miércoles, 21 de febrero de 2024

Violeta y Jara: reviven contra Piñera (+Videos)

Sus canciones se hacen presentes en el Chile que arde...

José Ángel Téllez Villalón
en Exclusivo 06/12/2019
0 comentarios
Chile-Protesta
Diversos conciertos improvisados han animado las protestas en Chile (Foto: radio.uchile.cl)

“Violeta nos marcó el camino y por ahí seguimos...” —dijo alguna vez Víctor Jara (1932-1973) y lo repiten por estos días los músicos que con Chile despertaron. Los que apoyan las protestas de los “alienígenas”, que denuncian las lejanías de Piñera y su “salida fascista”, con sus tanquetas, balines saca ojos y odios lacrimógenos. Los que reclaman “El derecho de vivir en paz”.

Más de 50 cantantes y músicos chilenos versionaron ese tema mundialmente conocido y escrito por Jara en 1971, contra la guerra de Vietnam. Con una actualización, un nuevo arreglo y cambios en parte del texto, para adecuarlo a las demandas que hacen hoy amplios sectores del pueblo chileno. “El derecho de vivir sin miedo en nuestro país, en conciencia y unidad con toda la humanidad. Ningún cañón borrará, el surco de la hermandad”, como empiezan cantando.

La canción original ya había sido parte de la banda sonora que acompaña a estas masivas manifestaciones, que han dejado más de veinte fallecidos. La Fundación Víctor Jara había manifestado previamente su agradecimiento y emoción por las “infinitas manifestaciones en las que el canto y la memoria de Víctor Jara ha estado presente”. “Víctor siempre ha acompañado al pueblo en sus festejos y también por supuesto en sus luchas, y lo seguirá haciendo porque el pueblo lo lleva en su corazón” —explicaron a través de un comunicado.

Mon Laferte, Gepe, Nano Stern, Moral Distraída y Joe Vasconcellos son algunos de los artistas que se sumaron a este proyecto, apoyado por la Fundación y por la exesposa del cantautor, Joan Jara; bajo la producción vocal de Christopher Manhey y con Pablo Stipicic a cargo de la grabación, programaciones y ediciones.

“Nosotros como artistas repudiamos las acciones del gobierno al militarizar las calles, asesinar y torturar a nuestro pueblo, elevamos este canto como un genuino intento para generar cambios profundos y estructurales en nuestra sociedad” —dice el texto que hace acompañar el video. Un audiovisual dirigido por Camila Grandi y conformado con tomas de los diversos artistas mientras pasan por el estudio de grabación La Salitrera, en medio del toque de queda. Su interpretación trasmite la emotividad que los impulsa.

Esta es solo una de las crestas de una gran ola de protesta musical que se manifiesta. Varios artistas han apuntado con sus letras y declaraciones contra las injusticias simbolizadas por Piñera y han puesto sus redes sociales al servicio de la movilización y de la articulación de voces. Que “saquen a los milicos de las calles”, pidieron entre muchos otros Mon Laferte, Denise Malebrán, Fernando Milagros, Yorka, Catana y Manuel García.   La rapera Ana Tijoux, tomó los videos y los audios de la protesta y grabó en su propia casa, en tiempo récord, su canción “Cacerolazo”.

La popular cantautora Mon Laferte ha sido una de las voces más activas.  Como mencionamos en un texto precedente, entre sus manifestaciones se incluye una versión del tema “La carta”, escrito por Violeta Parra (1917-1967) en 1962.  Acompañado con el mensaje: Presidente por favor, escuche a la gente, se lo pido por nuestras familias, ya hay mucha sangre derramada”. Tras su voz y su guitarra, una bandera chilena pintada de negro.

Por su parte, Moral Distraída grabó “Hace falta un guerrillero”, la versión de un tema de Violeta Parra, incluido en el disco Toda Violeta Parra (El Folklore de Chile, Vol. VIII), de 1961. “Un poco de música en medio de este despertar. Nuestra versión para ‘Hace falta un guerrillero’ de la gigante Violeta Parra” —fue como lo presentaron en sus redes sociales. El videoclip, con dirección, cámara y montaje de Martín Palma, fue filmado en medio de las protestas realizadas en Providencia, en las afueras de la Parroquia Santos Ángeles Custodios.

Las redes sociales de la agrupación han sido tribunas para criticar a Piñera y a sus carabineros. El 23 de octubre, en un post donde comunicaban la suspensión de dos de sus conciertos, expresaron: “Como Moral Distraída nos es imposible hacernos parte de una fiesta que no esté enfocada en resolver los problemas urgentes de nuestra sociedad y aportar al avance de la unidad sin la violencia que se nos está imponiendo”. Y añadieron: “Esperamos pronto volver a estar junto a ustedes, cuando podamos volver a caminar en paz, sin militares en la calle y en un país más libre y más justo para todos y todas”.

Y no es de extrañar, pues como nos referimos en un post anterior, la agrupación fundada por Abel Zicavo, Camilo Zicavo y Amaru López en 2010, tiene varias canciones que tocan, de una manera fresca, pero profunda, diversos temas sociales o políticos. Los hermanos Camilo y Abel Zicavo vivieron en Cuba cerca de cinco años, son hijos de un uruguayo y una chilena que se conocieron en La Habana, adonde llegaron exiliados a inicios de los 70, y que en los 90 volvieron para hacer sus especializaciones en Sicología y Medicina, respectivamente.  Sus abuelos también fueron rebeldes.

Violeta Parra puso a Chile en el mapa mundial del canto popular y de la canción protesta. La vigencia de su legado se levanta en la sensibilidad política y social que signó sus creaciones. Ese ir a las raíces que se evidencia en su “Arauco tiene una pena” desde el que laten las seculares injusticias que hoy movilizan al pueblo mapuche, junto a otros vilipendiados. En “Qué dirá el Santo Padre” vibra su afiliación con los pobres y contra el odio fascista que mató a Víctor Jara, diez años después.

El Chile que arde ha puesto de manifiesto que la tradición de la canción protesta es extensa y más profunda de lo que se imaginaba. Las canciones contestatarias de Violeta Parra y Víctor Jara, como la de Los Prisioneros, son enarboladas como si de hoy fueran. 


Compartir

José Ángel Téllez Villalón

Periodista cultural


Deja tu comentario

Condición de protección de datos