viernes, 19 de abril de 2024

Bloqueo y cubanología

No se trata de que no quieren ver, sino de malas intenciones...

Félix Arturo Chang León
en Exclusivo 03/11/2023
1 comentarios
Ver el bloqueo
Lo peor es que están convencidos de que es un bloqueo y no un embargo. (Alfredo Lorenzo Martirena Hernández / Cubahora)

Desde antaño existe la mala maña de crear dificultades a quien no quiera someterse por las buenas a los deseos de gobernantes que con frases y ademanes amables invitan a las víctimas a aceptarlos con gestos de agradecimiento.

Investigaron los historiadores que así fue en el llamado "Modo de producción asiático" y que tal vez sea el exponente clásico de esa manipulación mental para hacer creer que quienes se apoderaban de las riquezas eran los benefactores.

En aquella época estaban dadas las condiciones para endiozar a los supuestos bienechores porque acaparaban saberes científicos y técnicos de los cuales carecían, pero necesitaban, los grandes conglomerados que no podían hacer su trabajo individualmente.

Había que realizar las faenas en grupos en esos territorios porque separadamente no podían construir diques ni enfrentar las crecidas de los caudalosos ríos en cuyos alrededores se asentaban las sociedades en ese modo de producción.

Apelaron al opio de los pueblos, es decir, se aprovecharon de las creencias religiosas de las personas para confundir y crear un sistema sin cadenas ni violencias, donde los esclavos hasta podían agradecer su condición bajo la férula del esclavista.

El que osara separarse de la comunidad, perecía mientras no pudiera alejarse lo suficiente de las áreas de enormes crecidas de los ríos que abarcaban extensos territorios, pero pocos debieron de haberlo intentado al haber sido convencidos de que para esa vida estaban predestinados.

Aunque los cubanos no estan en cercanías de grandes ríos, los rodean aguas oceánicas, y desde que optaron por un rumbo histórico diferente, hubo elementos realistas dentro de las estructuras de poder de EEUU que percibieron la verdad.

Por eso, para reincorporar al rebaño a la descarriada, le cortaron abastecimientos e inundaron con pronósticos abundantes mediante con cartas y bolas de cristal para predecir lo que no da muestras de suceder.

A simple vista se nota que aquellos agoreros de las nefastas consecuencias del rumbo emprendido, han ido cediendo espacio a los que se presentan como estudiosos y profundos indagadores que fundamentan sus conclusiones en las ciencias.

Por supuesto que existen verdaderos investigadores y también personas con criterios que aceptan la realidad y proponen destruir y reconstruir a partir de las condiciones objetivas existentes en el país dentro del contexto regional y mundial, pero no es a ellos a quienes se refiere este post.

En nuestros perfiles de redes sociales hay un comentario de alguien que no necesariamente escribe de mala fe, y si no es así, lo hace dentro del flujo creciente de mensajes dirigidos de distintas maneras a sembrar la matriz de opinión de "estado fallido".

El usuario afirma:

"Si en vez de sentarse a lamentarse, y a culpar a los demás de la ineficacia de ese sistema impuesto en cuba se dedicarán a trabajar, a cultivar las tierras fértiles de cuba otro fuera el panorama de la isla."

Nada más alejada de lamentaciones la conducta cubana que ha logrado mantener la práctica inciada en 1959 de sectores maltrechos como la educación y la salud y ha logrado la descomunal proeza de controlar una pandemia con vacunas propias.

Hasta la administración del inmunógeno comenzó con justicia social, pues el comienzo y desarrollo de la campaña no fue por élites, sino en las personas más proponsas a contraer la mortífera enfermedad pulmonar.

Ese principio de justicia social para repartir lo poco que hay ha sido clave para mantener el apoyo reconocido por un alto funcionario del gobierno estadouinidense desde que observó el curso de los acontecimientos de manera realista al principio de la década de los 60 del siglo pasado.

Los procedimientos del opio de los pueblos en el caso actual de Cuba, puede incluir verdades a medias, y en este comentario, lo cierto es que el panorama sería distinto con trabajo, laboriosidad y dedicación, razón por la cual los adversarios tratan de provocar la mayor ineficiencia posible.

El post de marras continúa:

¿No pueden comerciar con los yumas??? Bueno comercien con México, con los Rusos, con China, y ya dejen el lamento sin hacer nada!!!!"

Primero hace una llamativa pregunta, seguida de una afirmación, pero soslaya referirse a las dificultades creadas por la nación más rica y poderosa del mundo para entorpecer el comercio cubano y violar las normas internacionales para esa actividad.

Si un producto  tiene más del 10 por ciento de componentes estadounidenses, está prohibido que Cuba lo adquiera, si consigue materializar una compra tiene que ser sorteando las dificultades porque también le prohiben acceder a créditos en bancos controlados por EEUU.

Por si fuera poco, para comerciar debe vencer obstáculos como conseguir el buque, pues al atracar a puertos cubanos, debe esperar 180 días para entrar a los estadounidenses.

La susodicha comentarista en Facebook remata:

"Si siguen repitiendo el mismo modelo de hace 64 años que les hace pensar que será diferente??? Cambien el chip por Dios!!!! En la era de los sovieticos en Cuba no habían tantas carencias cómo hoy en día, acaso el bloqueo no era el mismo??"

El bloqueo cada vez se va incrementando con lo que implica estar en la lista de países patrocinadores del terrorismo, las 243 medidas adicionales impuestas en los últimos años.

Solo le faltó la cantaleta de que el bloqueo no existe, y para cuando lo diga, sería bueno que responda cómo lo pueden percibir la mayoría de los países del mundo que votan en la ONU por su levantamiento.

Seguramente ya la cubanología debe estar preparando la explicación.


Compartir

Félix Arturo Chang León

Periodista cubano de origen chino que nació y vive en Cuba. Santa Clara. Dirigió el periódico Vanguardia durante 16 años.

Se han publicado 1 comentarios


rich
 10/12/23 18:20

Excelente articulo......

Deja tu comentario

Condición de protección de datos