viernes, 19 de abril de 2024

Lo que pasa es que la vida sigue

El mundo continúa su rumbo cotidiano en tanto lidia, como permiten distancias y recursos, con la masacre normalizada en Palestina...

Mario Ernesto Almeida Bacallao
en Exclusivo 22/10/2023
0 comentarios
Estudiantes de Medicina Palestinos
Estudiantes de Medicina Palestinos levantaron su voz, su himno y su bandera este sábado en la Universidad de La Habana (Pedro Pablo Chaviano Hernández / Cubahora)

Lunes. Costó demasiado cambiarse de ciudad. Recibí elogios indebidos. Discutí un rato sobre temas que no van a causar muertes. Volví a la casa. Dormí en el suelo de la sala. No sentí cuando tocó el vecino. Olvidé apagar la luz. Bomba en Gaza.

Martes. Olvidé pagar la luz. Caminé 200 metros en busca de cigarros. Para despertar, de paso, me compré un café. Cada vez va menos gente a lo importante. A lo no importante se va menos. A las tres se suspende algún encuentro. A las cuatro, reunión. A la seis hay una cita y a las siete un regaño. Bomba en Gaza.

Miércoles. Me despiden con un beso en la puerta del trabajo y a los pocos minutos llega un mensaje de aliento. Hablar resuelve y limpia más de lo que cualquiera calcula. Treinta estudiantes reformulan una nota de prensa sobre Messi. Treinta redactan sobre Rusia y Putin. Trece me emboscan a preguntas por dos horas. No se almuerza. Bicicleta sin frenos. Anda calma la calle. Bomba en Gaza.

Jueves. Hablar a veces sale más caro de lo que cualquiera calcula. Reunión. Alguien me guardó el almuerzo. La coherencia es dolorosa. El tiempo es limitado. La tarde tiene lluvia. La novela es brasileña. En la madrugada se sueña, incluso antes del dormir. Bomba en Gaza.

Viernes. Más de cinco personas recogieron libros de un montón de basura. Un botero se fajó a gritos con una coronela y ninguno frenó el auto. Otro hizo desmontar a todos por lo que dijo un estudiante en la acera y prefirió marchar vacío. Una mujer pregunta si le echaré sal a la pizza. Altuve dio jonrón y ganó el juego. Algunos en el barrio lo cacharon en vivo. En la calle oscura, un vecino brindó ron y me contó que ya no trabaja en lo de siempre. Dice que ahora va a conseguir algo más suave, que él cree que sí. Bomba en Gaza.

Sábado. Me quedé dormido y casi llego tarde. Dije unas palabras y repartí algún que otro abrazo. Alguna que otra gente no llegó. Caminé un poco la plaza. Canté un himno. Me conmoví con dos poemas, un tambor, par de gritos y un silencio. Tomé helado. Luego café. Me senté abrazado a una mujer mientras miraba el mar. Fui al cine. Una película francesa caricaturizó la guerra. No comí palomitas. Abordé dos máquinas en fila. Tuve sexo. Tomé más café. Si no necesitara estar despierto no tomara nada. Casi nada de cigarro hoy. Gana Cuba una medalla en Chile. Demoré mucho en el baño. Varios mensajes en bandeja no serán abiertos este fin de semana. Alguna que otra orden o solicitud será ignorada. Bomba en Gaza.

Domingo. No me quedará de otra que dormir. Entre elección y Panamericanos, Argentina y Chile llenarán la prensa. En Gaza, presumiblemente, bombas.

Lunes…


Compartir

Mario Ernesto Almeida Bacallao

Periodista y profesor de la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana


Deja tu comentario

Condición de protección de datos