domingo, 14 de julio de 2024

Problemas capilares y cómo enfrentarlos

El cabello largo puede presentar mucha más resequedad que el corto, ya que ha pasado por factores que lo afectan por un tiempo más prolongado…

Marelis Proenza Brown
en Exclusivo 12/09/2021
0 comentarios
Cuidado del cabello graso
Si se siente el pelo grasoso y no hay tiempo de lavarlo evitar el cepillado

Hola amigas y amigos de Parada con Estilo, les doy la bienvenida a nuestro blog, un blog donde la belleza complace a los ojos, enaltece el alma y conquista el corazón. Hoy les traigo una propuesta que seguro les resultará  interesante. Se trata de algunos problemas capilares que a veces padecemos y no sabemos cómo enfrentarlos. Aquí te regalo estos consejos…

Resequedad del cabello

El cabello largo puede presentar mucho más resequedad que el corto, ya que ha pasado por factores que lo afectan por un tiempo más prolongado. Ello se debe principalmente a los factores que impiden la secreción sebácea adecuada (glándulas de la piel que segregan grasa), aunque hay otras causas externas que la pueden provocar como:

  • Uso inadecuado de productos de modelado (gel, spray, lacas, etc.,)
  • Lavado excesivo con champú.
  • Decoloraciones excesivas y permanentes demasiado fuertes.
  • Exposición prolongada a los rayos solares.
  • Desequilibrios hormonales.
  • Uso excesivo de aparatos eléctricos, (tubos, tenazas, plancha para lacear y secadoras a muy alta temperatura).

Soluciones

  • Lavar el cabello con un champú y acondicionador de buena calidad y adecuados para este tipo de problema.
  • Llevar una dieta balanceada, la cual proporcionará los nutrientes necesarios para mantener el cabello saludable.
  • Si se  expone el cabello al sol por largas horas es recomendable aplicar productos protectores del sol que refuercen la defensa natural del cabello.
  • Aplicar baño de crema para este problema, cada dos semanas.
  • Si están demasiado resecas las puntas, será mejor hacer un buen corte de cabello.

Cabello graso

Las causas de tener un cabello grasoso son generalmente internas e influyen tres factores:

  • Una dieta rica en grasas.
  • Desajustes hormonales.
  • Herencia: los genes contribuyen a tener un cuero cabelludo grasoso.

Soluciones

  • No usar un champú para cabello graso si se lava todos los días, ya que este en lugar de evitar la grasa, provocaría una mayor secreción.
  • Es importante equilibrar la alimentación.
  • Usar un acondicionador muy ligero, pero no aplicarlo en el cuero cabelludo solo en las puntas.
  • Al cepillarse se extiende el aceite del cuero cabelludo al resto del pelo.
  • Cuando se siente el pelo grasoso y no hay tiempo de lavarlo evitar el cepillado.

Falta de brillo

Este problema comienza con una mala dieta, carente de vitaminas. Otros factores que pueden provocarlo son:

  • Los efectos del sol, el agua de piscina y el mar.
  • Usar champú inadecuado.
  • Cepillar bruscamente el cabello daña seriamente la cutícula.
  • Secarlo con toalla áspera y la dura fricción que se puede hacer al secarlo.

Soluciones

  • Realizar un tratamiento en contra de este problema una o dos veces por semana, ayudará a  recuperar el balance natural del  cabello.
  • Cepillarlo antes de dormir estimulara la circulación sanguínea de la cabeza, algo muy saludable para la oxigenación del cabello.
  • Utilizar productos especiales que protegen el  cabello del sol cuando se va  a la playa o a nadar.
  • Aplicar un tinte para darle brillo al cabello, solo asegurarse que sea del mismo tono que el del cabello, y de ser posible que este hecho con productos naturales para no maltratarlo.

Realiza automasajes

Da muy buenos resultados. Un momento ideal para efectuarlo es en el proceso de lavado de cabeza. Si se usan productos medicinales, la acción del masaje propicia muy buenos beneficios, ayuda  a la circulación del cuero cabelludo, y es una acción muy relajante.

Modo de proceder:

  • Con los pulgares sobre las orejas, distribuir los dedos por las raíces capilares. Hacer pequeñas sesiones con firmes movimientos circulares con la yema de los dedos, nunca usar las uñas para evitar dañar  el cuero cabelludo.
  • Desplaza los pulgares hacia atrás de las orejas, y los dedos rotando hacia arriba. Continuar masajeando en forma ascendente hasta alcanzar la coronilla.
  • Para finalizar, poner los pulgares en la base del cabello y los dedos restante sobre la nuca, mover vigorosamente todo el cuero cabelludo.

Compartir

Marelis Proenza Brown

Periodista


Deja tu comentario

Condición de protección de datos