viernes, 19 de abril de 2024

Chile y la carta de Mon Laferte (+Videos)

Como antes Violeta Parra, la joven cantante chilena suscribe el canto de su gente...

José Ángel Téllez Villalón
en Exclusivo 22/11/2019
2 comentarios
Mon Laferte
Sorprendió a muchos, pero no era la primera vez que cantante muestra su apoyo a las multitudinarias manifestaciones que tienen lugar en su país, desde el 19 de octubre

No fue una carta sacada de la manga, ni un acto efectista de Norma Monserrat, porque está en crisis su carrera, como dicen algunos. En crisis están los medios que banalizan su protesta a “El topless de Mon Laferte”, “Mon Laferte enseña los pechos” o “Mon Laferte causa controversia con su desnudo en los Grammy”. En crisis está el Orden impuesto por el Poder, del hombre blanco y rico, que estos medios defienden. En crisis, la Norma-lidad que su gesto estremece y que la carta escrita sobre su propia piel denuncia: “En Chile torturan, violan y matan”.

Tampoco es lo normal sobre la alfombra roja de los Grammy Latinos. Que una artista supuestamente amaestrada en el mainstream, se quite las ataduras y les dé el pecho a sus orígenes. Y suscriba al canto de su gente. O que una popular cantante publique un semidesnudo en Instagram, no para capitalizar likes y seguidores, sino para reivindicaciones como la suya. “Mi cuerpo libre para una patria libre”, escribió Laferte en sus redes sociales, con una imagen que fue inmediatamente censurada.

Sorprendió a muchos, pero no era la primera vez que cantante muestra su apoyo a las multitudinarias manifestaciones que tienen lugar en su país, desde el 19 de octubre. Ese mismo día, en la ceremonia no televisada de la gala, cuando se le entregó el premio al Mejor Álbum de Música Alternativa por Norma, leyó como discurso de agradecimiento una décima de la cantaora chilena La Chinganera que rezaba: “Chile me dueles por dentro, me sangras por cada vena”.

Con la misma pesadumbre, había llegado el día antes a la gala homenaje a Juanes. “Me siento algo ridícula por estar aquí así vestida, cuando en mi país todo arde”-  señaló pocos minutos antes de subir al escenario. Cuando estalló la crisis en Chile su madre le envió un mensaje de terror. “Mi mamá me dijo que estaban los militares en la calle, que había toque de queda… Que se estaba repitiendo la historia”- contó. Entonces, decidió irse para su Patria: “Dije, tengo que estar allá. No importa cómo”.

Allá en Chile se sumó a un grupo de artistas que iban a tocar a las poblaciones. “Y ahí salieron un montón de testimonios de violaciones a los derechos humanos en este tour. Yo pretendo regresar y sumarme”- contó. “Entraron a una zona de la ciudad. Están yendo directos a las poblaciones, la policía y el Estado son muy violentos”- comentó sobre lo que observó días antes en Santiago. “Sinceramente, me planteé mucho no venir. Yo aquí con mi vestido… Pero luego pensé: tengo que ir porque ahí puedo hablar por la gente que no puede hablar”.

"Yo nací durante la dictadura, en un barrio pobre en la costa"- contó a la BBC.  Su papá trabajaba como constructor y carpintero y su mamá era ama de casa, lo habitual para su familia era que el dinero no le llegara al final del mes. "A veces ni siquiera hasta la mitad del mes", agregó la cantautora de 36 años. Pero su situación familiar empeoró aún más cuando Laferte tenía 13 años y su padre se fue de casa y solo quedó el sustento de su madre. Un evento que obligó a la cantante a dejar sus estudios y a dedicarse a la música. "A los 14 años empecé a cantar", una manera de intentar ayudar a su familia. De modo que le pareció "natural" involucrarse en las protestas. "Toda la sociedad chilena está furiosa por la desigualdad (existente en el país)"- dijo, al mismo tiempo que señaló la importancia de tomar parte en el movimiento que busca "intentar solucionar los problemas sociales" que afectan al pueblo chileno.

El domingo 20 de octubre, Mon Laferte, fue una de las tantas artistas que grabaron un video pidiendo el retorno de la tranquilidad en Chile, que saquen a los contingentes militares de las calles y la renuncia del Presidente Sebastián Piñera. Y desde entonces, sus publicaciones en redes sociales giran en torno a la situación en Chile.

Poco después, publicó por sus redes sociales un video, acompañado de la frase: Presidente por favor, escuche a la gente, se lo pido por nuestras familias, ya hay mucha sangre derramada” y con el hashtag #PiñeraRenunciaAhora. Era una versión del tema "La carta”, grabado en los 60 por otra cantautora chilena, también comprometida con su pueblo.

Estos versos que resignifica ahora Mon Laferte fueron escritos por Violeta Parra, en 1962, pensando en su hermano Roberto, detenido durante la represión policial contra la población José María Caro en Santiago. Un grito de protesta contra la matanza, y contra las medidas tomadas por el entonces presidente Jorge Alessandri Rodríguez. “En otras palabras, la moraleja de Violeta era que esos políticos de derecha siempre iban a ser represivos con el pueblo, porque formaba parte de su ADN”, escribió su biógrafo Víctor Herrero en Después de vivir un siglo.

A la letra original sólo Laferte le cambió la última estrofa, dándole un final alternativo que dice: “Por suerte tengo guitarra para gritar mi dolor/ También tengo a la violeta pa’ pedir en su canción/ Necesitamos justicia y la paz en la nación, si/ La guerra no es de la gente presidente por favor, sí”.

Durante el homenaje póstumo a José José en el Zócalo de la Ciudad de México, la cantante envió un mensaje a su país."Quisiera desde aquí, como chilanga y como chilena (...) expresar el mayor repudio a los actos de represión realizados por el gobierno chileno desde hace una semana"- dijo durante el evento en el Zócalo de la Ciudad de México. "Hoy, tanto en Chile como en México necesitamos diálogo, justicia, música y no más violencia. Los tiempos del toque de queda y los militares en la calle ya pasaron, lo que fue, un día no será; muchas gracias"- subrayó.

En su protesta en Las Vegas, Laferte vestía además un pañuelo verde en el cuello, que es un símbolo de la lucha feminista. Es que la lucha feminista está marcando el ritmo de la cantautora chilena. Para la intérprete, la lucha contra la despenalización del aborto que han emprendido activistas en Chile y Argentina y el empuje feminista en la música del colectivo chileno Ruidosa son ejemplos de la fuerza del movimiento en la región.

Expresión de esa batalla es el tema y video “Canción De Mierda”, una balada rockera que trasciende al desamor. Cruda denuncia al machismo: “Dicen que nunca muere la mala hierba, por eso te hago esta canción de mierda". “Voy a dejarme crecer las venas/ Para chorrearle al mundo toda mi pena/ Tú qué vas a saber/ Si tú no sangras una vez al mes”. En el video, rodado en Los Ángeles, la iluminación y los escenarios se ponen función de su discurso. En una de las escenas la menstruación fluye por las piernas de la cantante hasta llegar a sus zapatillas blancas. Razón para que YouTube lo penalizara con una serie de restricciones. “Realmente me parece insólito que, en el 2019, la sangre menstrual sea vista como algo violento o tabú; teniendo en cuenta la cantidad de contenido musical violento, misógino, de gánster, etc., con pautas millonarias que producen millones de views. Así funciona la industria parece. Me pongo de pie para aplaudir la doble moral”- señaló la cantante.

"Una tiene que ser como realmente es”- ha confesado Mon Laferte. Una actitud con la que se sale de la norma. De la industria y del orden cultural hegemónico.


Compartir

José Ángel Téllez Villalón

Periodista cultural

Se han publicado 2 comentarios


Almir Ulises Mestre León
 23/11/19 9:02

Me parece muy bien la postura que asume Mon, demuestra que tiene consciencia política y que no tiene miedo a utilizar su posición privilegiada para magnificar la voz de su Patria.

Aram Joao Mestre León
 22/11/19 21:40

Que bueno que existen artistas comprometidos con las causas sociales. Mon Laferte es muy valiente al denunciar los males que ocurren en Chile, al igual que todas las personas que protestan contra la violencia y la represión en ese país.

Deja tu comentario

Condición de protección de datos