sábado, 13 de abril de 2024

Papelito "jabla" lengua

Esta es la historia de una de las frases populares más utilizadas por los cubanos...

Argelio Roberto Santiesteban Pupo
en Exclusivo 09/03/2014
1 comentarios
quinta de los molinos
En la Quinta de los Molinos surgió la tan conocida frase.

Siempre  que los cubanos deseamos subrayar la superioridad del documento con respecto al simple testimonio verbal, decimos que “papelito jabla lengua”.

Fue un español enamorado de Cuba –Álvaro de la Iglesia (La Coruña, 1859-La Habana, 1940)—, quien siguió la pista hasta el origen de la frasecita, que ya cuenta con 181 años, y nació en la Quinta de los Molinos cuando San Cristóbal de La Habana atravesaba críticos momentos.

II
El cólera ya le había dado la vuelta a medio mundo, y a su paso Europa y los Estados Unidos quedaron convertidos en camposantos.

Un mal día de 1833, el terrible azote apareció en La Habana. (Una imbécil turba –siempre los hay—  apedreó al médico que pronunció el diagnóstico del primer caso, aplicando aquello que decía Francisco de Quevedo y Villegas, en cuanto a emprenderla contra el espejo, y no contra la cara fea).

Poco era lo que la medicina de la época podía hacer contra la epidemia. Baste con decir que Juan Francisco Calcagno, uno de los más relevantes galenos establecidos en Cuba, se limitaba a aconsejar, como medida preventiva, que se evitaran los disgustos y las ideas tristes. O sea, bastaba con no enc…olerizarse para ponerse a salvo del mal.

Por su parte, el vejete gobernador Ricafort salió de su refugio –por eso así se llama la calle habanera—, donde se atortolaba en casa de una tal viuda de Méndez, para transformarse en epidemiólogo ensartando unos cuantos disparates: “Es perjudicial regar las calles durante la epidemia. La acción de la electricidad positiva de la atmósfera, obrando sobre la negativa de la tierra, adquiere más influjo en la producción de la enfermedad”. (Es copia textual de la necedad que dijo, aunque ustedes, amables cibernautas, no me lo crean).

Las gentes se mueren como moscas, y el cementerio de Espada resulta insuficiente, por lo cual se está enterrando en Casablanca, El Cerro, Jesús del Monte. En el arsenal se queman cadáveres.

Uno de los cementerios improvisados se establece en la Quinta de los Molinos, donde recibirían sepultura un millar y medio de habaneros.

Y allí fue donde surgió esa frase que aún pervive en labios de los compatriotas: “Papelito jabla lengua”.

III
La gente caía fulminada en la vía pública, y, para recoger los cadáveres, circulaba por las calles un carromato, conducido por un negro esclavo, de nación y bozal, o sea, nativo del África y que no hablaba español a derechas.

Y ahí vino lo portentoso porque, confundido entre los fardos macabros, cayó un personaje que distaba de ser difunto, pues sólo estaba inconsciente gracias a una buena dosis de alcohol etílico trasegado entre pecho y espalda en alguna pachanga. (No pensar mal del susodicho: la ciencia médica favorecía por entonces a los líquidos espirituosos como preventivos de la epidemia).

En el camino hacia la Quinta de los Molinos, la brisa despejó los vapores etílicos en aquel devoto del dios Baco. El infeliz borrachito, confundido entre cadáveres, tuvo conciencia de que aún pertenecía al mundo de los vivos.

Entonces se armó Troya, porque el africano insistía en que también había que enterrar al beodo, con todo lo vivo que estuviese.

Y, para argumentar su exigencia, mostraba el papel de remisión al enterrador, mientras gritaba con lengua aún indócil al español:
—¡Aquí va crito! ¡Ventidó muelto! ¡Papelito jabla lengua!

IV
Ese fue el saldo de la terrible epidemia: por una parte, ocho mil trescientos muertos; por otra, el modismo “papelito jabla lengua”, con el cual, al cabo de 181 años, los cubanos seguimos expresando nuestra preferencia por lo que permanezca asentado en blanco y negro, superior a las palabras habladas, que son viento... y el viento se las lleva.


Compartir

Argelio Roberto Santiesteban Pupo

Escritor, periodista y profesor. Recibió el Premio Nacional de la Crítica en 1983 con su libro El habla popular cubana de hoy (una tonga de cubichismos que le oí a mi pueblo).

Se han publicado 1 comentarios


dlorah
 22/3/14 22:21

Hola quiero hacer este comentario con el mayor respeto posible y se trata, de como yo puedo trabajar con mas comodida en la ciudad que vivo, soy fotografo y cada vez que voy a trabajar en los exteriores mi estudio, tengo dificultades en algunos lugares, llamense el Morro, el Centro de Negocios de Miramar, el Centro comercial la Puntilla, El Pedregal por menciono estos lugares, porque cada ves que voy a tirar fotos en los mismos me dicen que no puedo tirar fotos, pero que sin embargo si yo fuera extranjero si podia, yo soy cuentrapropista hace ya 10 años pago una licencia y sin embargo no puedo trabajar tirando fotos en estos lugares sin que en algunos de ellos me quieran cobrar una cantidad de dinero bastante alta, y me pregunto para que pago una licencia, para que soy CUENTRAPROPISTA. Un Saludo.

Deja tu comentario

Condición de protección de datos