lunes, 26 de febrero de 2024

Diversidad Biológica: políticas nacionales en Cuba

El programa nacional responde también a los objetivos y metas del Convenio de Naciones Unidas sobre la Diversidad Biológica (CDB), del que Cuba es firmante...

Laydis Soler Milanés en Exclusivo 05/06/2020
0 comentarios
manglares
A nivel nacional al manejo de los humedales, los que ocupan 4 846 828,74 hectáreas en el país, se le presta especial atención

La diversidad biológica en el planeta sostiene el funcionamiento de los ecosistemas. Asegura los recursos necesarios para la subsistencia humana, mantiene el equilibrio medioambiental y es parte del desarrollo económico de los países.

Según datos de la Organización de Naciones Unidas (ONU) los peces proporcionan el 20% de las proteínas animales a unos 3 000 millones de personas y  más del 80% de la dieta humana está compuesta por las plantas. Sin embargo se observa su pérdida y la de otros recursos a nivel global. 

En Cuba la disminución de la diversidad biológica ha sido identificada como problema ambiental principal en el país y se han trazado estrategias para revertirla, en concordancia con políticas nacionales y convenios mundiales.

El Programa Nacional sobre la Diversidad Biológica, que se proyecta para el período 2016 – 2020, es la principal plataforma de acción para la implementación de los objetivos estratégicos definidos en la política ambiental nacional en este sentido.

Este señala como una de sus principales acciones la conservación y uso sostenible de la diversidad biológica en el país, mediante una visión clara, con metas y objetivos pertinentes, definidos, alcanzables y estratégicamente importantes.

Además, se adecúa al resto de políticas del país como los “Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución”. Tiene en cuenta el nuevo escenario cubano, donde existe un impacto de la actividad de las nuevas formas de gestión económica sobre el ambiente.

CONVENIOS INTERNACIOANALES SOBRE DIVERSIDAD BIOLÓGICA

El programa nacional responde también a los objetivos y metas del Convenio de Naciones Unidas sobre la Diversidad Biológica (CDB), del que Cuba es firmante. Este constituye el tratado más universal sobre el tema, con más de 196 Partes Contratantes.

Tiene tres objetivos principales: la conservación de la diversidad biológica, el uso sostenible de sus componentes y el reparto justo y equitativo de los beneficios derivados de la utilización de los recursos genéticos. El Plan Estratégico para la

Diversidad Biológica 2011-2020 y las Metas de Aichi, complementario a este convenio internacional, es la guía básica para los países miembros en cuanto a metodología y planificación sobre biodiversidad.

Cuba también es firmante del Protocolo de Cartagena sobre Seguridad de la Biotecnología del Convenio sobre Diversidad Biológica. Tratado internacional que administra los movimientos de un país hacia otro de organismos vivos modificados (OVMs) que resultan de la aplicación de la tecnología moderna.

Asismismo, en 2015 se sumó como Estado Parte 66 del Protocolo de Nagoya sobre el Acceso a los Recursos Genéticos y Participación Justa y Equitativa en los Beneficios Derivados de su Utilización. Ambos son parte complementaria del CDB y son tomados en cuenta para la planificación nacional sobre protección y manejo de recursos medioambientales.

CUBA EN EL CONVENCIÓN SOBRE LA DIVERSIDAD BIOLÓGICA (CDB)

En 2019, nuestro país entregó el Sexto Informe Nacional al Convenio sobre la Diversidad Biológica, en el que se describe todo lo que el proceso de cumplimiento de las metas establecidas por este.

Cuba en el marco de la conservación de la biodiversidad trabaja en la recuperación de hábitats y protección de especies amenazadas.

Infografía: Laydis Milanés/ Cubahora

En este define la recuperación de los ecosistemas marino-costeros y acuícolas como una prioridad del país, cuya política establece las especies marinas en veda o con cuota de pesca reducida.

Otro tema importante a nivel de biodiversidad, refiere el documento, es la situación de los suelos y los bosques. Esta tiende a agravarse con el impacto del cambio climático, el incremento de los periodos de sequía.

El informe refiere que a partir del año 2009 se ha trabajado en el establecimiento de áreas demostrativas especiales, denominadas polígonos de conservación de suelos, aguas y bosques.

La superficie cubierta de bosques ha crecido constantemente en el país a partir del año 1959, en que sólo era de alrededor del 14 % hasta alcanzar 31,23 % al cierre del año 2017.

La provincia de Pinar del Río, sede nacional del Día Mundial del Medio Ambiente, destaca como ejemplo de esta política de reforestación, con  590, 65 hectáreas de fajas hidrorreguladoras y bosques recuperadas en siete municipios; acciones para mitigar los efectos de la intrusión salina en la provincia.

A nivel nacional al manejo de los humedales, los que ocupan 4 846 828,74 hectáreas en el país, se le presta especial atención. El proyecto Manglar Vivo, ha restituido zonas degradadas al sur de las provincias de Artemisa y Mayabeque.

Áreas de intervención del proyecto Reducción de la vulnerabilidad a las inundaciones costeras mediante adaptaciones basadas en ecosistema en el sur de las provincias de Artemisa y Mayabeque, Manglar Vivo (2014-2019) (Mapa: Sexto Informe Nacional al Convenio sobre la Diversidad Biológica)

Arrecifes de coral y playas, pastos marinos y áreas costeras también son parte de los objetivos nacionales de manejo de la biodiversidad.

Cuba tiene la meta se pretende alcanzar un incremento, por sobre el porcentaje actual, de la extensión del territorio nacional bajo protección, así como cubrir un mayor número de especies autóctonas, endémicas y/o amenazadas en áreas protegidas y dirigir los esfuerzos hacia formas de conservación más amplias e integradoras.

Sistema Nacional de Áreas Protegidas (Mapa: Sexto Informe Nacional al Convenio sobre la Diversidad Biológica)

Además, se  fortalece la vigilancia y protección  en relación a la caza ilícita y comercio ilegal de fauna silvestre que incluye las salidas por puertos y aeropuertos.

Con respecto al saneamiento de la aguas, se ejecuta el Programa de erradicación de fuentes contaminantes que afectan fuentes de abasto de agua potable 2014 – 2020 y Programa de enfrentamiento a la contaminación de las bahías de interés nacional.

Muchas son las metas y acciones por cumplir, y también el esfuerzo por disminuir en la nación la pérdida de la biodiversidad. En este 2020, año final de la Década de la Biodiversidad establecida por la ONU, todavía los objetivos a nivel global están por cumplir, sin embargo, como especie, nuestra supervivencia depende del destino del resto de la vida en el planeta.

Infografía: Laydis Milanés/ Cubahora


Compartir

Laydis Soler Milanés

Periodista, amante de la literatura y de la buena música.


Deja tu comentario

Condición de protección de datos