viernes, 21 de junio de 2024

La glicemia y la diabetes

La hiperglicemia o altos niveles de la glucosa en la sangre pudiera ser una manifestación de diabetes mellitus en algunas de sus fases de presentación...

Alberto Jesús Quirantes Hernández
en Exclusivo 20/11/2017
4 comentarios
Glicemias, antes y después
La prueba de glicemia se emplea para precisar si los niveles de azúcar en la sangre están dentro de límites saludables.

La glicemia es una prueba realizada con la sangre para medir los niveles de la glucosa sanguínea.

Este tipo de azúcar constituye la fuente principal de energía del cuerpo humano.

La hormona insulina, segregada por el páncreas, tiene como función principal facilitar la entrada de la glucosa circulante al interior de cada célula del organismo.

Cuando por determinadas irregularidades se acumula una cantidad excesiva de glucosa en la sangre o esta disminuye por debajo de los niveles normales, estamos ante un problema médico de diversa gravedad.

LA GLICEMIA ALTA O BAJA

La hiperglicemia o altos niveles de la glucosa en la sangre pudiera ser una manifestación de diabetes mellitus en algunas de sus fases de presentación.

La hipoglicemia o niveles bajos de glucosa en la sangre también pueden ser causas de problemas, a veces graves.

DIABETES Y GLICEMIA

La prueba de glicemia se emplea para precisar si los niveles de azúcar en la sangre están dentro de límites saludables. También es útil para diagnosticar o vigilar el control de la diabetes.

Se indica en cualquier estudio médico habitual donde se recomienden análisis de sangre o en los casos con síntomas de hiper o hipoglicemia.

CUANDO HAY MANIFESTACIONES CLÍNICAS

Algunos de los síntomas de elevación mantenida de la glucosa en la sangre son aumento de la sed, eliminar grandes volúmenes de orina con más frecuencia, visión borrosa, pérdida de peso, cansancio, mala cicatrización de las heridas, entre otras.

Cuando la glicemia presenta descensos de variable de manera ocasional, puede encontrarse ansiedad, sudoraciones, temblores, hambre e incluso en los casos más graves, confusión mental y pérdida del conocimiento.

También se indica una glicemia en pacientes con factores de riesgo de diabetes, como es en los casos de sobrepeso u obesidad, sedentarismo, familiares cercanos diabéticos, antecedentes de diabetes durante un embarazo, hipertensos, quienes tienen aumento de las grasas sanguíneas como el colesterol, afectados por enfermedades cardiovasculares, etcétera.

CÓMO SE REALIZA UNA GLICEMIA

En un laboratorio se toma una muestra de sangre de una vena de uno de los brazos insertando una aguja pequeña. Después se extrae una pequeña cantidad de sangre y se coloca en un tubo de ensayo o envase apropiado.

Cuando se realiza una prueba de tolerancia a la glucosa o PTG se realiza primero una glicemia en ayunas e inmediatamente se ingiere una bebida azucarada; a la dos horas se repiten la extracción.

En personas aparentemente normales, si los resultados muestran niveles de glucosa más altos de lo normal, eso podría diagnosticar una diabetes o una prediabetes.

EL GLUCÓMETRO

Los diabéticos deben poseer un glucómetro para medirse el nivel de azúcar en la sangre en el hogar o en cualquier otros sitio cada vez que lo consideren apropiado, obteniendo una gota de sangre de un dedo de la mano en cada una de las pruebas. Cuando se adquiere este equipo, se incluye dentro del envase un dispositivo para pincharse el dedo con sus agujas desechables correspondientes, tiras estériles donde recogerla, depositarla e introducirla y rápidamente leer sus resultados en la pantalla del glucómetro; también trae aditamentos de comprobación y un manual con instrucciones precisas.

Se deben leer y estudiar cuidadosamente las instrucciones del manual y pedir la colaboración del médico o enfermera del consultorio del médico de la familia u otro personal calificado, para aprender a hacer la prueba correctamente.

PARA HACERSE LA GLICEMIA

Se debe hacer en ayunas, o sea, no comer ni beber nada durante 8 horas antes del examen, en los casos donde se busque un diagnóstico o precisar el control de un diabético.

En casos de urgencia ante un diabético posiblemente descompensado o una sospecha de hipoglicemia, se deben realizar en cualquier momento y a la mayor brevedad.

Las glicemias obtenidas utilizando un glucómetro, previa desinfección de la yema del dedo a utilizar, se pueden realizar en cualquier momento del día o de la noche según orientación médica, el diabético considere debe realizarse o en un centro de salud, teniendo el buen cuidado de anotar el resultado de cada glicemia en una libreta o agenda, señalando fecha, hora o cualquier circunstancia de interés. Conociendo, además, cómo el glucómetro no debe utilizarse para diagnosticar diabetes, solo para el control de los casos ya conocidos.

Se sugiere a las personas aparentemente sanas realizarse una glicemia en ayunas cada uno o dos años, a partir de los 45 años de edad; o también si existen factores de riesgo evidente como excesivo pero corporal, fumadores empedernidos o hipertensos, por solo citar algunos casos, con el fin de diagnosticar una diabetes o una prediabetes y poder tomar medidas a tiempo.


Compartir

Alberto Jesús Quirantes Hernández

Profesor Consultante y Jefe del Servicio de Endocrinología del Hospital Docente Dr. Salvador Allende en La Habana, Cuba.

Se han publicado 4 comentarios


Kofi Ampem Junior
 12/7/20 10:25

Muy bien articulo sobre diabetes 

Santica
 20/11/17 17:40

Otro artículo sobre diabetes buenísimo y que aclara muchas dudas.

Mirta Luisa
 20/11/17 17:32

Excelentre artículo pues aclara todas las dudas sobre la glicemia, tan popular y a veces tan poco comprendida por quienes no somos médicos.

Lic. Rosario
 20/11/17 12:06

Otro artículo de los buenos por la educación de los diabéticos que tanto lo necesitan. Felicidades

Deja tu comentario

Condición de protección de datos