lunes, 26 de febrero de 2024

Un mulato cubano fue alcalde de París

Un cubano progresista, laico, librepensador, defensor de la escuela pública y hasta ecologista, primo de los Heredias poetas, luchó por la separación de la Iglesia y el Estado, la educación gratuita, laica y obligatoria y la creación de bibliotecas municipales como alcalde en París...

Argelio Roberto Santiesteban Pupo
en Exclusivo 09/04/2016
2 comentarios

El asombroso reporte nos llegó hace un tiempo, por un cable de Prensa Latina, fechado en París.

Así supimos que el investigador francés Paul Estrade ha publicado un libro sobre Severiano de Heredia, un nombre que hasta ahora nada nos decía.

Pues bien, el susodicho fue un mulato cubano que París hizo alcalde y la República francesa, ministro.

Estrade, historiador y profesor, llevó a cabo una investigación colosal, hurgando en la vida de un hombre a quien nadie le había escrito una biografía, y cuyas huellas eran casi inexistentes.

Dígase, de entrada, que Severiano era primo de los dos Heredias poetas: el santiaguero de todos conocido y el parnasiano que escribió en francés.

UN HABANERO BRILLA EN PARÍS

La colega Carmen Esquivel, de Prensa Latina, en su bien documentado reporte nos pone al tanto de que Severiano de Heredia nació en La Habana, en 1836, y a los diez años se radicó en Francia, donde desarrolló una larga carrera política.

Tras seis años en diversos puestos locales, en 1879 fue elegido presidente del Consejo Municipal parisino, lo que hoy sería alcalde de París, entonces una ciudad de dos millones de habitantes.

Le tocó enfrentar un invierno con temperatura de 23 grados bajo cero, con el río Sena congelado. Se recuerda que Heredia ordenó contratar a doce mil hombres sin trabajo para limpiar las calles y abrir los locales de la ciudad a las personas sin hogar.

UN HOMBRE SUPERIOR 

Tras ocupar la alcaldía parisina, Heredia resultó electo diputado, y después, fue ministro de Obras Públicas.

Hombre progresista, luchó por la separación de la Iglesia y el Estado, la educación gratuita, laica y obligatoria y la creación de bibliotecas municipales.

Estrade, su biógrafo, lo clasifica como radical progresista, laico, librepensador, masón, defensor de la escuela pública y de la formación continua. E, increíblemente para su época,  ecologista.

No faltaron, durante su trayectoria política, ataques que se dirigieran al color de su piel. Así, como vituperio, llegaron a llamarlo "El negro del Elíseo". Aquello no le impidió a aquel brillante mulato cubano ser nada menos que el sucesor de Víctor Hugo en la presidencia de una asociación propiciadora de la cultura.

En fin, otro compatriota más que, sin chovinismo, nos llena de orgullo por haber nacido cubanos.


Compartir

Argelio Roberto Santiesteban Pupo

Escritor, periodista y profesor. Recibió el Premio Nacional de la Crítica en 1983 con su libro El habla popular cubana de hoy (una tonga de cubichismos que le oí a mi pueblo).

Se han publicado 2 comentarios


Onel Suárez
 9/4/16 23:51

He escuchado que un familiar de Julio Sanguily ocupo un cargo similar en Australia. Me pueden decir algo sobre esta afirmación.

la aventurera
 9/4/16 23:27

Interesante articulo, creo que ya habia oido hablar sobre este cubano y su incursion en francia , casualmente me apellido Heredia , otro motivo mas para llevarlo con orgullo mi apellido materno. 

Deja tu comentario

Condición de protección de datos