viernes, 3 de febrero de 2023

Residente y su revolución del cuerpo (+Videos)

A propósito del video clip “Banana Papaya", tercer capítulo de una saga de Residente contra prejuicios o arbitrios que sojuzgan los cuerpos y sus relaciones...

José Ángel Téllez Villalón
en Exclusivo 23/11/2018
0 comentarios
Residente y Kany García
Fotograma del videoclip "Banana Papaya", de Kany García y Residente.

Para algun@s ha sido la provocación por la provocación, un acto competitivo para ganar la atención, reproducciones en Youtube y ganancias. No pocos los hemos considerado happenings irreverentes. A la larga revolucionarios, no por su afiliación a Revolución alguna, en los espacios de un Estado-Nación, o entre las paredes de una fábrica, los de Residente han sido acciones para subvertir prejuicios o arbitrios que sojuzgan los cuerpos. 

La última acción videodocumentada del ex Calle 13 fue estrenada recientemente por el canal VEVO de la coprotagonista del audiovisual, su compatriota y también cantautora Kany García. Se trata del videoclip "Banana Papaya", tercer capítulo de una saga iniciada por el también polémico “Somos anormales”.

Aquella obra de arte, que muchos simplifican con el de la vagina gigante, atacaba los prejuicios que se yerguen sobre patrones modélicos de cuerpos, productores de actitudes discriminatorias, excluyentes e injustas con los contenientes “anormales” del alma. 

“Somos anormales” fue el primer single y video clip en la nueva etapa en solitario de René Pérez Joglar. El video, con un lenguaje directo y destreza en el uso del sarcasmo, la sátira y lo grotesco apunta –y dispara– contra los cánones que nos separan. Dirigido por el propio Residente, relata la evolución física y étnica de la especie humana, presentando una diversidad de razas y fisonomías en su lucha por sobrevivir.

Según explicó el multipremiado artista, el uso del término "anormal" le permitió romper con la connotación despectiva de la palabra y conferirle un concepto inclusivo. “Si hay algo que todos tenemos en común es que somos diferentes", dijo René.

Antes de componer el tema, el intérprete y compositor permaneció una semana en las montañas de Siberia rodeado por nómadas y cazadores. El tema se grabó en Kyzil –en el centro geográfico de Asia, cerca de la frontera con Mongolia–, junto a algunos miembros del grupo tuvano Chirgilchin. Mucha originalidad le aporta a la grabación el canto difónico o “de garganta”, uno de los más singulares y fascinantes técnicas de canto.  

“Sexo” fue el segundo combate de esta compartida Revolución del cuerpo. Era el cuarto videoclip dirigido por René, luego de “Somos Anormales”, “Desencuentro” y “Guerra”. Grabado en Bogotá, Colombia, el audiovisual recrea otro tema escrito por un Residente “sin pelos en la lengua”, con un background producido por el DJ estadounidense Dillon Francis y con los coros de iLe, su hermana y excompañera de Calle 13.

"Esto es dedicado para Sigmund Freud y Judith Butler", así comienza el video. El artista puertorriqueño había partido del estudio del pensamiento del padre del psicoanálisis, las ideas de Judith Butler y la Teoría Queer. Con “Sexo”, Residente defiende que los roles de género son patrones culturales impuestos desde la infancia, con “las técnicas de ser hombre o ser mujer”.

El puertorriqueño contó para su realización con la dirección de arte de Philip Messina, quien ha trabajado en Los juegos del hambre, Erin Brockovich y Ocean’s Eleveny Mother!, entre otras grandes producciones. En él aparece el reconocido y galardonado actor colombiano Julián Román, entre otros artistas locales, modelos y fans, que mucho contribuyen con su performance a multiplicar por resonancias el tono satírico y las texturas subversivas que caracterizan las últimas producciones audiovisuales de Residente. Un collage de sensaciones armado por un ritmo frenético, coreografías multitudinarias, colores vibrantes y escenas explícitas...

Es la misma línea está "Banana Papaya", letra y videoclip con un claro mensaje contra las etiquetas, ataduras y cepos del cuerpo. Ahora Residente, con la ya clásica acidez de su sátira, y Kany con su maravillosa voz, decodifican y destruyen las barreras sobre el lugar que cada género ocupa en la sociedad, en las casas y en las mentes.

Construido con la misma estética y códigos comunicativos que los anteriores, el audiovisual grabado en México preconiza el lema de que “Aquí nadie tiene la batuta/ La banana y la papaya son lo mismo, son frutas”. Para refirmarlo alude al cambio de roles y de atributos con los que se construye este mundo patriarcal y misógino: “Vamos a jugar a cambiarnos los bandos”, “Que la falda con bigote brille/ Que la corbata se maquille” y “A mí me gusta que no haya un líder en la ganga/ Si tú te lo pones yo también me pongo el tanga”.

La canción está incluida en Soy yo, el último álbum de Katy García.  De la colaboración con Residente y de este colorido y feminista videoclip, ha dicho la cantautora: "Trabajar con René (Pérez) es una aventura, es un personaje completo, es una persona extremadamente creativa, retante intelectualmente. Cuando trabajas con alguien como él, te echas para atrás, cierras los ojos y te dejas llevar".

“Estamos en un momento en el que es importante hablar de la equidad de género. Todavía vemos que la cantidad de jefas no es la que debería ser y lo vemos más volviendo a lo de los países, falta mucho camino”, también comentó quien se niega a caer en los beats de la música urbana.

Katy, como Residente, defiende la música con contenido, transformadora. Según ella, "la única línea que nos sigue marcando como cantautores es tener letra con contenido, es la única diferencia. Para mí tiene que ser música que cuando la apagues y solo puedas leer los papeles tenga algo que decir".

Mucho contrastan estas producciones con la hipersexualización y proyección misógina que caracteriza las realizaciones audiovisuales de moda. Las de Residente son obras de arte que abogan por la igualdad de género y de orientación sexual, con un cuidado en la puesta en escena y la trasmisión de un discurso trasformador, no complaciente, ni idiotizante.


Compartir

José Ángel Téllez Villalón

Periodista cultural


Deja tu comentario

Condición de protección de datos