jueves, 23 de mayo de 2024

Érase una vez el VAR (+Foto) (+Infografía)

La aplicación del videoarbitraje en España suscita más polémica de la esperada...

Haroldo Miguel Luis Castro
en Exclusivo 05/02/2019
0 comentarios
VAR
Pese a las constantes críticas, la Real Federación Española de Fútbol catalogó como positivo el uso del VAR durante la primera mitad de la temporada (Foto: mundodeportivo.com).

En Europa el VAR (Video Assistant Referee) llegó para quedarse. Así nos lo han hecho saber una y otra vez las más encumbradas figuras de la llamada fútbolcracia, sobre todo, la del Viejo Continente. En un abrir y cerrar de ojos, las competiciones más importantes en todo el mundo se lanzaron a la carrera para ver quién asumía primero tan sofisticado y novedoso instrumento y, de paso, conseguía la gracia de la todopoderosa FIFA.

El virus de la tecnología invadió un deporte lejos de necesitar chismes electrónicos para su desarrollo, y mucho menos para conseguir adeptos. Bajo el  protocolo de “mínima intervención, máximo beneficio” el videoarbitraje, cual celoso guardián, pretende observar cuanto ocurre sobre la cancha con la promesa de conseguir la perfección de un juego ya de por sí exquisito.

(Infografía: goal.com)

España, como tantos otros, se sumó a los cantos de sirenas de un balompié libre de injusticias y otras miserias humanas y, desde entonces, se convirtió en el paladín de lo que la International Footballl Association Board calificó como “el cambio más importante ocurrido en la historia del fútbol”. Quienes lo apoyaron esperaban una liga tranquila, exenta de sobresaltos y polémicas arbitrales. Algo lejos de la realidad, pues si bien lides como la italiana o la alemana han sufrido alguna que otra crítica por el manejo deficiente del VAR, la situación en la autoproclamada mejor competición doméstica del orbe ya llega a límites insospechados

Escenarios como el dado entre el ariete Luis Suárez y el cancerbero Iván Cuéllar en el Barca-Leganés o entre el habilidoso Vinicius y el meta Rulli en el Real Madrid- Real Sociedad, por solo citar algunos, reafirman lo que muchos de nosotros ya dábamos por sentado, o al menos sospechábamos: el pésimo nivel del arbitraje español.

Salvo honrosas excepciones, las malas decisiones de los colegiados se suceden partido tras partido. Hecho realmente contradictorio si valoramos que no solo cuentan con la parafernalia necesaria, sino también con estrictos mecanismos pensados para conseguir el máximo rendimiento de cada referee.

De acuerdo con la información divulgada por el Comité Técnico de Árbitros, el VAR ha corregido el 6.23 por ciento de los goles anotados durante los primeros 190 encuentros (Foto: Guetty Image).

Al parecer, tres concentraciones anuales, la creación de una plataforma donde analizan y comparten opiniones sobre distintas jugadas y el obligado informe autovalorativo tras cada encuentro, no terminan por cobrar los dividendos esperados. 

Por más que el Comité Técnico de Árbitros, con Carlos Velasco Carvallo a la cabeza, intente camuflar sus discretas actuaciones con números y porcentajes bajo sospecha de inflación, muchos saben de la mesa, la pata que cojea. El VAR representa el anhelo de un sueño imposible y solo será verdaderamente efectivo cuando, por alguna extraña razón, el hombre deje de equivocarse.


Compartir

Haroldo Miguel Luis Castro

Periodista y podcaster


Deja tu comentario

Condición de protección de datos