución se le ha considerado —a veces con razón, otras, no tanto — el epicentro de un mundo desbordado por la marginalidad.

Desde fechas tan tempranas como 1876 el ñañiguismo ya era una práctica proscrita por la ley por atribuírsele toda una serie de crímenes y comportamientos ajenos a los cánones de la época. Sin embargo, siempre se trató de un fenómeno que, con el barrio como el mejor de los escenarios, buscó salvaguardar la identidad de aquellos hombres arrancados de África para servir al mundo occidental “ilustrado”.

El periodista, antropólogo´, Ekueñón del juego Efí Obane Mañón Metara y vicepresidente del Consejo Provincial Abakuá de La Habana, Ramón Torres Zayas, quizás sea de las pocas personas con la experiencia y el conocimiento necesario para ayudarnos a entender las particularidades de una organización única en su tipo y parte intrínseca de la cultura cubana.

—¿Cómo llega al mundo abakuá?

A la inversa de todos. Me intereso por la sociedad abakuá para mi tesis de licenciatura en Periodismo. Cuando aquello poca gente trabajaba el tema religioso en sentido general porque era tabú, y bueno, empecé a estudiarlo. Luego, en 2003, me entero que hay una maestría y propongo La sociedad abakuá y su influencia en la cultura artística cubana. Más tarde también hago la maestría en Antropología, pero ya para esa fecha estaba presentado pues imagínate, por estar haciendo estudio de campo, estaba metido constantemente en los plantes y poco a poco me fui sintiendo parte de todo aquello.

Ramón Torres Zayas se ha dedicado a la investigación de la sociedad abakuá (Foto:Claudia Yilén Paz/Cubahora).

¿Qué pasa? Yo estudié en el Cerro y muchas amistades mías de la infancia ya estaban vinculados a los abakuá. Hasta esa fecha no me había interesado por ninguna religión como practicante porque soy dialéctico- materialista a pulso. Pero abakuá es bastante flexible en ese sentido. Aunque te dicen que hay que creer en un creador, realmente funciona como religión una o dos veces al año, que es cuando se planta. Mientras tanto, funciona como una sociedad mutualista

—¿Cuáles son las motivaciones para que los jóvenes se integren al abakuá?

Realmente, el ambiente. Desde que surgió, el abakuá se movió en un universo marginal y excluido donde tenía que probar su valor. Siempre lo digo. No es lo mismo nacer en Miramar o Santa Fe que nacer en Los Sitios, Cayo Hueso u otra zona caliente. Por eso no te puedo mentir, abakuá se mueve en entornos donde se espera de ti una determinada respuesta y donde la gente, además, te construye una especie de título dentro de los espacios de guapería. Pero esa ha sido la juventud que se ha acercado desde el siglo XIX, y te lo digo porque, a veces, la gente quiere tapar el Sol con un dedo.

 Al proxeneta Alberto Yarini y Ponce de León, una de las figuras cubanas más populares de la primera mitad del pasado siglo, históricamnete se le ha vinculado con la potencia Akanarán Efó Muñón Ekobio Mucarán. Sin embargo, de acuerdo con Ramón Torres Zayas, no existe prueba alguna que lo vincule a dicho plante (Foto: lajiribilla.cu).

—Pero, ¿quien pretende entrar en la institución no pasa por un proceso donde se verifica su comportamiento y actitud en la sociedad?

Te pregunto, ¿qué medidor tengo para saber la actitud y las convicciones de quienes pretenden entrar? Mira, en instituciones como la Unión de Jóvenes Comunistas y demás te exigen determinados códigos, y en los abakuá también.

Aquí tú tienes que ser hombre, tienes que tener cierta edad – porque hay un tiempo para crear aval–, tienes que respetar a tu mamá, etc. El problema está en que intentar poner códigos occidentales, gubernamentales o partidistas a una institución como esta es fatal; y no quiere decir que hay que ser guapo o haber matado a alguien. En mi opinión, esos valores que tú me estás preguntando corresponde al Estado divulgarlos, que es, en definitiva, quien también debe encargarse de eliminar la violencia y la criminalidad.

Ah, ¿qué sucede? Es verdad que el hecho de ser tan abiertos implica que, a veces, lo que entra es candela. A la institución no le importa si estuviste preso, siempre y cuando cumplas con los códigos establecidos. Históricamente nos han echado la culpa de aceptar a cualquiera y siempre digo que ese constituye un derecho que tiene cada organismo. No te engañes, en todos lados hay oportunistas y malas personas. La diferencia es que cuando un abakuá comete un fallo se visibiliza.

—Entonces, ¿esto quiere decir que una vez dentro, la institución no busca el crecimiento espiritual y social del hombre?

Toda religión es reformadora  y transmisora de valores e, incluso, en el caso del abakuá, muchos de ellos están en coherencia con los que se inculcan normalmente en nuestra sociedad como la solidaridad, la fraternidad y el respeto.

—¿El abakuá tiene realmente que actuar con violencia cuando se le ofende?

Es un mito. En cada caso se actúa en correspondencia a la gravedad del asunto. Uno no necesita pertenecer a alguna institución para saber cuándo tiene o no que solucionar sus problemas por la vía de la violencia. Ahora, si a mí me agreden, ¿qué sentido tiene que le de una puñalada alguien? Soy un “papelasero” si lo hago. Al abakuá, como a cualquier otra persona, lo que lo demerita frente a la sociedad y a sus hermanos es que le ofendan o trasgredan su moral. No incito a nadie a que se faje, sencillamente cada cual con su proceder impone respeto en los demás.

En la sociedad abakuá el conocimiento se transmite a través de las llamadas "libretas", documentos manuscritos transmitidos de generación en generación (Foto: Claudia Yilén Paz/Cubahora).

—A la sociedad abakuá se le ha llamado la masonería africana, ¿cuánto hay de cierto?

Así lo definió Fernando Ortíz a principios del siglo pasado y coincido plenamente con él. En los abakuá hay una estructura piramidal como en la masonería. Hay un cumplimiento de determinados mandamientos. Hay un sentimiento de respeto al hermano- que no quiere decir que no se viole en uno y otro lado- Además, hay similitud hasta en la simbología que usamos como el triángulo, las columnas, etc.

Ahora, tú revisas la historia universal y la cubana y ves que figuras como Simón Bolívar, Francisco de Miranda, José de San Martín, George Washington, Antonio Maceo y José Martí, por solo mencionarte algunos, eran masones. Mientras que del otro lado, ¿de quién te puedo hablar? De Ignacio Piñeiro, un sonero. De Chano Pozo, un negrito guapo que estuvo preso en Guanajay y lo mataron en los Estados Unidos. Esto no quiere decir que una sea mejor que la otra, pero culturalmente choca.

—¿Se mantiene el estereotipo de considerar al abakuá un individuo de bajo nivel cultural?

Sí, esta es una institución que surgió en el tiempo de la esclavitud y aunque hoy existe un gran número de abakuá blancos, continúa en el imaginario popular que esto es únicamente patrimonio de negros y de “orilla”. Te puedo mencionar a muchos hermanos míos dentistas, militares, deportistas, médicos o maestros. Todo está en cómo uno quiera verlo. Actualmente en el mundo abakuá está representado todo el diapasón social por lo que encontrarás según tengas la intención de buscar.

Para formar parte de institución se debe realizar un ritual de iniciación (Foto:caimanbarbudo.cu).

—¿Cómo ha influido el abakuá en la cultura e identidad cubana?

Ha influido enormemente y en varias direcciones. Hoy día es muy común escuchar en conversaciones palabras como “asere”, “paripé”, “nague”, “moroco” y otras  tantas. Todas de origen abakuá y con el mismo significado. En la música, puede que el mayor representante sea el sonero Ignacio Piñeiro, quien no solo introdujo frases, sino también disímiles formas de tocar la rumba. En la danza, el baile del íreme ha influido enormemente en la Columbia.

La literatura también ha reflejado al abakuá, sobre todo escritores de la talla de Nicolás Guillén y Alejo Carpentier. Mientras que en la plástica tenemos a Wilfredo Lam, a René Portocarrero, a Rudy Fernández y muchos otros. Estaríamos conversando horas sobre cuánto hay de abakuá en una cultura tan rica y diversa como la nuestra.

—¿Qué tiene la sociedad abakuá para ofrecer a la Cuba de hoy?

Muchísimo. Fíjate que la Dirección Nacional de Patrimonio está interesada en declararnos Patrimonio de la Cultura Cubana porque somos una agrupación endémica y más antigua de las religiones

Pero además, el respeto hacia la historia y nuestros ancestros, la solidaridad, entre otros, son aspectos que defiende y trata de inculcar el abakuá. Realmente es mucho lo que tenemos que aportar como elemento identitario y, de hecho, lo estamos haciendo.Tienes que entender que existimos antes de la bandera, el escudo o el himno. Por eso, aunque no tengamos el documento que lo certifique, nos sentimos patrimonio de este país.


Compartir

Haroldo Miguel Luis Castro

Periodista y podcaster

Se han publicado 13 comentarios


Alexmis
 28/12/21 5:50

Creo q no se debería cortar a todos por la misma tijera, cuando se hable de un hombre no se puede hablar en general de los abakua, Somos seres humanos , todos nos equivocamos,, no son delincuentes cómo le llaman , sin abogados ,médicos etc como el q les escribe enfermero, saludos y respetos.Dichas estás palabras orgulloso de ser efi Acama eribo bongo. Efi erukemban efi ♥️

Alexmis
 28/12/21 5:47

Creo q no se debería cortar a todos por la misma tijera, cuando se hable de un hombre no se puede hablar en general de los abakua, Somos seres humanos , todos nos equivocamos,, no son delincuentes cómo le llaman , sin abogados ,médicos etc como el q les escribe enfermero, saludos y respetos.Dichas estás palabras orgulloso de ser efi Acama eribo bongo. Efi erukemban efi ♥️

Ramon
 27/10/19 13:40

Con el respeto a la diversidad de criterios...soy Efori Nandiva Mosongo. No soy delincuente...al contrario. Licenciado en Estudios Socioculturales, varios Postgrados y un diplomado. Me gusta la religión ABAKWA y soy partidario del correcto reglamento dentro de dicha institución

Ramón Torres Zayas
 2/11/20 8:14

Qué pena haber leído el texto tan tarde. Me alegro que el ekobio Nandivá Mosongo (que no pone su nombre) sea fiel exponente de la religión. No sé por qué su aclaración al respeto de la diversidad de criterio, pues en este caso coincidimos plenamente en eso. Creo que el trabajo iba a reconocer las luces y sombras de abakuá y a reivindicar su papel en la historia y la cultura cubanas. Estamos en línea, hermano. Muchas gracias por tu comentario

22
Alexey meneses betancourt
 17/9/19 15:09

Que tendría q hacer para ingresar o ser abakua,soy Sancti spiritus ,mi nombre Alexey meneses Betancourt ,soy palero,babalocha y quisiera que me valorarán ,mis saludos ...resp

luis edel aldama sanchez
 18/7/19 12:03

respetando todos los criterios me gusta el tema porque , llevo 12 años de consagrado en la unica sociedad que no ha podido salir de cuba, que apesar de que los hombres q ue son los que comenten errores,  porque son seres humanos. Si soy graduado en lengua inglesa , trabajo hoy en dia  en el CIM (Centro de Inmunologia molecular ) combatiendo el cancer y he visitado muchos paises a donde exportamos vacunas para los emfermos. muy orgulloso de ser ecoria enyene india abakua . Si plaza de mi juego Embakara ubia cubia ,bendicciones para el tankewo Ramon torres zayas que ha hecho muy buen trabajo ok gracias.

 

Dennis
 12/9/19 20:53

Muy buen comentario mi ekovio. AQUI TIENE USTED UN EKOVIO .EKEREWA DE MATANZAS. Saludos.

84
NO´D
 8/6/19 14:33

Yo no sé antes,solo puedo decir que hoy,y lo digo con conocimiento de causa,esa religión agrupa a lo que más vale y brilla de la delincuencia y la vagancia en Cuba.Vivo al lado de un ¨plante¨  y el desfile de vagancia y pudrición,faltos de respeto,de TODO ! da pena

Ramón Torres Zayas
 2/11/20 8:22

Qué pena que tengas solo un catalejo para ver lo peor, que solo buscas las manchas, eso quizá porque es lo que quieres encontrar. No digo que no exista eso que comentas, pero seguro lo hay igual en tu cuadra, en tu barrio, en tu provincia, sin que sean abakuá, pero de eso no se habla. Tal vez en el trabajo o la escuela haya más oportunistas y escaladores que estos "delincuentes y vagos" a los que acusas, a lo mejor hasta son jefes; pero cuesta criticarlos porque trae consecuencias. De cualquier modo, el trabajo no era para convencer a quien está convencido ya de que ahí solo funciona lo peor, sino para informar que existen los otros, y con toda una historia y mucho que aportar a nuestra cultura, aunque te disguste.

23
MINERVA
 30/3/19 10:11

Muy interesante este tema , pero lo que para muchos es cultura , religion , para otros que la practican es guaperia  y valor , tengo entendido que deben ser buenos en todos los sentidos , buen padre , buen hijo , en fin buen ser humano lastima que los que ahora se inician es esta religion lo utilicen para ganarse puntos llenandose la boca diciendo que son abakua y dejando tras si una lista de lesionados e inclusos muertos . Soy de la opinion que los grandes representantes de esta cultura o religion deberian de analizar quien  merece llevar el título y quien no , y así dejan de hablar las personas en la calle de lo malo que es ser ABAKUA Me disculpan los que no estan de acuerdo con mi comentario pero esa es mi opinion.

Lissette DVLH
 29/3/19 8:17

Excelente,me encanta el tema de las reliiones afrocubanas.

Jessica Sánchez
 28/3/19 11:19

Muy buen arículo, Haroldo. Muy interesante y justo con la cultura y religión abakuá.

Carlin77
 29/3/19 18:21

Gracias por el artículo se debería escribir más sobre religiones afrocubanas existen muchos falsos criterios sobre las mismas.

113

Deja tu comentario

Condición de protección de datos