lunes, 15 de abril de 2024

Los chapuceros

No es lo mismo ser chapucero que previsor, aunque los primeros pueden tener capacidad de previsión...

Félix Arturo Chang León
en Exclusivo 13/02/2015
2 comentarios

Podría haber otros mejores en la zona sur de la antigua provincia de Las Villas, pero Alfredo Altuna, un maestro de la Escuela Primaria José Mendoza del puerto de Casilda era, según sus alumnos, el campeón de los campeones en el juego de damas, un pasatiempo para el cual bastaba un tablero como el de ajedrez y 24 tapas de botellas de refresco, que atraían la atención de la mayoría en los breves minutos del entonces llamado recreo a mediados de la mañana para continuar las clases hasta el mediodía.

En una ocasión, Pablito, un alumno cardenense que se había mudado para la zona, propuso un nuevo pasatiempo: tenía torres, caballos, alfiles, peones, rey, reina y el mismo tablero, pero… un tocayo, Pablo, pero de más edad, al escuchar las explicaciones de cómo mover las piezas, dijo: “oye, deja eso que ni el más pinto de la paloma echa un partido de eso en un recreo. Eso es para no ir a clases.”

Hace pocos años, comenté con el Gran Maestro Jesús Nogueiras de aquella tremenda discusión infantil que devino en si era mejor jugar damas o ajedrez, a lo cual el experto del juego ciencia dijo  que no hay uno mejor que el otro, pero que si era para el poco del receso, sin posibilidades de aplazar partidas, lo mejor era jugar damas.

Sin ánimos de estar a favor o en contra de nadie, sino de escuchar la opinión de un entendido en la materia, le dije que el ajedrez desarrollaba la capacidad de tener siempre alternativas ante un problema en la vida, pero el GM de la villa de Remedios en Villa Clara, reconoció que las damas también, aunque al referirse al juego ciencias, dijo que en otro momento podríamos profundizar más en el tema, pero que efectivamente, ante tantos problemas que se entrecruzan en la realidad, el deporte de la mente puede contribuir a tener aguzada la mirada para encontrar las variantes necesarias a fin de sortear una dificultad.

En la conversación pendiente, le diré que entre los comentarios de los lectores en el espacio anterior titulado Los precavidos está el de Cuco: “Para suerte nuestra en Cuba hay mucha gente previsora. Lo ideal sería que todos fuéramos así, pero no es así. Yo hablo de la previsión como virtud humana, y su influencia en la sociedad y por la sociedad. Creo que la previsión debe ser directamente proporcional al nivel de responsabilidad en la toma de decisiones.  Nadie puede aspirar a dirigir algún proceso por simple que parezca sin una buena dosis de previsión. Pero reafirmo que no es la previsión una de las virtudes del cubano, nuestra naturaleza impulsiva y voluntariosa a veces nos juega la mala pasada de obviar la necesaria anticipación a las dificultades y  después nos lamentamos y le damos la razón al puntilloso aquel que nos dijo que eso podía pasar y no le hicimos caso.”

A lo expresado por el lector, cabe agregar la existencia de personas que siempre tienen más de una salida, pero… son así por lo chapucero que son al actuar y se habitúan a tener soluciones emergentes (chapuceras la mayoría de las veces) para resolver las consecuencias de decisiones impensadas y arbitrarias.

Las penurias económicas han forjado a las cubanas y cubanos para convertirlos en los habitantes más precavidos del planeta, y si no tienen el primer lugar, están indiscutiblemente entre los más dados a ser como jugadores de ajedrez en un tablero donde cada contrincante tiene más de cien piezas.


Compartir

Félix Arturo Chang León

Periodista cubano de origen chino que nació y vive en Cuba. Santa Clara. Dirigió el periódico Vanguardia durante 16 años.

Se han publicado 2 comentarios


YARU
 16/2/15 9:44

Chang, como dice usted, en la vida es importantísimo, ante cualquier empresa, analizar todos los riesgos que puedas contraer y prepararte para ellos con acciones, sean preventivas o correctivas. Martí decía ¨La verdadera medicina no es la que cura sino la que precave¨

Considero que al cubano le falta mucho por aprender el arte de la previsión en el trabajo. Somos precavidos desarrollados en la supervivencia y la inventiva (corrección), esta última cuando tenemos un problema en las manos.

He convivido y continúo conviviendo desgraciadamente, con ese animal llamado CHAPUCERO con liga de RESBALOSO y unas cuantas cosas más. ¨Eso no tiene problema¨ ¨Eso está resuelto y cuadrado¨ ¨Tenemos que terminar para tal fecha¨ ¨Tenemos directiva de que hay que entregar así que cierra los ojos y métele¨ ¨Tenemos directiva que hay que hacerlo con tal empresa¨, y todas estas frases célebres, acaban con previsiones, la calidad y el trabajo de muchos profesionales de este país. Ese tipo de animal mina todas nuestras instituciones y lo alarmante es que muchos, pero muchos, son jefes hoy en la actualidad. Ni damas saben jugar. Gracias.

 

Raimundo Hernandez Miñoso
 17/2/15 7:40

Yaru; es verdad que somos chapuceros pero las circunstancias del trabajo y lo que viene de arriba sin ver las realidades de abajo, nos hace muchas veces decir esas frases, no poco alagueñas y que nos lleva a muchas veces tomar decisiones incorrectas aunque mas adelante cuando tenemos tiempo para pensar las rectificamos.En la actualidad ya estamos planificando el 2016...... y sin embargo hay entidades que no han acabado de ajustar el actual y la UP estan liqudando presupuesto.

64

Deja tu comentario

Condición de protección de datos