Cartas que debieron tener mejor fin

La salida de la sección “De Carlos para Charlie y viceversa” ha preocupado a no pocos lectores. Cubahora ofrece una explicación sobre lo ocurrido…

Cubahora

26/06/2014

EXCLUSIVO

0 comentarios

Vota 53 votos

Durante la preparación de la cobertura de Cubahora al Mundial de Fútbol 2014, uno de los periodistas de nuestro equipo, el autor del blog Libre Directo Javier Montenegro, tuvo una idea que a muchos desde un inicio nos encantó: ¿Por qué no crear una sección de cartas en la que dos periodistas debatieran sobre la Copa Mundial de Fútbol? A todas luces era un buen proyecto, faltaba solo buscar dos periodistas con capacidad para el debate que asumieran los roles de destinatario y remitente, y finalmente decidió el propio Javier, organizador principal de la cobertura por el Mundial en Cubahora,  que fueran los colegas Charly Morales y Carlos Manuel Álvarez quienes llevaran a la práctica esta idea.

El día 11 de junio apareció la primera carta que anunciaba con jocosidad el estilo que imperaría en la sección. Ché, Carlitos... ¿listo para sufrir? abriría un espacio muy gustado por una parte del público de nuestra revista y al que lamentablemente tuvimos que decir adiós.

Por el respeto que debemos a nuestros lectores, Cubahora brinda a continuación los elementos que condicionaron este hecho.

Todo marchaba perfectamente bien, pero en la tercera misiva de uno de los autores, titulada “Suposiciones”, el equipo editorial detectó frases irrespetuosas y poco argumentadas, lo que resulta incompatible con la ética que debe primar en el Periodismo. Decía la carta en referencia al futbolista Diego Armando Maradona: “Burdamente, ha politizado De zurda. A veces Víctor Hugo Morales, con pena, trata de encauzar el programa, de sacarlo de esos pantanos: la izquierda que no propone nada y que lo único que sabe hacer es quejarse, no para arreglar, sino para alimentar su supuesto prestigio”. Posteriormente podía leerse: “El problema lexical de Héctor Villar no es la cocaína. Es la falta congénita de neuronas. Se cumple con él un estereotipo. Bonito de poca materia gris”.

En nuestro perfil editorial se plantea: “los trabajos publicados deben mostrar la utilización de un lenguaje claro, ideas precisas, sin exceso de adjetivos, palabras redundantes o afirmaciones no basadas en evidencias”.  En virtud de ello,  pedimos al autor valorar apenas estas ideas, sobre la base del necesario respeto.

El autor no aceptó la solicitud de la revista, lo cual respetamos, por supuesto, pero también debimos asumir el deber y derecho que le asiste a Cubahora de no publicar aquello que no estuviera en consonancia con sus principios editoriales declarados. 

No obstante a lo ocurrido, quedó abierta la puerta para continuar con la sección, pero ambos, “remitente y destinatario”, decidieron expresamente apartarse de la publicación, pese a que Cubahora mantuvo la disposición de continuar adelante.

Nuestra revista lamenta que el pacto que trazó de antemano con sus lectores no haya fluctuado como todos hubiéramos querido; pero las cartas publicadas en la sección quedarán disponibles en el lugar en que nacieron. Aseguramos además, que aún sin esta sección, el lector podrá disfrutar de la cobertura y comentarios sobre este delicioso momento que se llama “Mundial de Fútbol”.   

 

0 comentarios en "Cartas que debieron tener mejor fin"

Deja tu comentario

Normas para comentar en Cubahora

  • Esta es la opinión de los internautas, no la de Cubahora.
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes cubanas o injuriantes.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
*



(No se mostrará)