viernes, 23 de febrero de 2024

Pruebas de ingreso a Educación Superior: alarma y desafío

El problema es a nivel de sociedad, pero en particular significa una señal para docentes, familiares y alumnos...

Félix Arturo Chang León
en Exclusivo 28/11/2023
0 comentarios
Exámenes de ingreso a las universidades cubanas
No es solo escrutar el paso de los exámenes de ingreso a las universidades, que si bien la enseñanza superior constituye un pilar fundamental del desarrollo de cualquier país, (Alfredo Lorenzo Martirena Hernández / Cubahora)

"El nivel del sistema educativo en Cuba a partir de declararse territorio libre de analfabetismo en 1961, provoca reacciones de inconformidad, preocupación, reflexión y alarma por los bajos resultados en pruebas de ingreso a las universidades."

En el curso pasado hubo decrecimiento en relación con el anterior, pero en el actual volvió a descender al 50,4 por ciento los aprobados en los tres exámenes, lo que significa disminuir 8,9 puntos porcentuales en comparación con 2022, según explicó René Sánchez Díaz, director de Ingreso y Ubicación Laboral del Ministerio de Educación Superior (MES), en entrevista para Juventud Rebelde .

Esa tendencia refleja un descenso en el rendimiento de los estudiantes, lo cual genera interrogantes sobre posibles deficiencias en el sistema educativo, la preparación de los estudiantes y el papel de la familia.

Encontrar respuestas es un reto para las autoridades docentes, quienes buscan estrategias para revertir esta tendencia y fortalecer la calidad del sistema educativo y desarrollar soluciones efectivas.

Preliminarmente se atribuyen los resultados al impacto de la COVID-19, que interrumpió varios meses las clases presenciales de 9no. a 12mo. grado y provocó estudiar a distancia, así como afectaciones en calendarios y programas de estudio en bachillerato.

Hasta pudo influir que aprobar no es requisito para poder optar por una carrera universitaria, sino que principalmente constituye una herramienta de creación de un escalafón, aunque es un medidor de eficiencia, competencia y calidad

Existen otros factores que también pueden haber incidido, como problemas en el currículo académico, escasez de recursos materiales y humanos en las escuelas, falta de motivación de los estudiantes y la crisis económica que atraviesa el país.

Afirman que el 12mo. grado siempre se ha priorizado por ser de culminación de estudios, de exámenes de ingreso y que esta vez, también hubo repasos constantes y asesorías especiales a los de más dificultades y que se realizó con una correcta organización.

De ser así, también es un paso que debe ser cuestionado como mismo se hace en general con todo el sistema educativo al cual el país le ha dedicado importantes recursos sin que en los últimos tiempos den los resultados esperados.

No es solo escrutar el paso de los exámenes de ingreso a las universidades, que si bien la enseñanza superior constituye un pilar fundamental del desarrollo de cualquier país, la calidad de sus egresados depende de la formación en primaria, secundaria y bachillerato.

Desde el primer día de ingreso del niño al aula, hay que prepararlo para culminar los altos estudios como profesionales encargados de impulsar la economía, la ciencia, la cultura... Por ello, resulta esencial que el sistema educativo se recupere y fortalezca para garantizar una educación de calidad.

No basta una rápida mirada ni un breve análisis, se requiere un examen en profundidad buscando la multicausalidad, y considerar medidas que no son únicamente para la etapa de preparación y desarrollo de las pruebas de ingreso.

El análisis y la acción tienen que ser sistémicos, pero entre las medidas pudieran estar mejorar la formación de los profesores responsables de transmitir conocimientos a los estudiantes, por lo cual es fundamental que estén preparados y motivados.

También, es importante dotar a las escuelas de los recursos humanos y materiales necesarios para ofrecer una educación de calidad y que hasta pueden estar cerca del centro educacional y la asignación depende de decisiones locales.

Hay que motivar a los estudiantes para estudiar y esforzarse por alcanzar sus metas, lo cual en el contexto actual no es nada fácil, ante el surgimiento de un ideal de prosperidad que para alcanzarlo, la solución sea salir en busca de otros horizontes.

Más difícil aún es despertar motivaciones en un escenario donde quienes menos han estudiado o están cercanos al analfabetismo logran mayores comodidades de vida con el acaparamiento, la especulación, la ilegadlidad y reventa de productos.

Si bien los resultados de los estudiantes en sus exámenes de ingreso recaen en gran parte en su esfuerzo personal, es imposible obviar el papel de los docentes como herramienta de primera línea en la formación y preparación de sus alumnos.

Tampoco puede desestimarse a la familia, sobre todo en estos momentos de estrechez en la economia hogareña y que tener un hijo en una universidad a 200 kilómetros de distancia implica gastos en transportación y alimentos a precios desmesurados.

Revitalizar el sistema educativo es una tarea compleja, pero necesaria para el futuro, y hay que lograrlo en el actual contexto tras una evaluación integral que promueva la participación de todos para mantener una educación incluisiva, equitativa y de calidad.

Existen razones muy fuertes para actuar con energía en mejorar la preparación académica porque está en juego el alistamiento de la fuerza fundamental para el futuro desarrollo del país.


Compartir

Félix Arturo Chang León

Periodista cubano de origen chino que nació y vive en Cuba. Santa Clara. Dirigió el periódico Vanguardia durante 16 años.


Deja tu comentario

Condición de protección de datos