viernes, 21 de junio de 2024

Ubicuidad (III final)

Las apariencias engañan cuando a veces vemos a un adulto mayor usando constantemente un celular...

Félix Arturo Chang León
en Exclusivo 14/07/2023
1 comentarios
Tercera edad, teletrabajo
Los que ejercen el teletrabajo o la teledirección suelen ser confundidos con los que desatienden a los demás por estar todo el tiempo con el celular. (Alfredo Lorenzo Martirena Hernández / Cubahora)

En el año 2019, dijimos que en la medida en que se ha desarrollado la ciencia y la técnica, la ubicuidad ha ido dejando de ser vista solo como un don divino, pero hace pocos días agregamos que el ser humano siempre ha aspirado a lograr algo lo más parecido al don de la ubicuidad y todo apunta hacia estarlo logrando terrenalmente.

Las nuevas tecnologías de los 70 del siglo pasado, usadas imaginativamente permitían maravillas, y cuando aparecieron las novedades de los 80 crearon una infraestructura que podía hacer creer que no vendría nada más.

En una competencia de boxeo del Giraldo Córdova Cardín en Sancti Spíritus, la corresponsalía de la entonces Agencia de Información Nacional reportó en tiempo real cada combate con un periodista recogiendo datos en las cercanías del ring para darlas por seña a otro transmitiendo desde un teletipo.

Un tercero obtenía declaraciones de los boxeadores, las escribía en un papelito que un colaborador llevaba hasta el aparato desde el cual se transmitían los resultados.

Un reportero de otro medio solo alcanzaba a ver a los dos corresponsales que estaban de manera permanente por la zona, por lo que creyó que estaban acopiando información para redactar una nota final al término de las peleas.

Al llegar a la Sala de Prensa, no vio a sus colegas de la AIN en el teletipo ni en los teléfonos, redactó en la máquina de escribir, pero cuando fue a dictar la noticia a su medio, le indicaron hacer un comentario, pues habían estado recibiendo notas de la agencia noticiosa minuto a minuto.

En otra ocasión, desde esa corresponsalía llamaron a una secretaria y le pidieron que dejara el teléfono descolgado para escuchar la reunión en una empresa de Jatibonico, y lo mismo se hizo con un acto masivo en una plaza de Trinidad, por lo cual trabajaron sin estar físicamente en esas ciudades distantes entre sí a más de 100 kilómetros.

Con las actuales nuevas tecnologías, los veteranos de aquellas décadas de los 70 y 80 pudieran estar haciendo maravillas en el teletrabajo y la teledirección, pero como siempre, hay un pero y es que algunos pueden incomodarse porque no los atendemos y nos pasamos el día con la vista puesta en un celular.

Hasta dicen que ni los viejos usan una herramienta del celular llamada Respeto e interrumpen la jornada laboral y obstaculizan la comunicación con compañeros de trabajo ubicados físicamente a cientos de kilómetros.

El teletrabajo mediante las modernidades actuales suele ser incomprendido por amistades, familiares y conocidos porque no conciben que estando en una cola, en un ómnibus o en un restaurante alguien esté laborando con el llamado horario abierto.


Compartir

Félix Arturo Chang León

Periodista cubano de origen chino que nació y vive en Cuba. Santa Clara. Dirigió el periódico Vanguardia durante 16 años.

Se han publicado 1 comentarios


Victor Angel Fernández
 23/7/23 13:18

Estimado chino. Fíjate si las tecnologías todavía hoy no son comprendidas ni respetadas, que en los reconocimientos por los 60 añis de la UPEC, no estaba ningún informático. Sin olvidar a Martin, allá por 1999 que promovió aquello de que la informática y los informáticos, no eran de interés para la prensa.

Deja tu comentario

Condición de protección de datos