jueves, 22 de febrero de 2024

De la era digital y otros derechos constitucionales

No basta solo con la seguridad informática, debe prevalecer el derecho a la protección de datos…

Giselle Vichot Castillo en Exclusivo 17/05/2016
6 comentarios

“El sector de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC), uno de los más rentables y exitosos en el mundo, ha revolucionado las maneras de comunicarse. Sin embargo, este desarrollo acelerado es resultante, en gran medida, de la combinación de reformas políticas y reglamentarias que desde los gobiernos permiten que miles de millones de personas se incorporen a la sociedad de la información, en un periodo de tiempo relativamente corto”.

En este su mensaje, por el Día Mundial de las Telecomunicaciones y la sociedad de la Información, Houlin Zhao, Secretario General de la UIT, no solo destaca las ventajas de “un entorno cada vez más inteligente y conectado, que abarca la computación en la nube, los grandes volúmenes de datos y las nuevas aplicaciones en distintos campos, desde la salud hasta las finanza”; sino que brinda especial importancia al cambio de paradigma ante el cual reaccionan las diferentes áreas del conocimiento humano, dentro de las cuales el Derecho no está exento.

Desde el propio surgimiento de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) se crea una conexión con el ejercicio del Derecho, comentó a Cubahora Yarina Amoros, Presidenta de la Sociedad Cubana de Derecho e Informática.

Pese a las diferentes denominaciones –Derecho Digital, Ciberderecho, Derecho de Tecnología- que ha acuñado la bibliografía especializada para nombrar este fenómeno, lo cierto es que se “evoca ese espacio necesario e imprescindible de comprender entre las relaciones jurídicas que surgen de la interacción con las tecnologías, que reclaman normas y soluciones atemperadas a una realidad en constante cambio, y como resultado del carácter disruptivo de las TIC”.

En este sentido, se sostiene, cada vez más, que las estructuras de funcionamiento de este campo disciplinar acompañen los procesos de informatización de las sociedades, de lo cual el ejemplo cubano no está aislado, asegura Amoroso. De ahí la disposición de investigar, sistematizar experiencias y participar de la construcción de un estatuto jurídico acorde a nuestro modelo jurídico.

Con estos objetivos, la Sociedad Cubana de Derecho e Informática de la Unión Nacional de Juristas de Cuba, en conjunto con ITechLaw, un consorcio jurídico de servicios legales en materia de tecnología, se dieron cita en La Habana, este 16 de mayo, para hablar sobre Derecho Informático. Importantes evaluaciones sobre Protección de Datos Personales, Propiedad Intelectual y TIC, Software Libre y la Responsabilidad de ISP, guiaron los debates durante la jornada.

DERECHO POR DENTRO

Cuba: Datos personales y legislación vigente, fue la ponencia a cargo de la Máster en Ciencias, Zahira Ojeda Bello y la propia Yarina Amoroso Fernández, presentada durante el encuentro, con sede en la Unión de Juristas de Cuba.

Para nadie es un secreto que en la Red circulan grandes volúmenes de información; sin embargo, no se ha reparado lo suficiente en el hecho de que una parte de esa infoxicación proviene de los perfiles personales en redes sociales, cuentas electrónicas, etc., que a diario saltan en nuestra cotidianidad.

“Si bien las tecnologías de la información y la comunicación favorecen ciertas formas de emancipación, a la vez son portadoras de nuevas formas de dominación y subyugación”, alertaba el reconocido investigador franco-belga, Armand Mattelart, en su conferencia magistral al VIII Encuentro ICOM-2015, la cual tituló Por una crítica de los sociosistemas técnicos de control.

La llamada vigilancia de masa forma es de interés coletivo desde que en junio de 2013 Eduard Snowden hiciera públicos, a través de los periódicos The Guardian y The Washington Post las operaciones clandestinas de cibercontrol a escala mundial perpetradas por el gobierno de los Estados Unidos y la Agencia de Seguridad Nacional.

En este sentido, el derecho a la protección de datos personales, entendido como la garantía o la facultad de control de la información frente a su tratamiento automatizado o no, es decir, no sólo a aquella información albergada en sistemas computacionales, sino en cualquier soporte que permita su utilización, almacenamiento, organización y acceso, deviene una cuestión medular dentro de los estudios en Derecho.

En países como México, Uruguay, Argentina, Nicaragua, Colombia y Perú, la protección de datos encuentra sustento constitucional, en algunos caso como derecho humano, mientras que en otros, simplemente como un derecho legal. Alemania y Brasil a la cabecera luego de la presentación de un proyecto resolución bajo el nombre El Derecho a la privacidad en la Era Digital donde se hace un llamado al cumplimiento de los derechos enunciados en el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos.

En el caso cubano, desde el preámbulo mismo de su Constitución se reconoce “el culto de los cubanos a la dignidad plena del hombre". Visto así, la protección de las identidades se vuelve tarea de juristas cubanos, cuyo trabajo debe estar orientado a evitar el abuso informático y a propiciar los instrumentos adecuados para la protección en este sentido, reconoce Ojeda Bello.

Sin embargo, aunque existen normas sectoriales para la protección de algún tipo de información personal, por ejemplo el amparo a las historias clínicas en el sector de la salud pública, prevalece la inexistencia de una ley específica, que establezca los principios de la protección de datos, agregó.

En este sentido, “uno de los principales desafíos de las leyes cubanas consiste en la reconstrucción y reconfiguración de un derecho que todavía no está claramente definido”, concluyó.

Sin embargo, al calor del debate allí propiciado, otras cuestiones relevantes no se hicieron esperar: aun cuando se hace cada vez más inevitable ese giro desde las normativas, prevalece el criterio, no menos acertado, de que no basta con tener un derecho bien establecido, si este no va acompañado de un uso responsable de la tecnología por parte de los usuarios.


Compartir

Giselle Vichot Castillo

La mamá de Amelia y editora de la Revista Cubahora

Se han publicado 6 comentarios


anónimo
 28/10/20 18:58

Disculpen, saben si Cuba se encuentra a favor o en contra de la privacidad en la era digital?

 

Alex
 15/6/16 10:24

El acceso debe ir de la mano con el control y la seguridad, de los niveles de control y seguridad, solo luego se podrá identificar y otorgar derecho.

No me parece rezonable ofrecer y brindar servicios en los que la identidad y la integridad de la informacion sean practicamente accesibles a quienes con conocimiento y mala fé, con pocos recursos informaticos, puedan suplantar su identidad o distorsionar informacion que pueda dañarle a usted moral, economica, social, laboral o familiarmente.

Por tanto considero insensato exigir, ofrecer y disfrutar o brindar servicios de este tipo con baja seguridad y sin una cultura de los usuarios que les permita identificar los riesgos, amenazas y sus consecuencias o impacto.

Gracias por el articulo y su foto.

Alex

carlos
 13/6/16 10:42

Las leyes en nuestro país no simpre se cumplen, pero se hace necesarrio no solo establecer normas jurídicas claras, sino contextaulizarlas al desarrollo tecnologico actual. Cuándo se va a debatir en la Asamblea Nacional este tema.

Yuliesky Amador
 7/6/16 14:30

Sin dudas este fue un Evento estupendo

javierm10
 24/5/16 16:08

Quisiera hacer una pregunta =¿Qué hacer con el ciberacoso en Cuba? este que daña la dignidad y la integridad emocional y física de la persona y que no tiene en cuenta  “el culto de los cubanos a la dignidad plena del hombre" Me respondo: pues fui acosado por llamadas desconocidas, unos me dirian bloquea el numero y lo identificas por vias legales, pero cuando fui a denunciarlo a la policia, no existen regulaciones para sancionar a la persona que sin importar minuto, lugar, hora y dia ofendia......

Joel
 19/5/16 9:23

Ojalá demos pasos firmes en estos temas. Lo cierto es que mis datos que maneja ETECSA están totalmente desprotegidos y todos disfrutamos de la aplicación para el móvil que identifica a quien llama, pero datos que en cualquier otro país se consideran sensibles, en Cuba son de dominio público.

Por otro lado, mi cuenta nauta fue hackeada la semana pasada, en la zona WIFI de la rampa y perdí todo mi saldo que por suerte no era mucho.

Soy informático, no sé nada de Derecho, pero me queda claro que a menos que se apruebe una legislación bien pensada, estos temas quedarán impunes, porque apelar a la conciencia de la gente está muy bien, pero cuando la conciencia falla, se necesitan otros mecanismos.

¡Le deseo éxitos a Yarina Amoroso y su equipo de la Sociedad Cubana de Derecho e Informática!

Deja tu comentario

Condición de protección de datos